Corrupción
Los italianos ya anuncian a los bancos que Odebrecht se va del Sarmiento
El Gobierno confirmó que está revisando el contrato del soterramiento, como reveló LPO. Dietrich resiste.

El Gobierno nacional confirmó que "está revisando todos los contratos" de Odebrecht en el país, incluido el soterramiento del tren Sarmiento, que -como reveló en exclusiva LPO- Mauricio Macri quiere dejar en manos de la italiana Ghella, quienes ya anuncian ante los bancos que la constructora brasileña será corrida de la megaobra.

"La Procuración del Tesoro está revisando todos los contratos de la empresa en el país", confirmó este viernes el ministro de Justicia, Germán Garavano, que días atrás intentó llegar a un acuerdo con la constructora brasileña para que aporte información sobre las coimas que pagó en el país, pero debió frenarlo ante la evidencia de que sería ilegal.

De todos modos, Garavano se desligó de la responsabilidad sobre esas obras y dijo que corresponde a los distintos ministerios definir sobre los contratos. "Eso es una facultad que corresponde a cada uno de los ministerios", dijo consultado sobre el futuro de Odebrecht en la obra del soterramiento.

"Entiendo que hay obras contratadas por el gobierno anterior, con el Ministerio del Interior, con el Ministerio de Energía y con el Ministerio de Transporte", precisó el funcionario en declaraciones a radio Mitre, donde agregó que cada área lo está analizando con la Procuración del Tesoro.

Garavano con Macri

La aclaración de Garavano no es inocente. Por un lado, busca desviar la presión sobre Macri, que corre con el peso de que en otros países de la región como México y Perú los gobiernos le sacaron a Odebrecht las obras por las que pagó coimas, mientras que aquí los contratos no solo se mantuvieron si no que el Tesoro se hizo cargo del soterramiento aún cuando la constructora y sus asociadas no cumplieron con acercar el financiamiento, como establecía el contrato.

Por otro lado, los dichos del ministro de Justicia tienen que ver con que dentro del Gobierno hay resistencias a correr a Odebrecht. LPO supo que el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, no quiere sacar a la constructora brasileña de la obra del Sarmiento, que recién el año pasado comenzó a moverse. 

En el entorno del funcionario argumentan que desplazar a Odebrecht sería frenar otra vez esa megaobra y no podrían mostrar avances durante la campaña. No obstante, Macri tiene confianza en Ghella, ya que esa empresa italiana fue la que realizó el entubamiento del arroyo Maldonado.

De hecho, según supo LPO, los ejecutivos de la firma italiana ya se están moviendo por su cuenta para conseguir el financiamiento para la obra, y evitarle al gobierno argentino el dolor de cabeza de tener que seguir explicando por qué puso 45 mil millones de pesos cuando el contrato establecía que las empresas traían los fondos.

En esa búsqueda, Ghella le está anticipando a los bancos que es inminente la salida de Obrebrecht de la UTE (también integrada por Iecsa y la española Comsa) que tiene que realizar la obra. Es que los posibles financistas contactados por los italianos aclaran de antemano que no quieren quedar pegados a la constructora brasileña por los casos de corrupción que sacuden a toda la región. Además, la firma cada vez recibe peores noticias de las calificadoras de deuda.

Un dato no menor respecto a la promesa de Ghella a los banqueros es que ejecutivos de la compañía formaron parte semanas atrás de la comitiva que el presidente de Italia, Sergio Mattarella, trajo al país para las reuniones con Macri.

Dietrich con Marcelo Mindlin, el nuevo dueño de Iecsa

Como sea, después de meses de silencio, todo el gobierno parece haberse encolumnado detrás de la embestida de Macri (alentada por las denuncias de Elisa Carrió sobre la protección a De Vido) contra Odebrecht. El Presidente cree que la constructora está jugando sucio con la difusión de información que compromete sólo al macrismo, y cree que lo hace para conseguir protección a sus negocios e inmunidad a sus ejecutivos. Como reveló este medio, lo cree desde que se anotició de la llamativa declaración del arrepentido Meirelles.

A pesar de eso, Garavano también adelantó que la semana que viene se va a concretar la reunión con el abogado de Odebrecht que estaba prevista para el miércoles pasado y que debió ser suspendida como consecuencia de los allanamientos que ordenó el juez federal Sebastián Casanello.

Al respecto, el ministro indicó que "en Brasil existe la responsabilidad penal de las empresas y en Argentina eso no existe", y recordó que el Gobierno mandó "en agosto un proyecto de ley (al Congreso) para tratar de penalizar a las empresas que comentan estos actos". El funcionario dijo que buscan incorporarle "una cláusula adicional" para los casos de corrupción ocurridos antes de la eventual sanción de esa ley.

"Al ser una ley penal, se aplica hacia adelante", puntualizó Garavano, quien dijo que la nueva cláusula busca "que se permita atender a todas las empresas involucradas en hechos de corrupción hacia atrás, no puede ser una sanción, pero sí se pueden prever acuerdos de colaboración".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Obvio! El gobierno DEBE defender a Odebrecht porque de lo contrario hablará.
1
Más de un año desde que le otorgó por decreto la obra a Obrecht modificando la licitación, ahora se la quiere sacar , y la obra cuando comienza ?