Cumbre
Ebrard sufrió otro ataque en Los Ángeles y en Palacio sospechan de Jesús Ramírez
Conexiones con la protesta frente a la Cumbre de las Américas. Antecedente en CDMX.

 El canciller Marcelo Ebrard vivió un mal momento hoy viernes en Los Ángeles mientras hacía un anuncio a la comunidad mexicana en un colegio al este de esta ciudad. Un grupo de manifestantes lo increpó a los gritos de  "Ebrard, Ebrard, qué tiene Ebrard, que los consulados no puede mejorar". El motivo de la afrenta sería el mal funcionamiento de los consulados, una queja que suele ser recurrente en la Cancillería.

Fue la única mancha en una Cumbre donde el canciller había transitado con relativa tranquilidad y gestos amistosos hacia los gobiernos de EU y Canadá.

Según creen en Palacio Nacional, esa protesta contra el canciller fue montada por el vocero Jesús Ramírez Cuevas, deducción que nace del hecho de que la protesta de mexicanos que tuvo lugar esta semana en Los Ángeles frente a la sede de la Cumbre también estaría alentada por el vocero.

El accionar del vocero se enmarca en su creencia de que la 4T debe apostar fuerte por la polarización en su tramo final, o sea, todo lo que Ebrard no es.

Hace algunas semanas Ebrard vivió la misma situación en CDMX, en la puerta de Palacio Nacional donde fue acusado de neoliberal. Para el canciller son momentos de zozobra porque él está acostumbrado a una cultura política priista de fuerte control en cada incursión que se hace ante el público. Las situaciones espontáneas que se salen de lo previsto lo alteran de forma particular.


Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.