Cumbre
La trampa por un liderazgo
Por Raymundo Riva Palacio
Los planes de AMLO para la cumbre de Los Ángeles se complican. Biden lo acorrala y pone en duda su intento de protagonismo en Latinoamérica.

 En menos de dos semanas el presidente Joe Biden jugará de anfitrión en la Cumbre de las Américas, que generó incertidumbre por la amenaza de boicot de México, la segunda economía latinoamericana, y más de una decena de países, porque Cuba, Nicaragua y Venezuela no estaban en la lista de invitados. Desde que Estados Unidos abrió estas cumbres en Miami en 1994, nunca se había dado una rebelión de esta naturaleza, que hace pensar si el nuevo encuentro en Los Angeles, a partir del 6 de junio, sea el último encuentro de su tipo.

Es extraño que el boicot haya tomado tracción hasta un día después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, regresara de un rápido viaje a Cuba y condicionara su presencia a la invitación a esas tres naciones vetadas, que animó a Bolivia y a Honduras, a cancelar su asistencia y a hacerse público que las 14 naciones de la comunidad caribeña, el CARICOM, expresó reservas a participar. Pero más raro aún que no hubieran dicho nada antes, pese a que estaba claro que Cuba, Nicaragua y Venezuela estarían excluidas de la fiesta.

Ninguna cancillería latinoamericana se quejó hasta que López Obrador lo hizo, quien sin embargo calló sobre el tema, pese a que días antes de su prosicionamiento, el 3 de mayo, el secretario de Estado, Antony Blinken, en un discurso en la 52ª Conferencia Anual de las Américas en Washington, dejó claro que esas tres naciones serían excluidas. "Como cada gobierno participante en la cumbre sabe, no podemos minimizar el carácter democrático de la región", dijo Blinken.

"Debemos evitar caer en bloques de izquierda y derecha, liberales o conservadores, y debemos enfocarnos en lo que realmente nos une como democracias. Esto significa reconocer nuestros intereses communes en el fortalecimiento de los pilares de nuestras sociedades libres y abiertas, como el estado de Derecho, el respeto a los derechos humanos, elecciones justas y libres, una prensa independiente y vibrante", agregó.

Por definición, Blinken había eliminado su participación de la cumbre. México sabía las líneas generales que se estaban marcando para la reunión en Los Angeles, pero aún así, no objetó. López Obrador habló con el presidente Biden el 29 de abril, y no tocaron el tema de la participación de esas tres dictaduras. En su viaje por Centroamérica, previamente a su visita a Cuba, López Obrador habló sobre la cumbre con el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, pero en ningún momento emergió la disputa político-diplomática que vendría después.

El comportamiento del presidente mexicano tras recorrer tres países de América Central y Cuba, fue congruente con el enfoque estratégico que animó esa rápida visita, construir un liderazgo latinoamericano que mermara el liderazgo brasileño en la región, sobre todo, si como calcula López Obrador, Inazio Lula da Silva gana la Presidencia en las elecciones de octubre. Su condicionamiento a Biden se inscribe en esta estrategia.

¿Le resultó a López Obrador? En el corto plazo, definitivamente. Lo vocal de su protesta empoderó a otras naciones latinoamericanas y obligó a una operación diplomática de la Casa Blanca para evitar que la cumbre se convirtiera en un fiasco. Biden relajó unilateralmente las sanciones económicasa Cuba y Venezuela, y envió al ex senador Christopher Dodd, que habla perfecto español, y que forma parte del grupo de organización de la cumbre, para que escuchara la propuesta del mexicano. Dodd le dijo que esa misma tarde de su plática, o a más tardar al día siguiente, tendría una respuesta de Biden.

Los estadounidenses ganaron tiempo. La presencia de López Obrador, en términos del verdadero interés doméstico de Biden, la migración, que será lo que domine el enfoque de la cumbre, es estratégica, lo que no es en el caso de la potencia económica de la región, Brasil, cuyo presidente Jair Bolsonaro, no ha dicho si viajará a Los Angeles. Biden, como antes lo hizo el presidente Donald Trump, se ha apoyado en México para que sirva de amotriguador de la migración centroamericana.

Sabiendo su rol en este juego, López Obrador ha utilizado esa palanca, pero las cosas no están saliendo como las pensó hace casi dos semanas. Biden nunca respondió a la propuesta del presidente mexicano, lo que significa un revés en el mediado plazo, pero funcionarios estadounidenses han ido suministrando información a la prensa en Washington sobre los planes de la Casa Blanca. La coincidencia en las informaciones es que no habrá invitaciones para Miguel Díaz-Canel, Nicolás Maduro y Daniel Ortega, ni tampoco para sus cancilleres. Diplomáticos de segundo nivel, o "voces" de esas tres naciones, como también han descrito el perfil de quienes pasarán el filtro del veto, irían como observadores.

Si esto se confirmara, las tres dictaduras van a decir que no asistirá nadie de sus gobiernos, con lo cual Biden habría respondido a la propuesta de López Obrador de invitarlos. El presidente mexicano quedará en una trampa que él mismo cavó por su falta de precisión. Pidió que invitaran a esas tres naciones, pero nunca especificó que fueran los presidentes, ni los cancilleres. ¿Cómo responderá?

Si insiste en que no asistirá, quedará expuesto a que le digan que incumplió su palabra. Si los gobiernos vetados responden que no irán, legitimarán la invitación de segundo nivel que les formularon, que dejarán más vulnerable a López Obrador que en sus posicionamientos dijo que ya sería la decisión de esas naciones, el ir o no asistir. Sólo Nicaragua, antes de las invitaciones humillantes que parece que enviarán, había dicho que no iría.

Este escenario arrincona a López Obrador, que en un principio parece ser el perdedor a largo plazo del gambito político-diplomático con Biden, aunque habrá que esperar, como siempre lo hace, que aún cuando es derrotado, encuentra la narrativa para salir victorioso. En cualquier caso, su apuesta por un liderazgo no podrá ser concretada, lo que será analizado fuera de México, donde el presidente se mostrará como el gladiador victorioso ante todas las tempestades.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.