Elecciones 2023
El oso y los siete enanitos
Por Ignacio Fidanza
Alberto es el único enanito con banda y bastón. El problema es que le faltan 30 millones de dólares y algunas otras cosas importantes.

"Estamos atrapados porque un Oso se nos durmió en la puerta y no nos deja salir, lo empujamos, pero es imposible moverlo", se lamenta uno de los ministros más importantes del Gobierno, que no cree en la reelección de Alberto Fernández. El invierno ya se insinúa en el horizonte y la desesperación por ir a buscar leña crece. Hay que salir.

La fuerza letal de la resistencia sorda de Alberto ya se analizó. El asesino indolente se desploma sobre sus adversarios y los arrastra. Al final, consigue casi todo lo que quiere, como el acuerdo con el FMI o las continuidad de las PASO, que Massa y Máximo querían eliminar. Sería un líder brillante si en el medio no destruyera su propio capital político.

Mátalos suavemente 

Alberto no se considera un Oso, más bien se ve como un enano poderoso. Así lo explica: "Eramos Blancanieves y los siete enanitos, Blancanieves se fue y quedamos los enanitos, pero yo soy el único enano con banda y bastón", dice con una amplia sonrisa.

Las encuestas que encarga el propio gobierno matizan la imagen que autopercibe el Presidente. Según un extenso sondeo presencial de Aresco que circula en los despachos más importantes de la Casa Rosada, Alberto hoy pierde por lejos una primaria con Massa y con Kicillof. Sólo podría ganarle a Wado de Pedro, aunque el eventual respaldo de Cristina dispara los números de quien elija apoyar.

El plan de la vicepresidenta sigue siendo Massa candidato. Sus elogios al ministro de Economía ahora son públicos. Lo hizo ante intendentes del grupo Ensenada y Mario Secco, que no tiene la mejor relación con Massa, casi se descompone. También lo elogió en el encuentro que tuvo en el Senado con sindicalistas. "Para Cristina, Massa dejó de ser Massa y ahora es Sergio", bromea un funcionario que suele visitarla.

Eramos Blancanieves y los siete enanitos, Blancanieves se fue y quedamos los enanitos, pero yo soy el único enano con banda y bastón.

"Sergio tiene que llevarle una opción de derecha en la provincia que le saque de tres a cinco puntos a Juntos y con eso cierra su candidatura a Presidente", agrega este dirigente. El dato no es menor porque sugiere que la prioridad de Cristina sigue siendo retener la provincia. Buenas noticias para Kicillof que mira encuestas y entra en pánico cuando confirma que es el candidato kirchnerista que mejor mide para Presidente. No sea cosa que sobre el cierre, Cristina entienda que hay que mejorar arriba, para garantizar abajo y se le ocurra invertir la fórmula con De Pedro.

Por eso, a pesar del 7 por ciento mensual de inflación Massa sigue siendo un plan viable para retener la provincia con Kicillof. El ministro todavía es uno de los peronistas que más mide según Aresco. ¿Cómo es posible? ¿Se valora cierta sensación de estar en control, por sobre los números reales de la inflación? ¿Se le reconoce ponerle el cuerpo a una coyuntura imposible? No lo sabemos. Pero en el equipo de Larreta el dato no sorprende. Hace rato que consideran el peor error de Macri es creer que Juntos ya ganó la elección. Claro que si la crisis se espiraliza Massa no será candidato, pero en ese abismo, esa discusión ya no tendrá sentido.

El problema de Massa es que está atrapado en la gestión, no puede dejar el Ministerio de Economía y arriesgarse a provocar una debacle que lo encuentre en medio de la campaña. "Por eso no tiene que dejar el ministerio, tiene que ser candidato y seguir en Economía hasta el último día", sintetiza pragmático uno de los ministros del Gobierno que hace política.

En la vereda de enfrente Alberto sigue con su plan A y B. Si no le da para la reelección, arma lista con Daniel Scioli. O al menos eso es lo que dice. Uno de sus colaboradores, conminado a convertirse en el jefe de campaña del embajador en Brasil, los cruzó con humor: "¿Tenemos los 30 millones de dólares que cuesta la campaña? No los tenemos". "¿Los tiene Massa?, sí los tiene", "¿Los tiene La Cámpora?, sí los tiene". "No seas malo, los podemos conseguir", le respondieron pidiendo piedad.

Luego vino el repaso del armado territorial, nada por aquí, nada por allá. Hasta que llegaron a la inmensa Buenos Aires, dueña del 40 por ciento del padrón nacional. Y ahí se hundió el proyecto. Pero bueno, Scioli sigue caminando y apuesta a imponerse por default. Siempre fue un optimista y no le fue mal. No hay que subestimar a nadie nunca.

Esto es lo que se habla al máximo nivel del peronismo. Todo muy divertido, pero falta el quinto elemento. "Cristina va a sorprender con algo, siempre lo hace", reflexiona un dirigente que la frecuenta hace años. Puede ocurrir otra vez o puede ser que la magia se haya agotado y sólo quede lo que se ve. El llano en llamas.

Massa quiere ser candidato y trabaja para eso, tejiendo en lugares impensados. "Massa sería un gran presidente para la Argentina", soltó con la frescura típica de los norteamericanos el embajador Marc Stanley. Lo hizo durante un encuentro con funcionarios argentinos para protestar por las relaciones del gobierno con China.

En el peronismo creen que aún queda una mínima chance de ganar el ballotage, si del otro lado está Patricia Bullrich. Primero, apostaron todo a Macri candidato y ahora juegan a desgastar a Larreta para que Bullrich gane las primarias.

"Contra Patricia crecen nuestras chances electorales, Horacio sería mejor Presidente y podríamos acordar algunas cosas, que es lo que necesita la Argentina", resume uno de los pocos hombres que escucha Cristina. Ese es el dilema del peronismo.

¿Por qué los peronistas creen que Larreta es más peligroso electoralmente que Patricia?. "Larreta hizo una sola cosa bien, entendió que las PASO son una elección general y no una interna", reflexiona un ex funcionario que supo integrar el círculo más cercano de Alberto. La conclusión de los peronistas es sencilla, Larreta puede avanzar por el centro y morderles franjas importantes de votos, mientras que Patricia, anclada en la posición "halcón", es un adversario más cómodo y más fácil de drenar por derecha con Milei.

Es una posibilidad. La otra es que Patricia sea Menem, un fenómeno más carismático que ideológico y entonces no tenga techo y se lleve todo puesto.

Tenemos entonces a Blancanieves, al oso dormilón y a los siete enanitos peronistas. Tenemos halcones y tenemos palomas que practican el parricidio. Tenemos también un león que pide pista. Y muchas cosas más. No se pueden quejar, los precios están imposibles, pero el Circo se esforzó por estar a la altura de este tiempo de locos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 2
    blacrock
    14/04/23
    19:54
    El futuro gobernador a PBA. Tiene que estar alejado de los k, empresario, con perfil popular por ahí peronista por movilidad social ascendente.
    Buen currículum. Que haya pagado sueldos.
    Y que no tenga causas de corrupción.

    El futuro gobernador tiene que cooptar el voto independiente y tracciónar a Sergio... ( La vice de Sergio tiene que ser una mujer radical ) y el ministro un liberal amigo de Milei ...
    Responder
  • 1
    marcopot
    14/04/23
    15:56
    Ponelo a Scioli una semanita a dar vuelta por los canales y tiene 30 palos enseguida. Lo de Massa atado al ministerio es la correa que le pusieron, difícil hacer campaña desde la oficina.
    Responder
    • 2
      blacrock
      14/04/23
      22:22
      Retrogrado
      Responder
Más de Ignacio Fidanza
La casta prehistórica al auxilio de Milei

La casta prehistórica al auxilio de Milei

Por Ignacio Fidanza
Santiago Caputo asumió la conducción del Gobierno y apeló a la matriz de poder que supo conducir el Coti Nosiglia.
No hay conejo, no hay galera

No hay conejo, no hay galera

Por Ignacio Fidanza
Milei empieza a quedarse sin ideas, mientras enfrenta una crisis económica, política y de gabinete.
El cepo de Milei

El cepo de Milei

Por Ignacio Fidanza
Agenda libertaria y política electoral desde el poder o cómo pasar del ajuste al crecimiento sin que se incendie la pradera.
No la vio

No la vio

Por Ignacio Fidanza
Milei tuvo su primer derrota importante, que le marca un límite a la idea del gobierno monotema y sin política.
El submarino peronista

El submarino peronista

Por Ignacio Fidanza
Milei apuesta a un salvataje del FMI que le blinde el corazón de cristal del plan de Caputo. El peronismo mira por el periscopio y vuelve a hundirse.
Una Blitzkrieg de una línea

Una Blitzkrieg de una línea

Por Ignacio Fidanza
El plan de estabilización de Milei entra en semanas críticas: ajuste sin red política, bajo la sombra del FMI.