Cultura
Crecen las quejas entre empleados de la 4T porque los obligan a comprar el libro de AMLO
Se recomienda comprar la obra presidencial para mantener puestos de trabajo y contratos. Negocio cautivo para Grupo Planeta.

En la conferencia matutina de hoy mi√©rcoles Andr√©s L√≥pez Obrador presumi√≥ el √©xito de ventas de su √ļltimo libro, "A la mitad del camino", por el cual el a√Īo pasado recibi√≥ regal√≠as por aproximadamente 3 millones de pesos. Orgulloso, "echando aceite", como el presidente suele decir, se√Īal√≥ que vendi√≥ medio mill√≥n de libros y que es un suceso editorial.

Pero tambi√©n es una realidad que la comercializaci√≥n del libro es una cuesti√≥n de Estado. Funcionarios de diversas dependencias en el Gobierno Federal, pero tambi√©n de los estados de Veracruz y Tlaxcala, entre otros, se√Īalaron a este medio que recibieron la orden directa de sus superiores de adquirir la obra literaria de AMLO.

El pedido se instrumenta de modo vertical. A los empleados, fundamentalmente aquellos que no son burócratas y que tienen derechos laborales acotados, se les recomienda adquirir el libro y para demostrarlo deben remitir el ticket de compra en cualquier librería o en plataformas como Amazon. Si después de la recomendación amistosa pasan algunos días y el recibo de compra no aparece, se amenaza directamente con el despido.

Esta obligaci√≥n laboral tiene especial fuerza en la Secretar√≠a de la Funci√≥n P√ļblica, donde sus m√°ximas autoridades se han convertido de un tiempo a estar parte en feroces promotores literarios, al punto que ciertos empleados compraron dos libros, solo para tener mayor tranquilidad sobre su puesto laboral.

De este modo el presidente cuenta con una fuerza de ventas cautiva y que, desde ya, es un negocio fabuloso para la espa√Īola Editorial Planeta, a cargo de la edici√≥n y la distribuci√≥n de los libros. Como se observa, no todo lo referido al pa√≠s ib√©rico tiene porque ser mala palabra en la 4T.

Hay que recordar que algo parecido ya había sucedido con Rocío Chocolates, la empresa montada por su hijo Andy López Beltrán, que apareció como postre en algunos de las cenas que compartió AMLO con empresarios. Era un secreto a voces que los chocolates se vendían y se promocionaban desde las gubernaturas de Morena, muy especialmente por Adán Augusto, a quien algunos obradoristas ya le decían en broma "el chocolatero".


Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.