Cristina
Le dieron la épica que necesitaba
Por Ignacio Fidanza
Cristina Kirchner mordía en silencio la frustración por el ajuste en marcha. El alegato de Luciani y las vallas de Larreta le dieron el combustible que había perdido.

El peronismo es un movimiento pasional. Basta repasar su historia, que tiene hasta santas apócrifas como Evita. No es un partido de programas racionales, aunque puede incluirlos. Su motor es la construcción de una saga de luchas épicas, siempre desde el lugar de los débiles que se alzan frente al poder. Pero sobre todo, el peronismo es una máquina de apropiarse y producir símbolos. Así, los caudillos federales ahora son peronistas y desde el paso de Cristina por el poder, también Belgrano es peronista. Perón y Evita, Néstor y Cristina y ahora Cristina-Evita.

No hay muchos movimientos políticos en el mundo de hoy con una capacidad tan desbordada para producir imágenes, relatos de luchas desiguales, angustiadas, siempre a punto de desaparecer y siempre renaciendo. De las patas en las fuentes de la Plaza de Mayo a las selfies para Instagram junto a las vallas derrotadas de Larreta. Y así se puede seguir al infinito. Tarea para semióticos del poder.

Pero vayamos a la política. La tenían agonizando en silencio, rumiando la frustración por el tremendo fracaso del experimento Alberto Fernández, que necesitó la intervención de Massa, el ajuste en marcha, el aterrizaje a un mínimo de profesionalismo, no ya de ortodoxia, sino al menos de registro de los límites de la realidad. En eso estaba, en un ocaso controlado, pero ocaso al fin.

Cuando vino Luciani con su "alegato" de nueve días y seis horas diarias. Acaso no fue tanto el pedido de pena, paso procesal ineludible, sino la percepción que se estaba montando una máquina de anulación política. Se puede argumentar que no fue así, pero difícil negar que faltó mesura y una mínima conciencia del terreno muy delicado que se estaba pisando.

La tenían agonizando en silencio, rumiando la frustración por el tremendo fracaso del experimento Alberto Fernández, cuando vino Luciani con su alegato de nueve días y Larreta con sus vallas.

Como sea, el efecto político logrado fue darle a Cristina la épica que no encontraba. Obligó, además, de Alberto para abajo, a la mayoría de la dirigencia peronista a respaldarla, unirse ahora en la pelea de evitar su detención. Es más, casi podríamos decir que la detención es necesaria -al menos un tiempo- para darle un broche de oro a su biografía peronista. 

Todo drama histórico que se precie pivotea sobre esos ejes, tensión con el poder, riesgo de vida, prisión, final redentor. Pero el peronismo lo mezcló con movilización popular, discursos quebrados y pueblo sufrido que recupera dignidad, para amplificarlo con la fuerza de un riff de Red Hot Chilli Peppers.

Ahora la señora tiene tema, para hacer campaña y movilizar a ese mundo cristinista que andaba frustrado. Para senadora le sobra, para presidenta habrá que ver. Pero es innegable que la carta presidencial estaba descartada hasta el preciso momento que Luciani coronó sus alegatos y activó la máquina de sentido peronista.

Larreta contribuyó a la búsqueda de esa épica con la torpeza de las vallas. Se podría haber subido a la irrupción, la podría haber convertido en un Lollapalooza peronista, con food trucks, baños químicos y un escenario para bandas trap, un epicentro de extravagancia populista a incorporar en el circuito del Bus Turístico. No se enojen, es un chiste. Pero lo cierto es que de las mil opciones que tenía, se fue derecho a las vallas. Y después dejó que se las levanten. Resultado: todos en contra. Ahora a hamacarse.

Al interior de esa celada al revés que se montó el larretismo recrudecieron las internas. Felipe Miguel fue sindicado como el gran responsable del plan sin estrategia de salida que fueron las vallas. Jorge Macri aprovechó para cobrarse la decisión del jefe de Gabinete porteño de excluirlo de una discusión delicadísima, que la Ciudad abordó como un problema de "vecinos" de la Recoleta, sin entender que se estaba metiendo en un terreno cargado de símbolos políticos de nivel presidencial. 

No están bien las cosas entre Felipe Miguel y el primo del ex presidente, que irrumpió en la lógica de laboratorio de ONG del larretismo, con el pragmatismo de un barón del Conurbano. Miguel reaccionó apurado por la presión de Larreta, a la vez presionado por el círculo rojo. Hay un problema persistente entre quien se supone es el candidato a presidente más fuerte de la oposición y ese poder real que todavía mira a Macri.

Hay un problema persistente entre quien se supone es el candidato a presidente más fuerte de la oposición y ese poder real que todavía mira a Macri.

Hay que reconocerle a Macri cierto olfato natural. Por algo es el único dirigente de primera línea de la oposición que evitó alimentar la hoguera de Cristina y miró con la misma distancia el fallido juicio político a Alberto. Casi no habló de esos temas, prefirió centrarse en el desorden económico. El otro que salió entero fue Manes, limitándose a describir lo obvio, sacó chapa de serio: "El juicio político es fulbito para la tribuna".

¿Esto significa que el peronismo recuperó horizonte electoral? Por ahora no parece. Porque aún recargada, esta Cristina sigue sin lograr acercar a esa clase media que se le perdió en su tránsito -imaginario o real, es lo mismo- a la izquierda. Es más, es posible que estemos ante un fenómeno paradojal, que al mismo tiempo que activa y revitaliza su base, consolide la distancia con los sectores medios. O no.

Y mientras tanto, por debajo avanza el ajuste, pronto llegarán las facturas de agua, luz y gas con los aumentos y la brecha del dólar sigue ahí. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 6
    desmitify
    Hace 29 días
    02:25
    sos un pescado macrista, fidanza. peeero, me permitís opinar. eso para mí ya está bien. lo que pasó el sábado fue lo más parecido al 17 de octubre del ´45 que ha sucedido desde entonces. ni parecido, coincido de antemano contigo, pero lo más parecido. pero pasa como episodio de lawfare justo después de la aplicación del lawfare en el resto de latinoamérica, lo voltearon a lugo en paraguay, a zelaya en honduras, a lula en brasil, a correa en ecuador, le hicieon un golpe de estado a evo. subestimaron a argentina. la dejaron para el último, obvio, pero se creyeron que bastaba sacar a un fiscal por la tele acusando sin prueba y un montón de tipos como vos escribiendo que las pruebas existían (como los cuadernos, te acordás?). fue un error de la derecha, un error de larreta, dieron vuelta la historia sin saberlo porque son unos imbéciles a los que otros (el embajador) les tiene que decir qué tienen que hacer, y lo hacen mal. y en éso sí se parece al ´45.
    Responder
  • 5
    braveheart
    29/08/22
    20:06
    Los ingleses, que de esto saben un rato largo, tienen una frase "Don't rub it in "
    Responder
  • 4
    braveheart
    29/08/22
    19:46
    La sra. Cristina no tiene ninguna chance de ser presidenta en 2023 (ni siquiera candidata).

    La torpeza de haber alentado a los mauricistas a festejar e insultarla 'nuevamente' en la puerta de su domicilio, esta vez por el pedido de 12 años de carcel por "corrupción con la obra publica" (que no advirtieron que esta vez les iba a salir el tiro por la culata), va a sacar de la cancha a quien de "manejos de la obra publica sabe mas que ninguno".

    Se decia que la sra. ya se estaba mudando a San Telmo, cansada de los insultos diarios que le prodigaban los defensores del sr. Mauricio, pero, SEMEJANTE TORPEZA hizo que reviera su decisión, al advertir (sin planear ella nada) que esta vez la maniobra FUE INOPORTUNA (para el sr. Mauricio), y que solo tuvo el efecto de cambiar su situación (AHORA EN ESA ESQUINA, SE INSULTABA AL SR. MAURICIO Y ELLA SE REGOCIJABA CON LA ESPERADA VENGANZA, conociendo su comportamiento, ahora no se va a mudar ni loca).

    Despues de esa torpeza, se quiso solucionar con las vallas. No funcionó, pero el problema no fueron las vallas sino el haber pretendido meter el dedo bien adentro en la llaga, Regocijarse antes de tiempo, como ella misma hizo con Moyano cuando casi estaba preso.
    Responder
  • 3
    hugo del talar
    29/08/22
    10:03
    El problema es el exceso de protagonismo. CFK lo ha tenido siempre, y aunque luzca vulgar y desabrida en 2022 sigue teniendo rating. Luciani hizo un trabajo duro; pero se dejó cegar por las luces. Se confundió: Strassera dijo "Nunca más" con los milicos muy poderosos (no como Néstor, cuando la mayoría tenían pañales de incontinencia); pero no estaban gobernando. Este muchacho fue más allá: no debió haber hecho anuncios para la tribuna, como "corrupción o justicia"; o victimizarse por demás por el enésimo acto de torpeza proverbial de Alberto. Todos quieren salir en la foto: la Bullrich, Miguel, el primo de Mauricio. Hay que estar preparado: no podés concebir un policía que insulte a Máximo. Punto. En el PRO no salen del guardapolvo a cuadritos en la Política. Alta responsabilidad por parte de un Larreta, que no puede controlar si un particular deja un auto en doble fila; ¿va a poder hacerlo con una muchedumbre que lo detesta per se?. El problema es que podrían gobernar 2023, y luego del desgobierno 2015-2019 no aprendieron nada. Y miren que este lobotómico kirchnerismo que los sucedió es verdaderamente impresentable; pero lo que natura no da........Saludos,
    Responder
  • 2
    tornillo
    28/08/22
    00:29
    Cuando Macri dice que de volver haría lo mismo pero más rápido, se refiere al encarcelamiento de la dirigencia K y aledaneos. Tiene en mente lo hecho con Milagros Sala, a la que llegaron a tener presa 24hs con la causa caída hasta que inventaron otra.
    En esa línea fueron las vallas: anticipar la futura persecución que fantasean bajo la narrativa de presentar a los K cómo subhumanos que merecen lo peor
    Responder
  • 1
    kristianconk
    27/08/22
    20:59
    "Cristina sigue sin lograr acercar a esa clase media que se le perdió en su tránsito -imaginario o real, es lo mismo- a la izquierda"

    jamas Cristina tuvo el voto d lo q los medios consideran: "clase media"' (rentistas-profesionales liberales)

    el voto d Cristna siempre fue:

    LABURANTES (en actividad o jubilados)

    DESEMPLEADOS (con planes o sin ellos)


    Y OBVIAMENTE PERDIO CAUDAL ELECTORAL, PERO NO X UN GIRO A LA IZKIERDA...


    EL GIRO LO DIO HACIA LA DERECHA, 2014;

    -MAXI DEVA KICILLOF 2014

    -AUMENTO TASA INTERES

    -AUMENTO TARIFAS: ''SINTONIA FINA"

    -PAGO REPSOL

    -PAGO JUICIOS CIADI

    -PAGO CLUB PARIS

    -LEY ART

    -GALLUCCIO YPF-CHEVRON

    -CANDIDATURA SCIOLI

    -OKUPA 2019

    -AJUSTE GUZMAN-BATAKIS-MASSA

    tiene una oportunidad unica gracias a la imbecilidad d los gorilas:

    - SE LES VENIA UN ESTALLIDO SOCIAL AL MOMENTO D LLAGAR LAS FACTURAS SIN SUBSIDIOS Y LOS PRECIOS DEL SUPER POST TARIFAZO ENERGETICO A EMPRESAS

    en lugar d eso:

    CALLES LLENAS HACIENDOLE EL AGUANTE....

    peeero:

    LA VISCERA MAS SENSIBLE DEL HOMBRE ES EL BOLSILLO, Y LAS FACTURAS SIN SUBSIDIOS TODAVIA NO LLEGARON....

    tiene tiempo para:

    PARAR EL AJUSTE, Q INEXORABLEMENTE TERMINARA EN ESTALLIDO

    los gorilas le dieron la oportunidad d un segundo tiempo,

    y si no kiere terminar en cadaver politico:

    TORCER ESE VOLANTE Q GIRO A LA DERECHA EN 2014 Y PONERLO EN DIRECCION HACIA EL MODELO PERONISTA

    Responder
    • 2
      ziziperba
      28/08/22
      09:54
      Como si la elite no desbordara de narraciones, relatos, mitos. Abundan mistagogos y sofistas. El peronismo es un buen alumno de eaa elite rapinadora. Si gusta le puedo enteegar ejemplos.
      Responder
    • 3
      observador
      28/08/22
      08:05
      La probabilidad de estallido sera mayor. Aumentos sin corrupción explicita de CFK es una cosa. Otra muy diferente es la bomba que pueden producir ambas cosas.
      Responder