Elecciones 2023
Un dólar, un voto
Por Ignacio Fidanza
La Argentina se asoma a un debate de modelo como no enfrentaba hace décadas. El volantazo de Milei que propone volver a la Generación del 80, frente a las opciones de desarrollo peronista y radical de Massa y Bullrich.

La sexualización de la campaña, con cosplayer juguetonas, fotos de sábanas mojadas, yates encendidos y elogios de culos increíbles, son la mostaza del pancho que se discute en el poder. Milei es muy entretenido hasta que se atan cabos. Lo que propone no son locuras. Es un programa económico y político que une liberalismo extremo, venta de recursos estratégicos del país, extranjerización de la moneda y reivindicación del rol de los militares durante la Dictadura. No hay que ser historiador para entender en que genealogía de poder se inscribe ese proyecto.

En la campaña del 2015, el dueño del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, le dio a Sergio Massa una lección de realpolitik. "En la Argentina hay sólo dos partidos, el partido peronista y el partido militar. Vos no estás en ninguno de esos dos, así que no vas a ganar", le explicó.

Solo un triunfo de Bullrich evita la ruptura de Juntos

Massa entendió todo y cuatro años después, apenas vio la oportunidad, volvió al peronismo. "Afuera del peronismo nunca más", le dijo Malena Galmarini. La síntesis intelectual de Magnetto es interesante porque bucea en patrones culturales, que pueden tomar distintas formas políticas. Hoy la representación de ese partido no-peronista está en tensión, entre Patricia Bullrich y Javier Milei, que por primera vez desde la recuperación democrática se atreve a expresarlo de manera cruda. Un heavy metal de la derecha.

Pero si se mira de cerca, hay más puntos de coincidencia -o menos distancia- entre Massa y Melconian, que entre el economista de Bullrich y Milei. Axel Kicillof dice que Bullrich y Milei proponen lo mismo. Parece más un argumento de campaña que la opinión real de un economista formado, como es el gobernador de Buenos Aires.

Hoy la representación del partido no-peronista está en tensión, entre Patricia Bullrich y Javier Milei, que por primera vez desde la recuperación democrática se atreve a expresarlo de manera cruda. Un heavy metal de la derecha.

Milei juega con la promesa de regresar a un pasado de esplendor argentino, de principios del siglo pasado. Un regreso a la Generación del 80, ahora en versión punk. Y para recobrar ese supuesto estatus de potencia, propone un modelo que tiene como plato fuerte la desaparición de la moneda nacional y su reemplazo por el dólar. Y de esto estuvimos hablando toda la campaña. Lo que se discutió es el modelo monetario que adoptará la Argentina y cual podría ser el valor del dólar.

No es un tema menor y la decisión que se tome tendrá enorme impacto en la estructura económica del país, en los salarios, en la pobreza, en las ramas productivas que ganarán y en las que enfrentarán el riesgo de desaparecer.

Massa, acaso en una relectura sui generis de Marcelo Diamand, parece proponer un sistema de cambios múltiples con retenciones, que compense los desequilibrios productivos del país y favorezca las exportaciones. Con todos adentro y subsidiados hasta que esto arranque. En el medio, el efecto no deseado de la espiralización inflacionaria.

Un dólar, un voto

Melconian habla de dos tipos de cambio y promete bajar las retenciones, pero en años. Y le pide a Massa que le lleve ya el dólar oficial a 500 o 600, así le ahorra el disgusto de devaluar.

Después discuten sobre el gasto, la deuda, el tamaño y la forma del ajuste y tantos otros asuntos importantísimos, que no impiden percibir que Massa podría ser perfectamente funcionario de Melconian y al revés. 

Coincidencias implícitas que eran más evidentes con Larreta, pero que explican la certeza que hay en Juntos sobre la inevitable ruptura si Patricia no ingresa al ballotage. "Milei reivindica la Dictadura, dice que Alfonsín es lo peor de lo peor y quiere terminar con la educación pública, imposible para el radicalismo apoyarlo. Si Bullrich no entra a la segunda vuelta algunos se expresarán públicamente por Massa y otros lo harán por abajo, pero nadie va a estar con Milei", anticipó un de los candidatos radicales más importantes de Bullrich.

La ex ministra se formó en el peronismo, pero su ingreso a la política grande lo hizo con De la Rúa y el grupo Sushi que lideraba su hijo Antonio. Por algún motivo esa matriz terminó definiendo su identidad política, más que su pasado peronista. Bullrich expresa un modelo que en el límite hoy se puede definir como inscripto en el universo radical.

Milei reivindica la Dictadura, dice que Alfonsín es lo peor de lo peor y quiere terminar con la educación pública, imposible para el radicalismo apoyarlo. 

Por eso las tensiones con Macri. El ex presidente encontró en Milei la expresión sin complejos de sus convicciones más arraigadas. "Mauricio siempre fue más Blanco Villegas que Macri", sintetizaba un viejo amigo de su padre Franco, que tenía una mirada muy distinta de la Argentina y nunca abandonó la ambición industrial.

En esta discusión que el poder real tantea, las formas distraen del fondo. Pero junto con la irrupción de Milei, que puso en crisis el sistema bipartidario de dos grandes coaliciones, se insinúa un deslizamiento similar en la superestructura económica. 

El programa de liberalismo extremo de Milei amenaza posiciones consolidadas de jugadores muy acostumbrados a mandar en la Argentina. Y lo hace de una manera más peligrosa que aquella que insinuó Cristina Kirchner en su segundo mandato. Por eso la virulencia. No son las formas, es el fondo.

Frente a eso, Massa se presenta como el gestor eficaz de una Argentina posible. Un Massa presidente que va a solucionar los desajustes que hizo el Massa ministro. Porque ahora ya no tendrá los condicionamientos de Alberto y Cristina, porque ahora le toca a él. Con el liderazgo del peronismo, incluidos los kirchneristas. Una promesa de estabilización desde la conducción de la política.

Un dólar, un voto

Massa en algún sentido con una trayectoria inversa a la de Bullrich, se reencuentra con el peronismo y desde el ejercicio de la política económica, en la discusión con el FMI, con los factores de poder real, se afianza en esa identidad, cuando los resultados de la gestión dejan de favorecerlo. 

"Es por acá, es difícil, pero es por acá", parece decir en un contrapunto con Milei, que pese a las complicidades tácticas, está parado exactamente en la otra punta. Este es un camino terminado, imposible de administrar en su fracaso absoluto. Hay que demoler todo y empezar de nuevo, viajar cien años atrás y retomar el país en el preciso momento que se desvió.

Por eso, la elección de este domingo tiene una densidad política que traspasa como un rayo láser a los candidatos. La incertidumbre que inquieta no es sólo la del supuesto triple empate, esa idea de todo puede pasar, es acaso la percepción de la inminencia de un tiempo distinto.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 18
    pepoincas
    25/10/23
    09:33
    PEDOR fidanza es lo que cobras en tu portal a los que ponen sobre.... es lamentable la peligrosidad con la que juegan con sus operaciones y no se dan cuenta o si del bienestar común y de pensar con dignidad y ética (palabra en extinción) en favor de la sociedad con candidatos idóneos.
    Responder
  • 17
    tempus
    22/10/23
    19:36
    Un voto es un dólar, y muchos votos es MASSA PRESIDENTE.
    Responder
  • 16
    blacrock
    22/10/23
    12:32
    No me gusta el titulo
    Responder
    • 17
      flassi
      22/10/23
      16:04
      es cierto, a mi me da algo de 35 millones de dolares. poca guita
      Responder
  • 15
    observador
    22/10/23
    10:27
    Lo quiero leer mañana Pluma. No falte.
    Responder
  • 14
    efm
    22/10/23
    10:13
    Flassi, por qué no usas tu nombre real? No quieres que sepamos que vivis del estado?
    Responder
    • 15
      flassi
      22/10/23
      16:14
      F Primera letra de mi nombre y Lassi son las cuatro primeras de mi apellido. Me lo sugirió hotmail hace mas de 12 años Asi que si, es parte de mi nombre real. Pero yo se porqué vos ocultás el tuyo. La verguenza de votar a milei me parece una razón valedera. Te banco
      Responder
  • 13
    efm
    22/10/23
    10:09
    EN TODOS LOS PORTALES ROMPIERON LA VEDA. ESTÁN DESESPERADOS PEGÁNDOLE A MILEI. SE NOTA QUE ESTÁN ATERRORIZADOS. HOY DOMINGO DEL HAREM9S TRONAR EL ESCARMIENTO A TODA LA CLASE POLÍTICA QUE NOS VIENE ROBANDO EL FUTURO HACE 40 AÑOS. ES LA PRIMERA VEZ EN DÉCADAS QUE VOY A VOTAR PORQUE QUIERO Y NO POR OBLIGACIÓN. LA PRIMERA VEZ DESDE EL 83 QUE VOY A VOTAR AL QUE ME GUSTA Y NO AL MAL MENOR. 22/10/23 JUDGMENT DAY. Dia del juicio a la política
    Responder
    • 14
      flassi
      23/10/23
      13:11
      como sería el trueno del escarmiento? tipo ffffssssssss?
      Responder
  • 12
    malebranche
    21/10/23
    22:22
    No hay más que leer los comentarios acá, o entrar a Twitter para entender porqué todo el espectro político se corrió hacia la derecha en la Argentina. La gente ya se hinchó soberanamente las pelotas del garantismo, del lenguaje inclusivo, de subnormales imbéciles como Mongolini viviendo de la pauta estatal, del guacamayo malcogido de la vocera presidencial ganando 900 mil mangos, de Di Tullio zarpada en merca en el Congreso, de Katopodis encargando catering de mariscos y después yendo a hacerse el popular hablando de "raviolada" y "el pibe que vuelve del fúbol", de los cortes de Edesur y Edenor, de la Legislatura bonaerense sesionando una vez por año, de que los bancos se la lleven toda y no den un puto crédito ni préstamo de nada, del Instituto Patria, del colectivo de actrices faloperas y sus banderas pedorras, del Inadi, de los pases a planta de cientos de miles de ñoquis inútiles, del Ministerio de la Mujer (literalmente el 90% de los encuestados dice que hay que cerrarlo), de Vicky Donda deambulando por reparticiones inventadas que no sirven para una mierda, de las clases magistrales de Cristina, de los torneos de bridge del pelotudo gangoso forro de Macri, de los cincuentones de La Cámpora haciéndose los pendejos, del vikingo borracho de Sergio Maldonado recibiendo una pensión del Estado porque el pelotudo del hermano no sabía nadar, de Ofelia elogiando a Cuba desde su iPhone 15 Pro Max, del Parlasur, de la bataraza inmunda de Batakis contratando una numeróloga en el Nación, de todos los Montoneros de mierda ponebombas como Montoto (papá de Raverta), Galmarini (papá de Malenita) o el inefable clan de asesinos Vaca Narvaja en posiciones de poder.

    El argentino promedio no llega a fin de mes ni siquiera con un salario en blanco, no puede pagar el alquiler, no tiene para la nafta, vive de préstamos. Y ni hablemos de los 4 o 5 millones que directamente revuelven la basura para comer. Y tiene que ver dia a dia todos esos despropósitos que enumeré arriba, cómo no va a estar hasta los huevos cualquier persona? Dale, ahora p?danle que vote al ministro de economia del 12% de inflación por mes porque la democracia y coso, suerte con eso! Hagan gestión, resuelvanle UN problema a la gente, UNO por lo menos, entre un pase de merca y otro, manga de faloperos imbéciles hijos de puta.
    Responder
  • 11
    flassi
    21/10/23
    12:16
    Massa es scaloni, Alberto, San Paoli
    Responder
    • 12
      observador
      22/10/23
      10:26
      Intuyo hoy se la comen doblada y no precisamente Flassida.
      Responder
      • 13
        flassi
        22/10/23
        16:05
        que raro en usted, siempre tan medido
        Responde a @observador
        Responder
    • 13
      malebranche
      21/10/23
      21:36
      Massa es Caruso Lombardi
      Responder
      • 14
        flassi
        23/10/23
        07:59
        y si... kind of
        Responde a @malebranche
        Responder
    • 14
      elpa yador
      21/10/23
      17:29
      MASSA ES EL PADRE DE LA INFLACION
      ESO NO LO OLVIDE
      ES UN CINICO CHARLATAN
      QUE COMO POLITICO NO MIDE

      MASSA ASUME COIN INFLACION AL 3% MENSUAL, HOY 13% MENSUAL

      CHAU PEDDO VIEJO, A PARTIR DEL 10/12 TENDRAS QUE LABURAR
      Responder
      • 15
        tempus
        21/10/23
        18:54
        Payaso ignorante, parece que olvidás que tu ídolo Mauri duplicó la inflación en sus cuatro años delux... Un poquito de memoria a tanta rima le vendría bien...y menos hipocresía también.
        Responde a @elpa yador
        Responder
  • 10
    mendieta
    21/10/23
    10:49
    A valor actual del dólar Rodrigazo (arriba de $3000), el dólar Massazo es un regalo.
    Responder
  • 9
    totito
    21/10/23
    10:31
    Entiendo a Milei cuando habla peste de la Justicia Social, en este país la Justicia Social hace que las manos de los políticos que gobiernan el país se vuelva porosa !!!! El clientelismo político con los pobres empieza con Alfonsín a partir de la Caja Pan !!!! No sé si por burro o por convencimiento ideológico -socialdemocracia- a Alfonsín nunca le interesó industrializar el país !!!!! Coincido con Milei, en materia económica, Alfonsín, es lo peor que le pasó al país !!!
    Responder
    • 10
      malebranche
      21/10/23
      21:36
      Alfonsín hizo lo que pudo con un país en la lona. Los que desindustrializaron fueron los milicos. Y haciendo un ejercicio que para los argentinos es casi imposible, que es mirar la geopolítica y el largo plazo, lo cierto es que la globalización a Argentina la cagó fiero. Es un país remoto, con una economía cerrada y poco competitiva. Ojo, Brasil también primarizó violentamente su economía, eso no es culpa de ningún partido político, la entrada de China al comercio mundial en 2001 fue un cataclismo que todavía se está sintiendo.
      Responder
    • 11
      flassi
      21/10/23
      16:51
      La peste es la justicia social o las manos porosas? No queda claro tu postura. La justicia social es una entelequia, es como decir que la justicia es una peste y no los jueces.
      Por otro lado, si alfonsin es lo peor que le paso al oais, que queda para macri que nos llevo al FMI, otra vez, cuando no le debiamos. Sin decir que no se vio un solo dolar de esa guita. 50 mil palos verdes choreados. Y ahora Macri apoya a Milei. No te hace ruido?
      Responder
      • 12
        freddy85
        21/10/23
        18:13
        Le estás pidiendo a un piojo que piense, algo claramente imposible. Quieren privatizar el mar, EL MAAAAAR. Que nota pedorra, cada ve peor este tipo. Quizás gane por el error que la gente cometió con Macri en 2015. Van a hacernos mierda, eso es lolamentable. Después tenemos que arrancar nuevamente,
        Responde a @flassi
        Responder
Más de Ignacio Fidanza
Apareció el doctor Jekyll

Apareció el doctor Jekyll

Por Ignacio Fidanza
En un giro total de realpolitik Milei convocó a los gobernadores a un acuerdo. No es la primera vez que se modera justo antes de chocar.
Política gonzo

Política gonzo

Por Ignacio Fidanza
Milei va por la destrucción total de Juntos para quedarse con los restos. El stealth que amenaza su take over del macrismo.
Extinción

Extinción

Por Ignacio Fidanza
La irrupción de Milei complicó al peronismo, pero aún más a quienes lo apoyaron. El PRO teme repetir la suerte de la Ucedé. El radicalismo no encuentra su lugar bajo el sol.
La libertad no avanza

La libertad no avanza

Por Ignacio Fidanza
La caída de la ley ómnibus es un punto de quiebre en el sistema de conducción política de Milei.
La lección de anatomía

La lección de anatomía

Por Ignacio Fidanza
Milei, el admirador de Menem, hizo menemismo al revés. Entregó lo importante para proteger lo accesorio.
El piso de cristal

El piso de cristal

Por Ignacio Fidanza
Milei ataca a sus aliados y sin embargo lo apoyan: es la opinión pública lo que miran. El riesgo de un Zabriskie Point libertario.