Brasil
La falta de interlocución de Lula con los militares preocupa al PT y alimenta la teoría del golpe
Lula envió emisarios a dialogar pero no tuvo respuesta de la cúpula militar. "Un golpe de estado es difícil pero no hay que descartarlo", afirmó a LPO una fuente de contacto diario con las Fuerzas Armadas de Brasil.

La posición que tomen los militares una vez que se conozcan los resultados de las elecciones del domingo sigue siendo una incógnita. Jair Bolsonaro dejó instalado en el aire y en sus militantes que si pierden las elecciones será por fraude y eso puede agudizar la violencia política que se viene registrando en los últimos meses en diferentes regionales de Brasil.

En ese marco, en el entorno de Lula reina la preocupación porque en todo este tiempo no pudo abrir un canal de diálogo con los militares, algo que si pudo concretar con empresarios, partidos de centroderecha, evangélicos, el gobierno de Estados Unidos, que ha expresado su rechazo a cualquier aventura golpista que pueda venir del Presidente, y hasta con el poderoso Centrao que fue base de gobernabilidad de Bolsonaro pero discute puertas adentro una eventual alianza parlamentaria con un equipo de negociadores enviado por Lula.

Lula se reunió con el Departamento de Estado y dicen que Biden busca frenar a Bolsonaro

Una fuente de mucho conocimiento del universo militar e intentó oficiar de nexo con el PT confirmó a LPO que "no hay ninguna apertura de los militares. Para afuera ellos dicen que Lula es un candidato como cualquier otro y ellos no se van a posicionar, pero en la práctica es porque es Lula".

"La retórica entre el generalato es que las encuestas están confusas y no hay una seguridad  de quién van a ganar. Dicen que eso lo terminarán de definir las urnas. Ahí recién dirán si las urnas son confiables o no. Ellos están en la sombra del proceso electoral", apuntó. 

La fuente de trato diario con los generales y buen vínculo con Instituto Lula asegura que "ellos saben que Lula va a ganar, pero la retórica del generalato dice que las encuestas no son confiables y quieren ver en los hechos el funcionamiento del sistema electoral".

Sobre la reacción de las Fuerzas Armadas una vez que se conozcan los resultados, la fuente detalló que "las hipótesis son varias. La más preocupante sería un escenario a lo Bolivia con violencia, motines y ni Lula ni Bolsonaro asumiendo el cargo, dando lugar a un gobierno de transición con el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, asumiendo la presidencia. Eso creo que es difícil que ocurra porque no tiene apoyo de la FIESP (Federación de Industriales de San Pablo) y otros grupos empresariales Pere de ninguna manera hay que descartarlo". 

Las hipótesis son varias. La más preocupante sería un escenario a lo Bolivia con violencia, motines y ni Lula ni Bolsonaro asumiendo el cargo, dando lugar a un gobierno de transición con el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, asumiendo la presidencia. Eso creo que es difícil que ocurra porque no tiene apoyo de la FIESP (Federación de Industriales de San Pablo) y otros grupos empresariales Pere de ninguna manera hay que descartarlo

Por otro lado, fuentes de la Marina confirman la falta de interlocución y agregan: "Las Fuerzas Armadas tienen problemas con el PT, específicamente con Dilma Rousseff, no tanto con Lula, desde la Comisión por la Verdad de 2012. Lo que están observando los militares es que Lula tiene definido no dejar al ministerio de Defensa en manos de militares". "Eso crea una incompatibilidad entre los dos lados. Los militares se sienten sin prestigio e inseguros de lo que está por venir y Lula no sabe que no cerrar compromisos con ellos ayuda para su campaña. Lo que se escucha en la Marina es el miedo al cambio que hacer Lula, por eso, aguardan hasta último momento para moverse, para un lado o para el otro", añadió.

Lo que preocupa al PT es que mo hay dialogo abierto con los militares en este proceso de negociación previa. En su momento, Lula envió a dos ex ministros de Defensa como Celso Amorin y Jacques Wagner (ambos estuvieron con el ex presidente en la reunión con representantes del Departamento de Estado y el encargado de negocios de EEUU en Brasil, anticipada por LPO) pero ninguno de ellos tiene diálogo con los oficiales que están en el comando de las fuerzas. "Se contactaron con gente retirada y radicalizada que forman parte del gobierno del Bolsonaro", detallan. 

Bolsonaro y Mourao con militares.

La falta de nexo de los cuadros del PT con la actual configuración de los oficiales de alto rango y los comandantes que están en el poder hace creer la incertidumbre y alimenta los pronósticos más pesimistas. Además, lo que revelan las fuentes consultadas es que "lo que hay entre los militares es el temor a una revancha o contraataque por haber apoyado a Bolsonaro", algo que descartan todos los dirigentes cercanos a Lula consultados por LPO.

Estados Unidos advierte a Bolsonaro que no juegue al golpe: "Las Fuerzas Armadas tienen que proteger la Constitución"

El ex presidente había enviado un guiño a los militares cuando el vicepresidente Hamilton Mourao se expresó a favor de la salida de Lula de la cárcel para asistir al velorio de su nieto. Lula agradeció la "humanidad" de Mourão y luego envió a sus emisarios a iniciar un diálogo pero Mourao quedó aislado del gobierno, sin diálogo con Bolsonaro y funcionarios militares como Walter Souza Braga Netto (actual candidato a vice) y Augusto Heleno, jefe de seguridad institucional del ministerio de Seguridad, concentraron más poder y centralizaron el vínculo con las Fuerzas Armadas. 

La última bala de Lula para acerarse con las FFAA fue Nelson Jobim, ex ministro de Defensa de Lula, que tiene buena comunicación con los militares y realizó contacto en las últimas semanas. Jobim es uno de los nombres que maneja Lula para ocupar el ministerio de Defensa en caso de victoria del PT pero especialmente calmar los ánimos durante el período de transición. 

La última bala de Lula para acerarse con las FFAA fue Nelson Jobim, ex ministro de Defensa de Lula, que tiene buena comunicación con los militares y realizó contacto en las últimas semanas. Jobim es uno de los nombres que maneja Lula para ocupar el ministerio de Defensa en caso de victoria del PT pero especialmente calmar los ánimos durante el período de transición

Otra figura respetada por los militares fuera del bolsonarismo es Aldo Rebelo, ex ministro durante los gobiernos de Lula y Dilma y mantuvo tan buena relación con el general Villas-Boas (recordado por el tuit para presionar a la Corte Suprema en las vísperas del fallo que habilitó la detención de Lula). Rebelo fue seducido durante todo el año pasado para sumarse al comando del PT pero se terminó alejando para sumarse alas filas de Ciro Gomes. 

Un elemento clave que puede disuadir a los militares de acompañar a Bolsonaro en una cruzada parecida a la de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos es el rol de La Casa Blanca pero especialmente del Comando Sur y de los comandantes norteamericanos. El documento de ex secretario de Defensa y ex comandantes 5 estrellas, publicado en exclusivo por LPO, es un unifico de lo piensan los uniformados estadounidense que tiene y seguirán teniendo una alianza estratégica con las Fuerzas Armadas brasileñas independientemente de lo que pase con Bolsonaro.  

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    farolito
    29/09/22
    10:36
    Los militares son iguales en todos lados. En EE.UU. son parte del poder. en latinoamerica están al acecho. en Argentina hicieron demasiadas cagadas y están desmantelados. Nada mas!
    Responder
  • 1
    jose.colella.87
    28/09/22
    20:02
    No vieron lo que acaba de pasar en Italia? no razonan la cara de boludos que les va a quedar si Bolsonaro gana, lo cual es una posibilidad concreta?
    Responder
    • 2
      farolito
      29/09/22
      10:37
      los de Italia es el resultado de los pésimos gobiernos de centro izquierda. por casa como andamos?
      Responder