EU
La frontera de Abbot
Por Milton Merlo
El juego político del gobernador de Texas hacia el 2024. Llamadas no atendidas en el Departamento de Estado.

 La prueba de ácido que esta semana vivieron los gobernadores opositores de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas por el bloqueo fronterizo de carga comercial dispuesto por el gobernador de Texas Greg Abbot tiene una conexión directa con la carrera electoral en Estados Unidos. No la de noviembre, sino la del 2024. El conflicto además volvió a exponer el panorama de la relación entre Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador.

Los gobernadores norteños que tuvieron contacto con John Scott, el secretario de Estado de Abbot, pudieron entender desde el comienzo que detrás de las inspecciones fronterizas anunciadas por Texas para frenar el tráfico de personas y de drogas existe un cálculo más político que de seguridad. 

En una de esas conversaciones en las cuál un gobernador mexicano expresaban las perdidas millonarias ocasionadas por la medida, Scott respondió que Abbot hace equilibrio constante entre el libre comercio y el pedido del pueblo de Texas de más seguridad en la frontera. El funcionario dijo que ese factor no existe del lado mexicano y por eso la dificultad de entender las medidas dispuestas.

Abbot, tal como suele describir el periodista Gromer Jeffers en Dallas Morning News, tiene tres escenarios rumbo al 2024: ser el candidato a vicepresidente de Donald Trump, sumarse a Trump y ser su procurador general en un eventual regreso a la Casa Blanca o, si avanzan las pesquisas de los fiscales de distrito sobre el ex presidente, ser el candidato del Partido Republicano.

Para los tres caminos la formula elegida es la radicalización hacia la derecha del partido y el discurso anti inmigración. Por eso Abbot es es un fenómeno curioso para la política estadounidense. Como otros políticos, proviene del derecho, los tribunales y el litigio. Lo habitual es que en el tránsito hacia la política se moderen las formas y el discurso pero Abbot ha realizado el sendero inverso: ahora es más extremo que cuando era fiscal general del Estado y se manifestaba contra normas que se discutían en el Capitolio de Austin porque buscaban  criminalizabar la inmigración.

Abbot tiene poco que ver con sus antecesores en el cargo. No tiene ni el carisma de George W. Bush ni el gusto por la política electoral de Rick Perry. El actual gobernador es distante, se muestra cómodo conversando con jueces, profesores de Derecho o en cenas íntimas en Houston o Dallas recaudando fondos para su partido. Casi no ofrece entrevistas, no se muestra con familiares directos y no hace mención alguna de su discapacidad producto de una lesión sufrida en su juventud que lo mantiene hasta el día de hoy en silla de ruedas.

La táctica de momento funciona. Las encuestas lo dan como favorito para una nueva reelección en noviembre (su segunda) lo cual será una plataforma óptima para el proyecto de mudarse a Washington DC. Abbot ha construido un mensaje lineal para su electorado: todo lo que él hace por la seguridad fronteriza - como el bloqueo a las cargas mexicanas -, es atinado y todos los problemas existentes son responsabilidad de la vicepresidente Kamala Harris y su plan fallido para contener las oleadas migratorias. Los números acompañan: en tres distritos fronterizos habitualmente demócratas ahora los sondeos favorecen a los republicanos.

La relación bilateral entre los dos países no es ajena a lo sucedido. Los gobernadores del norte del país buscaron a Esteban Moctezuma y a Marcelo Ebrard pero las llamadas no fueron respondidas. También buscaron a Anthony Blinken, apelando a la dicotomía gobernador republicano- presidente demócrata, pero desde allí dijeron que Abbot tenía a la ley de su parte para decidir sobre la frontera.

 Nadie del staff de Biden intercedió en favor de México. De hecho, a un funcionario del gobierno de Miguel Riquelme en Coahuila se le dijo que no había nada que hacer y se le recordó, como gobernador del PRI que es, que se espera que su partido vote contra la reforma eléctrica el domingo.

El ascenso de figuras como Abbot, a la par del gobernador Ron De Santis de La Florida, ponen cada vez mas en duda esa tesis de Palacio Nacional de que con un avance republicano la relación bilateral podrá ingresar a una etapa de distensión. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.