Ricardo Mejía Berdeja
"En Coahuila se viene un cambio que no podrá detener ni el juego sucio de los Moreira y Riquelme"
El subsecretario de Seguridad Pública de AMLO conversó con LPO sobre las chances de Morena en Coahuila.

La hegemonía absoluta del PRI ya sólo sólo se encuentra en los libros de historia. Pero también en algunas entidades que aún no han transitado hacia la alternancia, uno de los pilares de las democracias liberales modernas. Es el caso de Coahuila, donde el próximo año se pondrá a prueba la mítica maquinaria electoral tricolor en ese estado.

Uno de los suspirantes de Morena, el subsecretario de Seguridad Pública de AMLO, Ricardo Mejía Berdeja, conversó extensamente con La Política Online para analizar las posibilidades de un cambio de signo político en Coahuila. Desde Saltillo, en una de sus giras de fines de semana, consideró que "se está larvando un cambio muy importante" que no podrá detener ni el "juego sucio" de los Moreira y Riquelme.

En su opinión, ¿por qué Coahuila nunca ha tenido alternancia?

Coahuila, al igual que varios lugares del país, se fue quedando atrás en el cambio político, no obstante que aquí en su momento para la presidencial del 2000 ganó el PAN, o en la última del 2018 ganó AMLO. Aún así, en ámbito local se fue quedando como una de las entidades donde el PRI podía maniobrar para seguir conservando el poder.

En 2017 estuvo a punto de perder con una coalición que encabezó el PAN, pero finalmente la libró en una decisión muy controvertida en los tribunales. En todo este proceso, sin embargo, se ha ido acumulando una tensión y un anhelo de cambio que nos parece que en esta ocasión va a ser definitiva. En 2023, la 4T llegará con ese espíritu de cambio. Hay sectores económicos y sociales que están dispuestos a apoyar ese cambio y que anteriormente por miedo o por intereses, no apostaban por la alternancia.

La dirigencia estatal del PAN actúa al ritmo de Riquelme. Y hay mucha militancia que está en contra de esa postura. Si el PRI y el PAN terminan juntos, esos panistas va a contribuir a la victoria de Morena.

Usted mencionaba que el PAN representaba esa opción de alternancia en Coahuila. ¿Favorece a Morena que ahora puedan ir en alianza con el PRI?

El PAN perdió su oportunidad y además su alianza con el PRI los saca totalmente de la posibilidad. Es muy probable que haya alianza, pero al margen de una alianza electoral, han tenido una alianza política con el gobierno de Riquelme. La dirigencia estatal del PAN actúa al ritmo de Riquelme. No la base ni los militantes, porque hay muchos que están en contra de esa postura. Entonces, si el PRI y el PAN terminan juntos, esa gente seguramente va a contribuir a la alianza que integre Morena.

En general se cree que el votante del PAN es muy crítico de la 4T, al menos en el plano nacional. ¿Podría un panista votar a Morena para sacar al PRI de Coahuila?

Sí, porque siento que al final la elección de Coahuila va a ser una especie de referéndum, en torno a los que quieren que haya un continuismo de los Moreira y quienes quieren que haya un cambio. Ese va a ser el peso de la elección.

Me parece que, en esos términos, muchos coahuilenses al margen de sus colores partidistas, van a estar más a favor del cambio, porque ya esta situación que vivimos está generando muchos problemas, y no solo de carácter político, sino de carácter económico. Coahuila ha perdido competitividad económica porque hay un autoritarismo político que ya no es funcional, ni siquiera en la eficacia. Ya es disfuncional el desarrollo económico y social del estado.

¿Cuáles son las preocupaciones que en la actualidad tiene el ciudadano de Coahuila?

Hay tres temas que tenemos localizados. Uno es evidentemente el tema del desarrollo económico. Las oportunidades de empleo, de mejoramiento económico, que se nota más, sobre todo, en la parte central hacia el Norte del estado.

Sería una vergüenza que Coahuila fuera el último reducto del viejo PRI. Los Moreira y Riquelme personifican ese viejo PRI en sus manifestaciones más extremas: corrupción, falta de libertades y abusos de todo tipo.

Otro tema es que la gente sigue pidiendo más seguridad. Porque si bien en Coahuila no hay homicidios como en otros estados -lo cual es importante y no es solo un mérito del estado sino también de la federación-, la gente a nivel de colonias está preocupada por el tema del narcomenudeo, el crecimiento de la venta de cristal, los robos a casa habitación y las pandillas.

Por último, un tema que va creciendo en la agenda de todo el norte del país, es el abasto del agua. Si vemos lo que está pasando en Nuevo León, por ejemplo, nos ilustra que tenemos que trabajar este tema de manera decidida.

En el PRI se observa a Coahuila como un ejemplo exitoso de gobernanza. Para usted, ¿qué representan los Moreira y Riquelme?

Representan la corrupción, la falta de libertades, el rezago del estado y evidentemente es un lastre que los coahuilenses estamos cargando y que impide que Coahuila sobresalga o recupere su grandeza.

Sería una vergüenza que Coahuila fuera el último reducto del viejo PRI. Los Moreira y Riquelme personifican ese viejo PRI en sus manifestaciones más extremas: cooptación, uso de los recursos públicos de manera patrimonialista, falta de libertades en los medios, entre otros abusos.

Para Riquelme será una elección clave, porque si gana, podría incluso aspirar a controlar la dirigencia del PRI...

Es un tema que ellos tratan de vender: que son una maquinaria muy eficaz, capaz de ganar cualquier elección en cualquier condición. Este grupo quiere vender la imagen de que van a rescatar al PRI de los escombros. Me parece que son sueños guajiros porque en Coahuila se está larvando un cambio muy importante. Aunque es un grupo acostumbrado a jugar muy rudo y muy sucio, me parece que en la gente se están generando los anticuerpos para poder evitar que se salgan con la suya.

Hablemos de la interna de Morena por la candidatura. Uno de sus competidores, Armando Guadiana, mostró el apoyo de la senadora Xóchitl Gálvez. ¿La pelea por esa militancia del PAN que no quiere votar por el PRI será importante en la definición del candidato de la 4T?

Cada quien invita a quien quiere, pero evidentemente Xóchitl ha sido totalmente hostil con AMLO e incluso ha caído en una agresión contra la familia del presidente. No sé qué te pueda representar de positivo su apoyo.

Prefiero contar con el apoyo de diputados federales, locales o alcaldes de Morena de Coahuila que son representantes de la principal oposición de la 4T. No sé qué mensaje haya querido mandar pero evidentemente no es un mensaje favorable a las bases de Morena.

Guadiana puede invitar a quien guste, pero evidentemente Xóchitl ha sido hostil con AMLO e incluso ha caído en una agresión contra la familia del presidente. No sé qué te pueda representar de positivo su apoyo.

El otro suspirante, Luis Fernando Salazar, es un ex panista. Retomando la pregunta anterior. ¿Será importante esa cercanía con el panismo en la próxima elección?

Soy muy abierto a que la gente pueda, sobre todo en una coyuntura política como la que vive Coahuila, venir de otras expresiones. Yo mismo estoy convocando a que gente del PRI y del PAN pueda sumarse. Esa gente que está cansada del Moreirato, de las imposiciones.

Pero creo que en el caso de quien me mencionas, tendrá que explicar su historia. En todo caso, aquí la pregunta es: ¿quién representa una garantía de cambio? Me parece que la propia actitud del PRI, de los Moreira y de Riquelme hacia mi persona, ilustra que para ellos soy el verdadero enemigo a vencer. Que yo soy quien realmente puede generar un cambio.

Incluso, los medios vinculados al oficialismo se le abren de par en par a otras gentes de Morena y en mi caso, al contrario, traigo una campaña incesante de golpeteo y de guerra sucia desde los "Moreira News" -así les llamamos-, mientras que a otros le ponen hasta tapete rojo para que vayan y tengan entrevistas. Es claro que para la gente el verdadero opositor y la verdadera garantía de cambio es este servidor.

Pasando al plano federal. AMLO se ha negado a continuar con los operativos de captura a grandes capos del narco. La detención de Rafael Caro Quintero es quizás la primera de esas operaciones. ¿Por qué en este caso si se fue contra un capo?

La estrategia nacional de seguridad pública tiene ocho objetivos pero yo te los podría resumir en tres. Uno es atender las causas que generan la violencia y por eso AMLO ha insistido en programas de bienestar, de desarrollo y de reconstrucción del tejido social. El objetivo es quitarle la base social a los grupos criminales y al mismo tiempo tratar de evitar que la juventud vulnerable sea reclutada por la delincuencia. Esto es básicamente lo que se conoce como "abrazos y no balazos".

El segundo eje es la inteligencia, poder hacer operativos, aprovechar todas las infraestructuras de inteligencia y la investigación criminal. Siempre enfocados en perseguir el modus operandi, las redes, la estructura logística. Así se llega a la detención de objetivos criminales tanto muy relevantes, como el caso de Caro Quintero, como estructuras intermedias de la delincuencia de otros delitos que generan mucho impacto social, como los feminicidios, homicidios y tratantes de personas.

Calderón detenía a alguien, lo presumía y pensaba que eso era una política de seguridad. Nosotros trabajamos para desmantelar de raíz la operación de los grupos. Y si en el camino podemos detener un capo como Caro Quintero, qué bueno.

Y el tercer otro eje es la fuerza, que es el despliegue del ejército y la Guardia Nacional en todo el territorio nacional. Tenemos 120 mil efectivos desplegados en todo el territorio, eso nunca había pasado. La Policía Federal en su mejor momento tuvo 36 mil elementos, pero además no estaban desplegados permanentemente, sino que cuando había un problema, mandaban efectivos, hacían operativos y se regresaban. Este cambio nos ha permitido reducir la incidencia delictiva, sobre todo delitos de carácter patrimonial.

Entonces, ¿cuál es la diferencia con lo que hacían los gobiernos anteriores?

El gobierno de Calderón, por ejemplo, detenía a alguien, lo presumía y pensaba que eso era una política de seguridad. Nosotros ahora estamos trabajando para poder desmantelar de raíz la operación de los grupos delictivos.

Ahora bien, si en el camino puedes detener a un capo de estas características -como Caro Quintero-, qué bueno, pero no es el objetivo central, más bien es una consecuencia. No queremos caer en lo que hacía Calderón, que presumía capos pero al mismo tiempo tenía un tiradero en el país y además las fuerzas de seguridad se excedían. Porque por esa razón había muchas ejecuciones y mucha letalidad.

El Estado mexicano persigue delincuentes y los lleva a la justicia y utiliza la ley de la fuerza pública, siempre bajo una actuación proporcionalmente a la amenaza que representan estos grupos criminales. Pero no puede responder a la violencia con violencia.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.