recesión
Un sector del Gobierno aumenta las críticas a Sturzenegger por la recesión
Lo acusan de enfriar la economía y generar una sensación de ajuste fuerte, que no está ocurriendo.

Un sector del gobierno está incrementando la presión sobre el presidente del Banco Central, Federico Struzenegger, a quien responsabilizan por la persistencia de la recesión por el efecto de la alta tasa de interés sobre la economía. Consideran que el exceso de rigor de Sturzenegger es responsable mayoritario de la prolongación del mal desempeño de la producción y favorece la especulación productiva.

La Unión Industrial Argentina apuntó varias veces a las altas tasas de interés para la economía interna que desalientan la inversión real y promueven la especulación en Letras del Banco Central (Lebacs): “¿Para qué voy a asumir el costo de comprar más máquinas y contratar más gente si puedo poner la plata sin riesgo en Lebacs?”, es la pregunta que resume el argumento de los empresarios.

Y esto es precisamente lo que preocupa al equipo de gobierno. La estrategia de Sturzenegger está desacoplada del gradualismo de Prat Gay. Hacienda toma deuda externa para financiar el déficit en lugar de hacer un ajuste y los mercados lo respaldan en su estrategia con financiamiento porque entienden que primero necesita ganar las elecciones de medio término antes de encarar las correcciones que faltan. Mientras, en la calle la gente no siente gradualismo, siente ajuste.

Este es el peor de los mundos para un sector del Gobierno: pagar el costo político del ajuste que no hicieron, perder las elecciones en 2017 y en consecuencia en en 2018 no poder hacer el ajuste que le dé a la Argentina capacidad de repago de la deuda. Es quedarse a mitad del camino del shock y a mitad del camino del gradualismo y con lo peor de ambas: recesión y deuda disparada.

Es el peor de los mundos para Macri: pagar el costo político del ajuste que no hicieron, perder las elecciones en 2017, y no poder hacer el ajuste que le dé a la Argentina capacidad de repago de la deuda, plantean en el Gobierno.

La respuesta desde el lado del Banco Central es contundente: “No es que no inviertan por las Lebacs. Con o sin Lebacs no van a invertir en más maquinaria cuando la mitad de las que tienen están paradas. Cuando la economía repunte y suba la demanda de crédito, los bancos van a preferir prestarles a las empresas y no posicionarse en Letras”, sintetizó un alto funcionario. Cuando LPO le preguntó si no era exactamente al revés, es decir, si porque las Lebacs son un negocio fácil y rentable para los bancos, no hay crédito para el consumo y la inversión, respondió: “Son puntos de vista”.

El problema es que son puntos de vista antagónicos y desde un sector creciente del Gobierno insisten que aunque Sturzenegger esté técnicamente en lo cierto, no está haciendo un análisis de contextualización política correcto: “Que la inflación el año que viene sea del 22% y no del 17% no es grave, que la economía no repunte y perdamos la elección es un desastre", explican.

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

Sturzenegger no es ajeno a esta lectura y repite hasta el cansancio que “nada es más reactivante que bajar la inflación”. Tiene un equipo de economistas estudiando variables que anticipen el crecimiento y en el último Informe de Política Monetaria hizo hincapié en que la recesión está llegando a su fin.

En el gobierno solo Macri lo defiende. Afirma que, aunque el Banquero Central esté empecinado y sea severo, en el mediano plazo va ser más redituable en materia de inversiones haber bajado la inflación y poder dar cuenta de un Banco Central autónomo, que presionarlo para que baje la tasa y luego trascienda.

Curiosamente muchos economistas que no comulgan con el Gobierno, respaldan al titular del Central. Por ejemplo, Claudio Lozano considera que la culpa de la recesión no es de Sturzenegger, sino de la estrategia elegida por el Gobierno: “El problema no es Sturzengger, él está siendo coherente con la tarea que le asignaron. Resulta estúpido que se hagan los sorprendidos ahora por la recesión cuando esta fue la estrategia que eligieron para disciplinar los precios y el trabajo”, afirmó en diálogo con LPO.

“El problema está en la contradicción entre el objetivo electoral y la política económica que desarrollaron. Y la inconsistencia tiene que ver con que no aplicaron a fondo el recetario con el que vinieron. Sin ajuste fiscal y sin devaluación, las medidas que tomaron solo profundizan la insolvencia. Piensan generar 100 mil millones de dólares de deuda pública en dos años”, explicó Lozano.

El problema es la inconsistencia de no aplicar a fondo el recetario con el que vinieron. Sin ajuste fiscal y sin devaluación, las medidas que toman sólo profundizan la insolvencia. Van a generar 100 mil millones de dólares de deuda, sostiene Lozano.

“Su diagnóstico era que el problema del país era la falta de rentabilidad de las empresas, el alto costo laboral y el descontrol del gasto estatal que impactaba sobre los precios. Si vamos a los libros lo que ellos proponen se quedó a medias”, agregó el ex diputado.

“Y se quedó a medias porque es una estrategia que carece de capacidad de articularse con la gobernabilidad porque recrudece la exclusión social y así no van a ganar una elección. Generaron 1,3 millones de pobres en un puñado de meses”, concluyó el economista.

Para el consultor Orlando Ferreres, el presidente del Central tampoco tiene la culpa: “Sturzenegger no tiene nada que ver. Es un tipo raro que se las pasa diciendo cosas antes de que se el momento de decirlo y para mí por eso lo toman de punto. Con una tasa de Lebac mensualizada de 2,1% como hubo en octubre, contra el 2,5% de inflación, te da que la tasa más o menos conserva el poder de compra de la moneda."

"Si la baja, el que tiene pesos se pasa a dólares, se te va el tipo de cambio a $25 y eso es lo que quieren los de la UIA: Devaluación y proteccionismo que es lo que tuvimos en los últimos 80 años y no nos fue muy bien, por eso plantean esa competencia entre Lebacs e inversión”, agregó Ferreres en diálogo con LPO.

“Acá lo que hay que preguntarse es por la parte fiscal, de la que no se habla. No se hizo nada y no se puede preguntar. El plan de Hacienda para reactivar es seguir gastando y para las elecciones acordar subsidios y planes con gobernadores, y para eso hay que endeudarse a lo loco como ellos se endeudan. En el corto plazo es una estrategia bastante aceptable pero patea el problema para más adelante”,  concluyó el economista que dirige la consultora OJF.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.