Mar del Plata
Exclusivo: La estrategia de Vidal para licuar a Arroyo en la campaña
La amenaza de una lista "pura" tuvo efecto. Abad quedó bien posicionado y será jefe de campaña.

Mar del Plata fue el distrito de Cambiemos que tuvo el cierre más complejo. Ese distrito de la Quinta Sección tiene la mitad de los votos de La Matanza y atraviesa una crisis de gobernabilidad que preocupa a María Eugenia Vidal.

El viernes desembarcaron allí dos operadores políticos de la Gobernadora: el ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre, y el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca.

El objetivo era lograr un cierre que incluyera a la radical Vilma Baragiola en el primer lugar (toda vez que es la que mejor mide en las encuestas) y relegar a la gente del intendente Carlos Arroyo de los primeros lugares.

Para esto había tres esquemas: uno era avanzar con dos listas, donde Baragiola encabezara una lista distinta diferente de la que impulsaba el intendente. Eso significaba un quiebre en la relación entre el municipio y el gobierno provincial. Otro esquema planteaba avanzar en una lista única, donde Baragiola encabezaba el lugar las candidaturas a concejales.

Y un tercero pautaba una lista única con Baragiola encabezando, donde el intendente no perdía protagonismo pero quedaba relegado de los primeros lugares. Este esquema proponía que Arroyo quedara apartado de la campaña. Este último esquema fue el que lograron imponer los negociadores de Vidal.

Eso incluía una lista de concejales que marginaba al radicalismo anti Cambiemos y premiaba a quienes acompañaron la unidad pese a las tensiones de los últimos meses.

Hubo muchos momentos de crisis donde parecía que ese esquema era imposible formalizar. La tensión afloró el viernes por la noche, cuando Baragiola pidió ser parte de la lista seccional que encabezaba Franco Bagnato. "Soy la única que mido bien en la ciudad que es el 70% de la Quinta Sección", decía a los interlocutores de Vidal.

Pero la estrategia del PRO era que traccione la lista de concejales y que sirva de contrapoder para silenciar a Arroyo durante la campaña. Baragiola enfureció cuando supo que Joaquín de la Torre, quedaba en el tercer lugar de la lista para el Senado bonaerense. "Tiene unos pocos meses en Cambiemos", se quejaba.

Manuel Mosca y Vilma Baragiola.

Otro factor complejo fue el ingreso de Angélica Gonzalez en la lista de senadores. Ese era un pedido expreso de Elisa Carrió y Maricel Etchecoin (mano derecha de la diputada) traccionó durante todo el día para que permaneciera en los primeros lugares.

Mosca monitoreó las negociaciones desde una habitación del hotel NH, mientras Abad tendía puentes con los actores locales. La decisión final la tuvo Federico Salvai, el principal estratega político de Vidal. 

El viernes por la noche, la tensión con Arroyo presagiaba un quiebre con el gobierno. Existieron conversaciones en términos más fuerte que lo habitual. "Te estamos sosteniendo política y económicamente", le decían desde el gobierno provincial

Más tarde el interlocutor del intendente fue su hijo, Guillermo Arroyo. Mientras tanto se daba un hecho curioso. Arroyo le pedía a sus funcionarios que le dejaran un lugar para ubicar a sus nombres.

Las conversaciones fueron frenéticas. Mosca monitoreaba las negociaciones desde una habitación del hotel NH. Abad tendía puentes con los actores locales. La decisión final la tenía Federico Salvai, el principal estratega político de Vidal.

Cuando faltaban poco más de tres horas para que se cumpla el plazo, sin acuerdos cerrados . Los operadores de Vidal decidieron avanzar con una lista propia de concejales encabezada el diputado provincial Maximiliano Abad. Era un esquema nuevo que dejaba afuera a Baragiola y al propio Arroyo.

Esos sectores reaccionaron cuando vieron que la lista de Abad cobraba forma. En poco menos de una hora se ordenó el cierre ubicando a Baragiola en el primer lugar de la lista de concejales y relegando a Mauricio Loria, el candidato del arroyismo, al sexto lugar.

La decisión de Abad de sacrificar su banca para ordenar la interna de Mar del Plata tuvo su recompensa: será el jefe de la campaña.

Esta tarde, en esa ciudad recordaban que Horacio Rodríguez Larreta fue jefe de campaña de Gabriela Michetti. En el PRO intentan transpolar ese escenario a Mar del Plata. Saben que anoche Abad expuso su vocación de pelear por la intendencia al encabezar una lista de concejales. Desde el PRO entienden que en 2019 Abad y Baragiola podrían enfrentarse para llegar a la intendencia y esperan del diputado radical el compromiso que en su momento tuvo Rodríguez Larreta con la ahora vicepresidenta. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
este tipo arroyo es impresentable, felicito a la gobernadora por sacarse ese lastre de encima