Boris Johnson enfrenta una rebelión interna que pone en crisis su mandato
La crisis de gobierno le costó a su partido un escaño en un distrito pro Brexit. Surgen los pedidos de dimisión y el laborismo repunta en las encuestas.

 Boris Johnson enfrenta la crisis de gobierno más seria desde que llegó de Downing Street en julio de 2019. Un número cada vez mayor de diputados conservadores cuestiona su liderazgo, y su partido acaba de perder una elección en la circunscripción rural de North Shropshire, históricamente bastión de los tories.

Esta semana, unos 96 legisladores del Partido Conservador votaron en contra del pasaporte sanitario en el Parlamento, una iniciativa del propio gobierno. Fue una respuesta a los festejos de Navidad en diciembre del año pasado en Downing Street, en pleno periodo de restricciones por el Covid, que salieron a la luz y echaron más leña al fuego.

Reino Unido es el país con más casos del mundo con uno de cada dos contagios en personas vacunadas

Es que el líder conservador ya estaba siendo criticado por la remodelación de la residencia oficial del primer ministro, que costó más de 130.000 euros, y sobre todo por el apoyo que brindó al diputado Owen Paterson, que a la par de su tarea legislativa oficiaba como consultor de dos empresas privadas. Johnson intentó blindarlo e incluso propuso modificar la ley para salvarlo del conflicto de intereses en juego.

"Dentro del Parlamento y del partido comenzó esta idea de que quizás Johnson no es el mejor líder para este momento. Y eso empezó a minar el apoyo del conservadurismo en las encuestas, que por primera vez le dan una mayor intención de voto al laborismo. Esto demuestra que Johnson no es de amianto", dice a LPO el Ezequiel González Ocantos, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Oxford.

Dentro del Parlamento y del partido comenzó esta idea de que quizás Johnson no es el mejor líder para este momento. Y eso empezó a minar el apoyo del conservadurismo en las encuestas

El escándalo forzó a Paterson a dimitir de su escaño por North Shropshire, donde ayer jueves resultó electa la candidata Helen Morgan del Partido Liberal Demócrata. Los conservadores perdieron su bastión y apuntaron a Johnson por la derrota. "Los laboristas y los independientes hicieron un voto estratégico y se aglutinan alrededor de Morgan, que era la mejor posicionada para competirle a los conservadores. Le ganó con una diferencia considerable y con una participación no muy baja. Es importante porque significa que ese resultado quizás puede repetirse en una elección general", explica.

Johnson consiguió una victoria aplastante en las elecciones de diciembre de 2019 y se garantizó una mayoría en el Parlamento para concretar la salida de Reino Unido de la UE. El primer ministro llegó a la conducción de su partido por liderar la facción a favor de un Brexit duro e inmediato. Hizo del divorcio con Bruselas la clave del ascenso al gobierno y de la amplia popularidad que tuvo hasta ahora.

Keir Starmer 

A principios de diciembre, una encuesta de YouGov revelaba que 66% de los británicos desaprueba al primer ministro, relegando a su partido al segundo lugar en intención de votos con el 33%, detrás de los laboristas, que alcanzaban el 37%. El Partido Laborista está en la oposición desde 2010 y su actual líder, Keir Starmer, tiene problemas con el ala más a la izquierda que representa el antiguo líder, Jeremy Corbyn, separado del grupo parlamentario, pero aún tolerado dentro de la formación.

Ningún laborista pudo derrotar a los conservadores en la última década. Eso podría cambiar si la crisis interna crece en el Partido Conservador y hace caer a Johnson

Ningún laborista pudo derrotar a los conservadores en la última década. Eso podría cambiar si la crisis interna crece en el Partido Conservador y hace caer a Johnson. El laborismo elige mirar de costado. Un sondeo más reciente de Ipsos Moris le da a Starmer un 44% de apoyo electoral. El primer ministro, en cambio, el 31%. El problema para Johnson no es la oposición, sino los propios conservadores.

Johnson consigue aprobar la Ley del Brexit: Reino Unido abandonará la UE el 31 de enero

"Ya empezaron a correr rumores de que en un año ya no será primer ministro. Suena muy fuerte como sucesora la actual ministra de Exteriores, Liz Truss, una de las grandes favoritas de las bases. El año pasado el gobierno estaba en problemas con el ala más libertaria de su partido por las restricciones. Se hablaba de una rebelión, pero lo pudo sortear con un programa de vacunación exitoso. Ahora hay algunas restricciones más que llevaron a sus diputados a revelarse, porque la autoridad de Johnson está un poco más minada", señala González Ocantos.

Con todo, la derrota en North Shropshire tiene una dimensión simbólica considerable para Johnson, ya que el distrito apoyó el Brexit y, por ende, al primer ministro. "Si allí perdió el Partido Conservador, la pregunta es si el Brexit está retrocediendo entre las prioridades de los votantes, y por ende haciendo que sea más difícil para Johnson mantener una gran coalición conservadora que lo llevó a esta mayoría. Es una señal de alarma", apunta.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.