Elecciones 2023
Macri y Massa, caminos cruzados
Por Ignacio Fidanza
La candidatura presidencial de Macri, asegurado el control del PRO, crece en viabilidad con el caos económico.

Macri le dice a quien quiera escucharlo que no está interesado en ser candidato a Presidente, pero advierte que Larreta está loco si cree que es posible bajar a Patricia Bullrich para consagrarlo sin primarias. 

Eso es lo que dice. Lo que hace es otra cosa. Desde que Larreta lo llevó como chico para el colegio en el cierre de las listas del 2021 y después lo humilló públicamente al bajarlo del escenario de los festejos, Macri se dedicó con disciplina a vaciarlo de poder, hasta lograr con cierto éxito que pierda su condición de candidato "natural" de la oposición.

Breaking Point para Larreta 

Se trató de un largo ejercicio de demolición que tuvo dos efectos: devolvió a Macri la centralidad en la coalición opositora y potenció la candidatura de Patricia Bullrich. ¿La ex ministra es entonces la candidata de Macri? No está tan claro. El ex presidente sabe que ella repite en distintas reuniones: "Macri no me va a poner ningún ministro". Como también se pregunta, igual que buena parte del círculo rojo, que tiene pensado Patricia para un gobierno a su cargo, más allá de designar a Milman en la Jefatura de Gabinete.

Por eso, ahora está esperando que Larreta se acerque con la cabeza baja para hablar en serio. El jefe de Gobierno tiene un estilo de conversación apurada, de gerente general presionado por una agenda imposible, que ya se convirtió en un problema político. La política también es seducción. Escuchar al otro o por lo menos, hacerle sentir que se lo escucha como si fuera Malraux.

A Macri le gustaría mezclar la previsibilidad en la gestión de Larreta con el liderazgo político de Bullrich. Pero ese Frankestein no existe, al menos en el PRO, al menos por ahora. ¿O acaso Macri deja correr ese interrogante para que la respuesta sea: tenés que ser vos?

"Vos acumulás para definir y condicionar o para ser. Sos un ex presidente y yo no te puedo marcar los tiempos, de acá a marzo voy a concentrarme en seguir recorriendo la provincia y ese mes te vengo a ver y vemos lo que mido y hablamos", le dijo Diego Santilli, muy consciente que Macri se corrió del lugar de árbitro para militar por la candidatura de Ritondo. "Estás vivo", le contestó divertido el ex presidente.

Pero no todos en el PRO tienen esa paciencia. Esta semana lo fueron a ver Joaquín de la Torre y Miguel Pichetto para exigirle que antes de fin de año defina si va a ser candidato, porque "tu indefinición nos complica el armado". Macri se mató de risa, pero les prometió alguna cosa para fines de enero, febrero, que es como decir marzo o abril.

A Macri le gustaría mezclar la previsibilidad en la gestión de Larreta con el liderazgo político de Bullrich. Pero ese Frankestein no existe, al menos en el PRO, al menos por ahora. ¿O acaso Macri deja correr ese interrogante para que la respuesta sea: tenés que ser vos?

Nación y provincia está abierto, pero en la cabeza de Macri no hay ninguna posibilidad que el PRO resigne la Ciudad de Buenos Aires. Hoy su candidato es Jorge Macri, puede terminar siendo Vidal u otro, pero siempre del PRO. Esa es la única línea roja que traza con absoluta claridad: La Ciudad no se entrega.

Esto es más o menos el PRO. Los radicales y Carrió están afuera de estas discusiones. Nada, como si no existieran. Por momentos, pareciera que en el macrismo imaginan que aceptarán con docilidad esperar la definición de la interna grande del PRO -Nación, Provincia, Ciudad-, para una vez definidos esos candidatos, discutir los vices. No es lo que opinan Martín Lousteau y Gerardo Morales, por ejemplo.

Ahora, en la vida real las negras también juegan. Así que miremos el campamento de los vikingos. Hoy hablar de las chances del peronismo es hablar de Sergio Massa, para bien o para mal. Según como le vaya en el manejo de la economía, que es como decir que tanto logre controlar o no la inflación, suben o bajan las posibilidades de un candidato peronista, en un movimiento que tiene impacto en la interna del PRO.

En el peronismo las cosas están bastante claras. Si Cristina decide ser candidata, difícil que alguien desafíe con éxito esa posibilidad. Una hegemonía que la vicepresidenta se encargó de certificar con su acto en La Plata, exhibición de poder político-territorial que ningún dirigente peronista está en condiciones de desafiar. Y si Cristina decidiera bajarse, en su entorno sostienen que el elegido es Massa, si llega vivo. Es decir, si la inflación no se termina de descontrolar.

Y ahí volvemos al PRO, donde creen que las chances de un Macri candidato se agigantan con un caos económico estilo 2001 o híper alfonsinista. Porque permitiría, por comparación, rescatar su gestión del estigma del fracaso. Por eso, una vez más, los caminos del ex presidente y Massa vuelven a cruzarse.

Massa le permitió ganar en el 2015 cuando dividió el peronismo y en sentido inverso selló su derrota en el 2019, cuando se sumó a la reunificación. "Si querés reelegir tenés que asegurar a Massa como sea", le dijo antes de las elecciones uno de los dirigentes más importantes del PRO. Macri contestó con insultos.

La llegada de Massa a Economía le puso un freno a la crisis descontrolada del final de Guzmán y Batakis. Una frágil y amenazada "estabilidad", como se vio esta semana, que si perdura complica la candidatura de Macri. Al menos esa es la lectura del larretismo. "Si llegamos a la elección con una inflación del 8 por ciento, con Massa destartalado pero en precario control, somos nosotros", se entusiasman cerca del jefe de Gobierno.

De la misma manera que reconocen que si Massa logra su autoproclamado objetivo de ubicar la inflación por debajo del 4 por ciento, el peronismo recupera una competitividad amenazante. El objetivo parece inalcanzable, pero el peronismo ha demostrado que uno de sus deportes preferidos es desmentir a los que vaticina su muerte o declive irreversible. Por eso, ¿Para qué apurar un vaticinio, si la gracia está en la incertidumbre?

Pero acaso lo más interesante, es ver como los cálculos políticos se someten al índice de precios, un síntoma clarísimo de la enfermedad de base de la Argentina. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    marcopot
    Hace 11 días
    19:48
    En serio alguien cree que la Bulrich es presidenciable con chances? No araña ni 15 puntos, no jodan
    Responder
  • 1
    blacrock
    Hace 14 días
    14:23
    Que mala lectura Fidanza:

    Quien endeudó al país en u$s 45.000.000.000.000

    Ni un puente dejo.-
    Ni un tractor construyó.-
    Fue corrida en dólares, fuga y los servicios fundieron hasta las pizerias.

    Entonces cuando decís CAOS.
    No sé entiende, desde acá. Por ahí los mejores argumentos no los vemos porque está edit. no tiene fotitos.-
    Disfrútalos Fidanza.
    Responder
    • 2
      blacrock
      Hace 13 días
      11:56
      Fe de errata: tractor x Reactor.-
      Responder
    • 3
      observador
      Hace 14 días
      17:42
      Y por las dudas..el número que escribio esta mal. 45 mil millones lleva tres ceros menos. Matematica de primaria.
      Responder
      • 4
        blacrock
        Hace 13 días
        12:23
        Gran CONTRATISTA DEL ESTADO.
        Quizás me quedé corta en los.ceros.
        Responde a @observador
        Responder
      • 5
        blacrock
        Hace 13 días
        11:48
        Todo lo que se afanó la familia MACRI.
        Responde a @observador
        Responder
    • 4
      observador
      Hace 14 días
      17:39
      Es curioso como para ud. la dedua en pesos no cuenta. Este gobierno tiene una deuda en pesos pasado a dolares mucho mayor que la de dolares de Macri. Y lo pero es que la tasa de interés en dolares por esos pesos es tremendamente mas alta que la del FMI. Seguir repitiendo la misma boludez no la deja bien parada.
      Responder
      • 5
        blacrock
        Hace 13 días
        12:25
        No no cuenta.
        Se licuan y no perdemos soberanía.
        Pero cuando se TIENE CABEZA COLONIAL.
        ES difícil verlo.-
        Responde a @observador
        Responder
      • 6
        blacrock
        Hace 13 días
        11:55
        Nos dejó un país endeudado HASTA LOS EJES.
        Y una crisis que comenzó en 2018 y que continúa.
        2020 la pandemia nos hizo pelota...
        ( Le reconozco al Presidente como la gestiono. En eso no se equivocó. Si hubiera permitido free live que quería Mauricio Macri y hubieran colapsado los hospitales. Demasiado hizo. )
        Luego entro en un bornaut.
        Hoy está enfermo.

        No sé que le parece a UD. Pero Argentina es un país, que no ha podido encontrar el rumbo ni la gestión. Quizás puede ser, digo puede... Porque la Argentina tiene políticos Argentinos.
        Informales.
        Mafiosos
        Vagos.
        Adictos

        En fin, flojos de estructura.
        Y los flojos de estructura no pueden sostener ni armar nada.-

        Saludos
        Responde a @observador
        Responder