Peronismo
 La trampa de Alberto
Por Ignacio Fidanza
El Presidente resiste los cambios porque se los exige Cristina, al costo de anular su iniciativa política.

La interna del Gobierno está orillando el desborde, incluso para los parámetros del peronismo. Lo que pretende Cristina es simple: Que Alberto levante el teléfono y la llame. Con ese gesto puede empezar una distensión que todos los dirigentes sensatos del oficialismo consideran necesaria.

Cristina se indignó cuando se enteró prácticamente por los medios del nuevo IFE que lanzó el Gobierno. De eso habla el Cuervo cuando habla de renuncias. Quieren renuncias, pero más quieren ser parte de discusión interna y sobre todo, de las definiciones políticas de fondo del Gobierno. Hoy están afuera.

La Cámpora contra Cámpora

Wado de Pedro es el policía bueno al que le tocó el rol "institucional". Larroque expresa la línea dura de Cristina y Máximo va y viene, entre el análisis estructural y las chicanas al plato. Son roles, pero el problema es el mismo: Alberto cerró el diálogo y los mantiene en la oscuridad.

¿Le sirve esto al Presidente? Poco y nada. La destrucción de su imagen lo confirma. La abnegación no es una virtud que se valore en los Presidentes. En general se pide audacia y coraje, o sea, liderazgo. Está ahí para mandar y aguantar, no sólo para aguantar. Y se vienen tiempos difíciles: el índice de inflación de abril y el tortuoso proceso de aumento de tarifas.

Manzur está fuera de la ecuación. Más interesado en analizar si se presenta como candidato a vicegobernador de Jaldo, que en retomar su frustrado proyecto presidencial. No reúne a los gobernadores, pero seamos justos, nadie puede reunirlos. No son una liga orgánica y frente al desastre de esta pelea, han decidido que cuanto más lejos de los tiros mejor.

Wado de Pedro es el policía bueno al que le tocó el rol "institucional". Larroque es la línea dura de Cristina y Máximo va y viene, entre el análisis estructural y las chicanas al plato.

Entonces volvemos al Presidente. Lo primero que tiene que hacer es sencillo: retomar la iniciativa política, que es casi la única obligación real de un Presidente. Uno de los hombres más importantes del Gobierno reconoció: "La iniciativa se recupera cambiando el Gabinete, no hay mucho más".

Y ahí estamos en la trampa. Como el Cuervo le pide a los gritos que cambie ministros, entonces Alberto se empaca y no cambia nada. Entonces el Gobierno se paraliza, se debilita su liderazgo, pierde imagen y enterrado en el conflicto interno, no logra capitalizar la recuperación del crecimiento económico y el empleo.

La opción es evidente: Hacer un cambio de gabinete creativo, que responda a su mirada de como resolver lo que no se esta resolviendo (la inflación) y que incluso le podría ofrecer la oportunidad, según el blend de nombres que elija, de meterle contradicciones al kirchnerismo. Pero está trabado.

Hace poco menos de un mes lo pensó en serio. Tuvo al menos una larga charla con Sergio Massa. También habló con Lavagna, no para que asuma de ministro, pero habló. El cambio estaba en el aire. El kirchnerismo la semana pasada aguantó la respiración. Y no paso nada. Y este fin de semana, Máximo reabrió la temporada de caza.

"Este partido no se gana por puntos, ni pisando la pelota dos años", sintetiza un dirigente peronista que se lleva bien con el Presidente. Todos están esperando que reaccione.

Alberto no tiene una mesa chica de decisión política. Acaso lo más parecido a eso sea la charla que tuvo con Massa, pero no es un mecanismo establecido de discusión, acuerdo y ejecución. Como se ve.

Habla de política con Juan Manuel Olmos, con Julio Vitobello y con Santiago Cafiero. Pero no define.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 4
    dylan25
    05/05/22
    01:46
    Lo felicito es el análisis más estúpido que leí en años, haciendo de un problema político debido al fracaso económico, un problema personal entre dos políticos. Que estupidez! Esto no se soluciona con ningún gabinete y es FALSO que Alverso no define, está es su política económica, la que pensó junto con el fondo, este es Alverso puro. Se relamen diciéndole a esta verga peronista, cuando siendo presidente dijo que no lo era! Ahora sí le pueden cargar un fracaso gracias al entrismo, y a los que le sobran el sable como en esta nota.
    Responder
  • 3
    betomattas
    04/05/22
    14:54
    Fidanza se olvida de lo más importante para un gobierno peronista, los sindicatos. El poder del lider, hoy y siempre, esta en su relación con las masas y el movimiento organizado. Lo primero no lo tiene ni tendrá. Si no está intentando lo segundo sería suicida. Hay que mirar más los movimientos de los gordos y del sindicalismo de los desclasados para saber cuánto le queda a este experimento.
    Pero que el árbol incendiado no nos impida ver el bosque oscuro de opciones políticas que presenta el tren fantasma de Macri, Bulrich, Milei, y compañía.
    Responder
    • 4
      blacrock
      05/05/22
      07:30
      En Argentina 3.0
      Al sindicalismo se le sumó: el sindicato de los que no trabajan o mejor dicho, de la economía popular
      ( en negro 60/30 )
      Responder
  • 2
    blacrock
    04/05/22
    06:46
    El presidente solo, no puede. Sospecho que está desorientado, sobrepasado y con miedo a hacer CAMBIOS.
    Y en esa quietud, va muriendo.... solo.

    Creo sinceramente, que CFK....debería ir de visita a OLIVOS.... para retomar el diálogo. Basta de peleas.

    Hay momentos en la vida en los que hay que tener ACTOS DE GRANDEZA ( de las dos partes () olvidar el " si pero vos " y plantear un nuevo camino.

    Izar velas y navegar Juntos de Frente....

    ..total, que perdemos!!!!!



    Saludos Fidanza ©
    Responder
  • 1
    hugo del talar
    03/05/22
    22:41
    No estoy de acuerdo esta vez con Fidanza. Alberto está haciendo la de Alí con Foreman: dejándose golpear round a round, para que el kirchnerismo duro luzca toda su insensatez y torpeza. La "jugada de Cristina" en el Senado la desnudó como tal: una pobre mujer caída en decadencia, que a lo único que apunta es a ponerle trabas a la Justicia para que no la condenen. Una tontería mayúscula, porque incluso exhausta, ningún juez sensato la llevaría a la cárcel. Ni hoy ni dentro de 2 años. El reflote de Unidad Ciudadana no es más que eso: un botecito que se cree Titanic. Alberto es un ex Cavallista, devenido en candidato peronista de CABA, con menos popularidad que Filmus. Hoy es Presidente y no da el brazo a torcer. ¿Qué va a cambiar?. ¿Quién se animaría a ser ministro de este desaguisado?. Sigue AF con su Armada Brancaleone. Enfrente está Macri y una ex terrorista. Se suma al combo un Jefe de Gobierno que apuesta a diario a destrozar todo su caudal político, haciendo obras insulsas que fastidian a los porteños. ¿Milei?. Una Viviana Canosa pero sin el atractivo de las tetas de plástico. Detesto a AF, y me parece un esperpento. Pero con esta oposición interna y externa, hacer la de Alí no parece mala idea. Saludos,
    Responder