Estados Unidos
El gobierno buscó en Houston acelerar las inversiones en Vaca Muerta hasta u$s 20.000 millones
Aranguren confirmó que quieren llegar al 2019 con una "inversión crucero" de u$s 20.000 millones por año.

"Lo importante es que vino el Presidente". Fue la definición de uno de los petroleros privados más importantes que operan en Vaca Muerta. Tan sencillo como eso. El último presidente argentino que pisó Houston fue Carlos Menem.

La presencia de Macri busco darle un sello político de respaldo al proyecto en el que está enfrascado el ministro, Juan José Aranguren, para convertir a Vaca Muerta en la ruta para recuperar en cinco años al autoabastecimiento energético de la Argentina y dejar de importar gas licuado a precios siderales, una de las peores herencias del kirchnerismo.

Macri aprovechó al máximo su paso por Houston. Micro para visita a la megaplanta de Dow -el polo petroquímico más grande de Occidente-; helicóptero para recorrida y foto con Paolo Rocca en su nueva fábrica de tubos sin costuras de Bay City y vuelta al Houstonian Hotel para almorzar con todos directivos top de las mayores petroleras de Argentina y Texas. Juliana pasó por el café del hotel apenas aterrizaron y luego se retiró a la habitación.

Lo importante es que vino el Presidente, la frase de uno de los petroleros privados más fuertes que operan en Vaca Muerta, selló el sentido de la reunión. Macri fue a ofrecer garantías políticas para que inviertan.

El discurso de Macri fue conciso y sólo tuvo un anuncio: Desde la semana que viene se permitirá importar equipos usados de perforación para Vaca Muerta, con un arancel diferencial del 7%. Hasta ahora estaba prohibido.

Se trata de una respuesta a un reclamo de la industria que apunta en el mismo sentido que una decisión que en su momento tuvo a Rocca como gran lobbysta: Asegurar un precio sostén de u$s 7,5 para el shale gas para este año y el que viene y luego ir reduciéndolo cincuenta centavos, hasta liberarlo en cinco años.

La tercer pata del modelo Macri para explotar Vaca Muerta es el nuevo convenio colectivo cerrado con los petroleros de Guillermo Pereyra para el shale, que redujo un 20% los costos laborales. "Addenda" se cuida de aclarar todo el tiempo Pereyra, que se convirtió en héroe para los empresarios desde que dio ese paso, como se podía comprobar hoy en los pasillos de este hotel. "Mi jefe está muy impresionado con su extraordinario liderazgo", exageraba un ejecutivo argentino, que acercó a saludar al sindicalista, a su jefe texano.

Macri y Aranguren escuchar a Pereyra, un héroe para los empresarios petroleros.

En una charla con los periodistas que cubrieron este capítulo de la gira de Macri por Estados Unidos, el ministro Juan José Aranguren transparentó las metas del Gobierno y le puso números al desafío: De los 18 bloques concesionados de Vaca Muerta, sólo dos pasaron de exploración a producción.

La diferencia en empleos e inversión entre una y otra etapa es sideral. Para tener una idea, hoy Vaca Muerta tiene en operación 800 pozos, en Eagle Ford -el megayacimiento de shale de Texas- hay 45 mil.

Macri y Perón. El presidente sorprendió en su discurso ante los petroleros texanos, al citar a Perón para motivarlos a que inviertan. "Como ya decía el general Perón, la estrella polar de una país tiene que ser la productividad y con esos valores logramos llegar a este acuerdo", dijo, elogiando el convenio alcanzado con el gremio petrolero para Vaca Muerta.

Aranguren explicó que quieren acelerar las inversiones que hoy rondan entre los u$s 6.000 millones y u$s 8.000 millones, a un total de u$s 20.000 millones durante seis años. De esa manera Vaca Muerta se convertiría en algo serio, Argentina recuperaría el autoabastecimiento, sumaría algunos puntos a su PBI y Neuquén cambiaría para siempre. 

"Queremos llegar al 2019 con u$s 20.000 millones de inversión crucero por año en Vaca Muerta, pero para eso tenemos que hacer las cosas bien", reconoció Aranguren, que estuvo muy amable y pedagógico.

Pereyra explicó a LPO que el salto se demoraba porque las empresas estaban esperando la señal de precio que pedía Rocca y finalmente Macri y Aranguren concedieron. Es que este año se acaba el gas plus que introdujo el kirchnerismo para favorecer las inversiones, que ahora se llamará de otra manera y tendrá un plazo de reducción gradual.

La idea del ministro es llevar las actuales 18 concesiones a 25 o treinta y que lo más rápido posible pasen de la fase piloto a producción, para ir sustituyendo cuanto antes la importación de gas licuado.

Aranguren con LPO en la rueda de prensa con periodistas.

Este plan también requiere un inversión fuerte en infraestructura. Macri anunció que el Estado destinará unos u$s 500 millones al tren de carga que va de Malargüe a Bahía Blanca, donde opera un polo petroquímico. Pero la idea de Aranguren es mas ambiciosa, quiere que las compañías que invierten en Vaca Muerte se sumen al desarrollo de la infraestructura necesaria.

Las agencias internacionales estaban muy interesadas en conocer más sobre el anuncio de la explotación offshore en aguas profundas, pero el ministro explicó que se trata de planes a largo plazo y costosos. Hoy la apuesta es Vaca Muerta. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    Jose Colella
    26/04/17
    17:49
    Si fue a poner plata, el idiota!
    Responder