Perú
En un año de gobierno en Perú, Castillo supera el 80 por ciento de desaprobación
El presidente peruano cumplió su primer aniversario en el cargo con denuncias de corrupción y el riesgo inminente de una destitución. "Es un gobierno que nunca pudo arrancar", dijo a LPO la ex ministra, Anahí Durán.

Pedro Castillo cumplió un año en el gobierno de Perú. Su gestión cuenta con el 85 por ciento de rechazo y en el recurrido del primer aniversario se pueden encontrar dos intentos destitución de parte del Congreso, cuatro jefes de gabinetes y decenas de funcionarios que dejaron el cargo. 

Sus promesas de campaña no fueron cumplidas, la pérdida de base social se tornó cada vez más acelerada y el equilibrio de fuerzas a su favor en el Congreso es cada vez más fino. 

Además, tuvo dos paros con movilizaciones y bloqueos y afronta cinco investigaciones: cuatro por corrupción a cargo de la fiscal general, Liz Benavides, y una por el presunto plagio de su tesis de maestría en Psicología Educativa que fue presentada en 2012 en la provincia de Tacabamba, donde estudió y trabajó como profesor. Es el primer presidente investigado en funciones. 

Castillo fue expulsado de su partido y advierten que su presidencia no llega a fin de mes

La ex ministra de mujeres del gobierno de Castillo y socióloga de la Universidad Nacional de Moquegua (UNAM) Anahí Durán, dijo a LPO que "ha sido un año muy trabado y complicado, teniendo en cuenta que se arrastra una crisis más estructural. Hemos tenido cinco presidentes en cuatro años, no son tiempos normales y tenemos una derecha negacionista".  

Durán señaló que "es un gobierno que nunca pudo arrancar a diferencia de lo que hemos visto en Chile con Gabriel Boric o en Colombia con Petro, donde la derecha reconoció las victorias. Aquí inventaron un fraude y empezaron a pedir vacancia y censuras a ministros aprovechando el deterioro de las instituciones y su relativa mayoría en el Congreso. No hay punto de encuentro con la ultraderecha que se ha fortalecido y ha marcado la agenda".

Para la ex funcionaria, también "hay que mirar las limitaciones del propio Presidente que es evidente que no esperaba ganar la elección, tiene un entorno precario y un partido de gobierno, como Perú Libre, muy sectario que no le permitió contar con una correlación de fuerzas favorable. Eso ha influido mucho, sobre todo la debilidad de Castillo para tener un círculo de gobierno que le permitiera contar un entorno para avanzar en las reformas". "Hubo avances pero hay una guerra total con los medios y un momento de confrontación muy álgido", agregó. 

Es un gobierno que nunca pudo arrancar a diferencia de lo que hemos visto en Chile con Gabriel Boric o en Colombia con Petro, donde la derecha reconoció las victorias. Aquí inventaron un fraude y empezaron a pedir vacancia y censuras a ministros aprovechando el deterioro de las instituciones y su relativa mayoría en el Congreso. No hay punto de encuentro con la ultraderecha que se ha fortalecido y ha marcado la agenda

Uno de las cuentas pendientes es al reforma constitucional que, como anticipó en exclusivo LPO, Castillo intentó impulsarla para recuperar la iniciativa pero fue archivada por el Congreso. Durán considera que "la Constitución sigue siendo importante aunque la oposición está atrincherada. Se ha roto el equilibrio de poderes, el Congreso a través de la Comisión de Constitución ha cambiado la Carta Magna a su anotojo, dando más poder al legislativo y cortando facultades al Ejecutivo. Sin una reforma integral, seguiremos sin estabilidad y habrá mas polarización".

Anahí Durán fue ministra del gobierno como parte del acuerdo del partido Nuevo Perú que lidera Verónika Mendoza. Tras la salida del partido de la alianza, Durán dejó el Gabinete pero también Nuevo Perú. En ese sentido, planteó que "la salida de Nuevo Perú fue apresurada" y añadió: "Las izquierdas que piden un gobierno ideológico cuando lo que gano fue mas un liderazgo popular al que se pudo haber acompañado un poco más y no se ha hecho. Es cierto que la debilidad del Presidente y la falta de horizonte estratégico fue un punto de dificultad".

Se derrumba la imagen de Castillo y ya es el presidente peruano con peor imagen de los últimos 20 años

Por último, Anahí Durán, planteó que "el Presidente debe afirmar su base social, tiene que estar conectado con los que los eligieron como las organizaciones sociales, las rondas campesinas, los docentes docentes y federaciones agrarias. Tiene una derecha muy intransigente y racista pero debe aprovechar que tiene el Ejecutivo, solo ha estado ocupado en contentar a la base parlamentaria".

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    fj
    Hace 10 días
    22:08
    un burro
    Responder