Ciudad
Barrales se toma un año sabático en EU mientras decide si vuelve a la política de la CDMX
Le ofrecen competir por una alcaldía, que podría ser Cuauhtémoc. "Por ahora quiero recuperar tiempo con mi hija", se excusa. Promete definirlo antes que termine el año.

Fue un cierre de campaña muy duro, que en rigor confirmó lo obvio. Alejandra Barrales cargará junto a Miguel Ángel Mancera con el certificado de defunción del PRD en la Ciudad de México, una cruz muy pesada.

El partido de izquierda, la oposición al viejo régimen del PRI que instaló derechos de minorías y un pedido constante de democratización desde la capital del país, terminó con una gestión anodina, algo frívola y plagada de corrupción.

Barrales cumplió su sueño de pelear la Jefatura de Gobierno. Una dolorosa espina que había quedado desde 2012, cuando perdió la interna frente a Mancera, justo su ex pareja. Una relación que no había terminado del todo bien.

Confirmado: Zepeda y Barrales oficializan su renuncia al PRD

El problema es que su candidatura llegó tarde, y en un escenario muy desigual. Ni todo el apoyo de las estructuras clientelares capitalinas pudieron evitar la derrota. López Obrador ya volaba en las encuestas, y la imagen del PRD estaba demasiado golpeada.

En el medio de esa disputa, se conoció el patrimonio de la ex azafata: un lujoso apartamento en Miami, una mansión en Las Lomas, una propiedad millonaria en Iztacalco. Y se filtraron sus visitas al carísimo centro comercial de Bal Harbour, en Miami. Todo con su salario de funcionaria pública.

Por ese desgaste, Barrales decidió exiliarse en Estados Unidos. Ya hace algunos meses, informó a su círculo cercano que necesitaba descansar, dedicarle tiempo a su hija, y evaluar a la distancia si volvería en algún momento a la política capitalina.

Barrales dice que vendió la casa de $27 millones pero olvidó hacer el cambio de propiedad

Según supo, LPO ofertas no le faltan. Después de confirmar su renuncia al PRD junto a Juan Zepeda, comenzó sus negociaciones con Movimiento Ciudadano. El senador mexiquense ya tiene cerrado un lugar de preferencia en el partido naranja: le reservan la candidatura de Neza para el próximo año, siempre pensando en la gubernatura en 2023.

El caso de Barrales es más complejo. Una reciente encuesta realizada por MC mostraría que apenas un 3% de los capitalinos recuerdan las polémicas por su patrimonio, el tema que más le preocupa a la ex perredista.

En caso de volver, Barrales debería pelear alguna Alcaldía, pese a no haber tenido nunca territorio. La idea que se maneja -por ahora son sólo proyectos- es que se haga cargo de pelear Cuauhtémoc, terruño manejado por el monrealista Néstor Núñez. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.