Peronismo
El nuevo peronismo
Por Ignacio Fidanza
Sergio Massa consumó su asalto al peronismo. Como toda pelea de poder real fue un tránsito tortuoso. Empieza el relevo de liderazgo que abrió Cristina.

 Es el político de su generación con el cuero más duro, el que más sapos se tragó, el que le puso el cuerpo a situaciones imposibles. Tiene la convicción política de los supervivientes. Sabe que la muerte esta siempre demasiado cerca como para andar perdiendo el tiempo.

Cristina corrigió sobre el fleje el grave error político que había cometido: la fórmula Wado-Manzur para ir a una interna de final incierto contra Scioli y Alberto ponía al Gobierno en riesgo de crac y colocaba al peronismo ante el horizonte de una derrota histórica. Eludió todo lo que pudo el costo de ser jefa, hasta que asumió el rol y ordenó.

No se entiende

Como se anticipó en esta columna hizo exactamente lo que tenía que hacer: negoció con Alberto, bajó a Wado, subió a Massa y ordenó las listas. No era tan difícil. Y Juntos sintió el impacto que pone a Larreta ante un rival muy incómodo, que le muerde el voto de centro y lo conoce demasiado bien. Que levanta el alambrado y abraza radicales, partidos provinciales, liberales. 

Massa siempre fue la bestia negra para Cambiemos. Uno de ellos pero peronista, que es como decir que es peor, pero también mejor, o si se quiere, más peligroso. Ahora lo tienen enfrente como candidato. Saben que va a trabajar 25 horas por día para ganarles. Que opera a veinte bandas, que agrupa poder real, empresarios, justicia, medios. Como ellos, pero del otro lado. Es decir, que además suma sindicalistas, intendentes, piqueteros. Y también llega a Milei, porque él también es un hijo de los noventa. Por eso Maslatón.

Massa siempre fue la bestia negra para Cambiemos. Uno de ellos pero peronista, que es como decir que es peor, pero también mejor, o si se quiere, más peligroso.

Su coronación como candidato siguió el mismo camino tortuoso que su arribo al Ministerio de Economía. Calcado. Primero, Cristina lo dejó en la puerta, mascullando en silencio. El empujó y logró meterse. Paso entonces y pasó ahora. Porque de lo que se trata es del parto de un nuevo liderazgo en el peronismo.

Todo le cuesta porque en ese nivel del poder nadie se engaña. Lo reconocen como un par. Un jefe que quiere ser jefe. Entonces hay que frenarlo.

Hay que reconocerle a Cristina que cumplió lo que dijo. Le costó, pero cumplió. Ahora sí se corrió en serio. No puso un títere, aceptó un político voraz. Como ella.

Massa cumplió su plan con una eficacia que da miedo. Estaba atrapado en la Cámara de Diputados, intentó de mil maneras ser jefe de Gabinete, no pudo, pero cuando la crisis económica estalló no dudo: abrazó un cargo para el que no parecía preparado y la fue llevando hasta volverse indispensable. Con los resortes del Ministerio de Economía ampliado expandió sus alianzas. Tejió. Y cuando llegó la hora de definir, no pudieron ignorarlo. Si renunciaba, el Gobierno entraba en crisis. "En los últimos cien metros Massa es letal", reconoce con resignada admiración un dirigente que jugó para Wado.

¿Cómo pudo ser candidato el ministro de la inflación de tres dígitos? Tal vez porque las cosas no son tan lineales como las plantean algunos economistas. Hay inflación y hay empleo. Faltan insumos y la actividad industrial crece. Es un país mas pobre, que duele, pero aguanta. No hay que subestimar el relato de una Argentina que la da vuelta con Vaca Muerta, el litio, la minería, el campo, la industria, navegando con todos adentro. 

Por ahí será la campaña y Juntos tiene que pensar muy bien si la épica del ajuste es la que más convoca para ganar. Durán Barba cree que no. Larreta nunca menciona esa palabra y Bullrich ya empezó a negar que piense privatizar. No hay tontos en este juego.

En medio de la polarización alimentada por algunos medios, empieza una nueva etapa en la Argentina. El arribo de Massa y el sutil paso al costado de Cristina es la contracara de la renuncia de Macri a su candidatura. Es posible que sea ingenuo imaginar que la grieta terminó, pero pierden centralidad dos de sus motores más importantes.

Los que están enojados van a seguir enojados por un tiempo. Es natural. Pero la distancia real entre Massa y Larreta o Gerardo Morales, es nada si se la compara con las diferencias que separaban a Cristina de Macri. Hay un país posible que se insinúa en estos cambios tan importantes como minimizados, que estamos transitando.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 22
    mirkobulje
    26/06/23
    20:19
    Un peronismo no peronista.
    Responder
  • 21
    titomolina
    25/06/23
    20:01
    Excelente comentario y análisis de la realidad política. Massa es el mejor candidato de la Argentina. Tiene muchísima Gestión!!!!, Desde que fuera Intendente ha estado en muchos cargos con dedicación, esmero, sin horarios (no como los de JxC que a las 19 hs se van a ver la tv), trabajando por el bienestar y felicidad de la gente. Además a nivel internacional es más reconocido y vinculado. Y a nivel interno con mejor llegada que nadie a todos los sectores empresariales, industriales, trabajadores, gobernadores, Iglesias, ONGs, etc., etc. Por todo ello, y mucho más Sergio Massa es una garantía para defender a los argentinos y a la Argentina de los desastres de la derecha (ya se vieron desde el 2015 a 2019).
    Responder
  • 20
    observador
    25/06/23
    18:09
    El Nuevo Peronismo? Disculpe. Hace varios años nos disfrazan el mismo perro. Este es un nuevo disfraz.
    Responder
  • 19
    italopallotti41@hotmail.com
    25/06/23
    16:22
    Pido disculpas! al espacio!.
    Responder
  • 18
    lucacu
    25/06/23
    15:27
    Los mandaron a votar a Scioli en 2015, a Alberto en 2019 y ahora a Massa en 2023. Dura vida la del militante kirchnerista para la liberación., ajaja, Fidanza, ahora tenes la oportunidad de ganartela como periodista honradamente, hacele honor a tu profesion
    Responder
  • 17
    observador
    25/06/23
    07:59
    Si los inversionistas de bonos y acciones quieren gananancias sostenidas en el largo plazo, deben si o si apostar en corto hasta las presidenciales. Lo que esta pasando es bastante obvio. De la misma manera que perdieron todo cuando el 11/8/19 nos desayunamos volvian los ladris, ahora vuelan porque el mercado anticipa se vuelven a ir. Lo que no se estan dando cuanta es que su festejo antes de tiempo está logrando darle oxigeno a Massa y por lo tanto hay dos problemas. En el peor de los casos que gane y los inversionistas pierdan todo lo ganado y en el mejor de los casos si pierde que los talibanes de las listas frenen las reformas necesarias para devolver lo adeudado al fondo. Sres ustedes dirigen el tránsito de los mercados a nivel mundial. Hagan un esfuercito por este pais por unos meses mas. De otro modo todos perdemos, salvo los ladris.
    Responder
  • 16
    jupiter
    25/06/23
    06:56
    Puede ganar con los propios...(propios propios, o propios impuestos desde arriba jaj) pero el pais son 40 y pico de millones...No tengo nada en contra de ningún político/a...solamente me molesta que no haya nadie inteligente para bajar la inflación. Que difícil no encontrar tipos y tipas inteligentes en politica. Cuanto pasó de la última vez? casi 90 años??? Virginidad absoluta.
    Responder
  • 15
    rearte
    24/06/23
    20:26
    sas
    Responder
  • 14
    rearte
    24/06/23
    20:14
    https://www.hechomaldito.com.ar/2023/06/ambicion-personal-sin-limites.html
    Responder
    • 15
      malebranche
      25/06/23
      13:32
      Qué es esa basura? Espinoza es repugnante hasta cuando paga para que hablen bien de él
      Responder
    • 16
      mummra, el inmortal
      25/06/23
      04:30
      Leandro Mijaloski, el autor de la nota, más panfletario que el propio Fidanza. Y usted, estimado "rearte", qué pretende con esa difusión? Ayudar a Mijaloski y por su intermedio a Espinoza, y por su intermedio a Kicillof, a conservar la gobernación? Y hasta quizá por su intermedio llevarle votos a Massa? Tanta relevancia tiene la mujer de Persico? Tan mal está Espinoza para que le estén cuestionando los porotos a la Colo?
      Responder
  • 13
    konig
    24/06/23
    19:10
    El primer párrafo es de lo mas chupamedias que leí en mi vida, el gran ganador de la formula fue Alberto (que sostuvo a Scioli solo para condicionar la formula con un vice propio y además desplazo de la misma al kirchnerismo) y no haces referencia alguna , en definitiva, la formula del peronismo saldra segunda y como espacio quedara tercero en las PASO para finalmente culminar tercero en las generales o vencer a LLA y perder luego el ballotage contra el candidato de Juntos.
    Responder
Más de Ignacio Fidanza
El submarino peronista

El submarino peronista

Por Ignacio Fidanza
Milei apuesta a un salvataje del FMI que le blinde el corazón de cristal del plan de Caputo. El peronismo mira por el periscopio y vuelve a hundirse.
Una Blitzkrieg de una línea

Una Blitzkrieg de una línea

Por Ignacio Fidanza
El plan de estabilización de Milei entra en semanas críticas: ajuste sin red política, bajo la sombra del FMI.
Gambito de Dama

Gambito de Dama

Por Ignacio Fidanza
Villarruel se bancó con sonrisa venenosa el injuriante ataque de los trolls, y les devolvió con sonrisa espléndida el primer rechazo a un DNU presidencial.
Apareció el doctor Jekyll

Apareció el doctor Jekyll

Por Ignacio Fidanza
En un giro total de realpolitik Milei convocó a los gobernadores a un acuerdo. No es la primera vez que se modera justo antes de chocar.
Política gonzo

Política gonzo

Por Ignacio Fidanza
Milei va por la destrucción total de Juntos para quedarse con los restos. El stealth que amenaza su take over del macrismo.
Extinción

Extinción

Por Ignacio Fidanza
La irrupción de Milei complicó al peronismo, pero aún más a quienes lo apoyaron. El PRO teme repetir la suerte de la Ucedé. El radicalismo no encuentra su lugar bajo el sol.