Elecciones 2023
Con la cabeza frita
Por Ignacio Fidanza
Un final de rivotril. Milei está primero, por mucho, por poco, por casi nada. Massa la da vuelta en el cuarto oscuro o deja correr el miedo para apretar al aparato, pero gana cómodo.

Llegamos a las elecciones con la cabeza frita. Entre el loco que agita la motosierra y la campaña negativa que nos martiriza con imágenes de chicos armados, neuróticos por los precios que se escapan, la falta de nafta, de bananas, la imposibilidad de los repuestos, el dólar y todos los inconvenientes cotidianos, inventados, amplificados y también reales. Con la lengua afuera.

Al que le gustan las pastillas duplica el rivotril y listo, pero los que no contamos con esa ventaja no tenemos otra que preguntar mil veces: "¿Qué sabés?". Y nadie sabe nada. Te van a decir que Milei está primero, por mucho, por poco, por casi nada, que Massa la da vuelta en el cuarto oscuro, por el miedo o la cordura final o una mezcla argentina de ambas. ¿Y las encuestas? No seas malo, para bien o mal, ya estamos más allá de las encuestas.

¿Entonces? Lo más sensato sería apagar el celu, tomarse un Malbec -todavía nos queda el Malbec-, leer Moby Dick o irse a andar en bici. Pero no somos sensatos, así que tratemos de entender de donde sale esta idea que el domingo va a ocurrir algo irreversible, gravísimo, que afectará de manera irremediable nuestro futuro.

Esa fantasía seguramente se activó por las propuestas de cirugía extrema de Milei, amplificadas por la campaña negativa de Massa y sus brasileños. Santilli en la reunión en la casa de Macri, se lo dijo clarito: "Aprovecha tu magnetismo y salí a recorrer el país, afloja con los medios y cuídate de los brasileños de Massa que te están llenando la canasta de goles".

Pero del otro lado también hubo campaña de miedo. Y ahora resulta que si gana Massa el kirchnerismo vuelve con más fuerza que ahora mismo que es gobierno. Y para galvanizar ese rechazo, los memes del falcón verde, los retratos de Videla y una retórica antiperonista de los años de plomo.

Y el votante promedio entonces ya no escucha nada, ni siquiera a los candidatos. Es genial. El votante promedio de Milei dice que su candidato no va a hacer lo que dice que va a hacer y por eso lo vota. Deberían pensarlo dos veces. Milei no es un político pragmático, digámoslo así, como Massa, que cambia de opinión si la correlación de fuerzas no le da. Milei es un convencido, un ideológico que confió su alma al credo liberal. En su caso, la idea es más importante que el poder. Y esto no es un elogio. Claro, no es tonto y contra las cuerdas baja -un poco- algunas banderas, pero es clarísimo que son apenas retrocesos tácticos.

Pero vayamos a lo importante: ¿Qué va a pasar con la economía? En medio de la incertidumbre hay algunas certezas. Vamos a una devaluación de magnitud porque la falta de dólares es la misma para los dos candidatos. Y también vamos a un ajuste fuerte. El tema como siempre es el cómo. Milei dijo en su última charla ante empresarios que él creía en las políticas de shock. En este contexto de la Argentina eso es un Rodrigazo. Consistente con su visión: hay que soltar las variables hasta que encuentren su punto de equilibrio. Aún en el improbable caso que Macri logre inocularle el virus gradualista ¿Cuál sería la reacción de Milei si una variable se le escapa más de la cuenta? ¿Un cepo, una compensación vía gasto o aprovecharía para liberarla y que acomode sola? De nuevo, hay que escuchar a Milei para entender qué puede hacer Milei.

Massa, en el mejor de los casos, puede ser el Gómez Morales de Perón. El ajuste heterodoxo exitoso del 52. Un plan articulado, duro y sostenido. Un año y medio de pan negro para bajar la inflación y volver a crecer con bases más sólidas. En el peor de los casos Massa presidente sería la continuidad de Massa ministro: parches y vamos viendo hasta que ya no se ve nada.

Entonces el tema es obvio: la inflación. Estos niveles de inflación desorganizan la vida de la clase media al punto de la exasperación. No se puede seguir así. Pero todo indica que en cualquier camino que se elija tenemos de uno a dos años más de inflación alta. Eso es conflicto social. O sea, hay que hablar de política.

La política está más clara. Milei asume con una fragilidad única, casi sin legisladores, sin gobernadores y sin intendentes. Colgado del pincel de una alianza apurada con Macri que ni siquiera logró juntar todos los pedazos del PRO. Con las internas prestadas de Juntos y las propias de La Libertad Avanza y la presunción de un peronismo muy agresivo del otro lado.

"Ni loco asumo, no me voy a bancar un millón de piqueteros puteándome en la 9 de Julio, le tengo más miedo a los peronistas que a los narcos", dice con humor un dirigente opositor, al que Victoria Villarruel le ofreció el Ministerio de Seguridad. Es que aún perdiendo el peronismo está fuerte. Tiene la provincia de Buenos Aires, la mayoría de las intendencias del Conurbano, el norte del país y quedó a seis votos de los dos tercios en el Senado. Maneja la zona dura del conflicto social. Y si pierde el poder en manos de un recién llegado como Milei, en una elección cerrada, el rencor va a ser inimaginable.

Si gana Massa se puede esperar orden político, pero también tensiones con el kirchnerismo si aplica el ajuste que hay que aplicar para estabilizar. Pero bien mirado, en el caso de Massa los temores no vienen por el lado de la gobernabilidad. Más bien lo contrario, el temor es que surja un nuevo Néstor Kirchner. No por esa pavada de la sucesión con Malena, sino por el manejo férreo del poder.

"Massa es un Néstor más eficiente que nos puede poner en riesgo, por eso tal vez sea mejor el caos de Milei, un gobierno débil más fácil de condicionar", analiza uno de los empresarios más importantes del país. No es la opinión que comparten sus pares, que mayoritariamente prefieren la previsibilidad que le asignan a Massa, aún descontando que no será fácil negociar con él, si resulta electo presidente.

Tenemos entonces dos dimensiones que navegan en paralelo, pero pueden cruzarse y activar un accidente espacio-temporal de resultado impredecible. La economía que va camino a alguna combinación de devaluación, ajuste y recesión. Gane quien gane. Y en paralelo, dos planos políticos: uno que abre la puerta a lo desconocido y otro que insinúa un nuevo orden peronista, con lo bueno y lo malo que eso implica.

Por eso estamos con la cabeza frita.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 16
    observador
    19/11/23
    08:21
    Este bastante mas objetivo Fidanza.
    Responder
  • 15
    lindor69
    19/11/23
    00:34
    AVISENLE A PELUCA QUE CONAN DICE...... QUE GANA MASSA PORQUE LOS ESPIRITUS MUSICALES DEL COLON YA HABLARON....!!!!!!!!!!!....JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ!!!!!!!! QUE DELIRANTES ESTOS LIBERTARIOS.... QUE EL FRAUDE...PERO QUE QUE LA DENUNCIA ES DE 3 TIPOS EN REDES....Y QUE EN REALIDAD ES UNA ADVERTENCIA.... NO UNA DENUNCIA,,,,QUE DIGO A PERO ERA B QUE DIJIMOS.....JAJAJAJAJAJA!!!!!!
    Responder
  • 14
    blacrock
    18/11/23
    22:58
    En 2015... el voto ciudadano huyó de los K.-
    En 2023 van a huir de Milei y Macri...
    Responder
  • 13
    blacrock
    18/11/23
    22:34
    Yo si.
    Y con lógica

    A ver si me seguís:
    1. Paso y Grales ( NO SUMO VOTOS )
    2. Bullrich ( no puede transferir todos su votos )
    3. JxC está caído.
    4. Muchas familias radicales votarán por Massa.-
    5. No pueden garantizar fiscalización.-
    6. Milei es un payaso.-
    7. Repito: ESTA EN 30 CLAVADOS.- ( y cuánto puede sumar el pro puro: alguito más.- ) No pasan los 35
    Responder
    • 14
      soberano
      24/11/23
      21:16
      La ira es suicida Black, ya se vió.
      Responder
    • 15
      malebranche
      19/11/23
      20:32
      Jajajajajajajajajajajajaja

      Bueno. Andá actualizando el currículum
      Responder
  • 12
    pepoincas
    18/11/23
    20:57
    Fidanza estas muy preocupado por milei o es idea , Massa con los asesores brasileros etc pero que pasa Fidanza tu rey Carlos está enojado o el rey gato...Uds tendrían que ser serios..
    Responder
  • 11
    malebranche
    18/11/23
    20:33
    Otra cosa que no le ví decir a ninguno de nuestros payasescos periodistas es que Milei, con todas sus luces y sombras, representa por primera vez un genuino quiebre en la lógica binaria peronismo - antiperonismo que impera en la Argentina desde hace más de 70 años.

    Que toda la política de un país gire en torno de un tipo que murió hace 50 años es ya de por sí un delirio. Y Milei entra como un elefante en un bazar esgrimiendo una verdad inapelable: la alternancia peronismo - antiperonismo hundió a un país próspero en la anomia. Y no me refiero a la falsa edad dorada del centenario sino al Estado de Bienestar de los años 60 cuando Argentina tenía LEJOS un mejor nivel de vida que países como Escocia, Irlanda, Portugal, España... Obviamente a Argentina todos los eventos geopolíticos desde entonces le pegaron siempre MAL: la Guerra Fria, la crisis del petróleo, el consenso de Washington de los 90, la entrada de China a la OMC en 2001, la globalización, etc. La discusión siguió (y sigue) siendo la misma de 1950 cuando el mundo ya era otro. Especialmente a todos los nacidos en este milenio, que se criaron en un mundo globalizado y cosmopolita, una cohorte a la que todas esas banderas obsoletas y folklóricas (la lealtad (?), los pibes de Malvinas, los muchachos del 86, el uno a uno, el Eternestor, etc) le chupan soberanamente un huevo. El gran problema de los argentinos es el ombliguismo, son personas naturalmente incapaces de cualquier empatía con un punto de vista que no sea el propio e incapaces de entender que Buenos Aires no es el centro del universo y Argentina realmente es un país periférico, irrelevante, anacrónico y decadente que se tiene que mirar al espejo y hacer autocrítica de una puta vez

    No, los 7 millones de votantes de Milei no son todos nazis, negacionistas, racistas, genocidas ni fachos. Algunos puede ser que lo sean, pero el único denominador común entre todos es que están recontra hinchados las pelotas de seguir anclados en 1950. Si no empezamos por entender eso, es imposible cualquier opción superadora. Y Massa como "el mal menor" es muy, pero muy pobre como argumento.
    Responder
    • 12
      matt groening
      19/11/23
      12:58
      Supongo que los votantes de Massa no son todos vagos, planeros, clientelistas, negros e ignorantes. Algunos puede ser que lo sean, pero el único denominador común entre todos es que están recontra hinchados las pelotas de seguir anclados a burradas y torpezas propias de los que rodean a Milei
      Responder
    • 13
      soberano
      19/11/23
      12:29
      Acuerdo con Ud. en algunas cosas. Pero entremos todos y salga el que pueda. Nunca, pero nuca pudimos crear algo superador. Todos, eso nos incluye a todos, al conjunto de esta sociedad enferma. Ante ello, y sabiendo que es un mal de larga data y difícil cura, para el que cada atisbo de remedio que encontramos lo abortamos sin empacho, prefiero asirme a un argumento pobre que a ninguno, aún conservo un atisbo de cordura como para decidir en defensa propia . Prefiero el mal menor antes que la catástrofe social que va a destruir el resto que podemos rebuscar de dignidad para salir de esta cloaca.
      La sociedad somos personas, no casas que se derrumban para construir casas nuevas. Las personas somos historia y transmitimos historia. Y construir sobre la destrucción de lo creado en la vida de las persona nos supone enfrentar una catastrofe moral colectiva de la que nadie saldrá ileso. Yo no puedo hoy mirar igual al vecino que transa con un discurso de destrucción de los valores de ética humama mas elementales. Usted si? YA NO ES IDEOLOGICO. ES RECHAZO MORAL.
      Estamos donde estamos porque somos la sociedad del "yo no fuí". Bueno, eso no da para más. En esta elección se juega algo muy importante. Acá no hay justificaciones, Milei no nos miente en sus intenciones, yo todo el mundo sabe que es un fundamentalista, y el riesgo que eso implica, todo el mundo sabe que lo que le rodea es nefasto, pero el odio y la furia los puede. Si la sociedad aprueba volar por los aires todo, se tendrá que hacer cargo. Y ahí si que no salimos mas, porque el odio y la violencia vuelven siempre. La construcción del peronismo-antiperonismo donde nos encontramos atrapados erróneamente es consecuencia de eso, y vaya inercia que ha demostrado tener. El discurso no es peronismo-antiperonismo. El discurso es tolerancia y diálogo o
      intolerancia y pensamiento único. El discurso es democracia o totalitarismo. Y comenzó con la génesis misma de la Nación, Si revisamos la historia encontraremos las respuestas. Pero pasó que la historia la escriben los que ganan, y nadie se molesta en pensar que hay otra historia, porque impera entre nosotrosel exhabrupto fácil y la pereza mental, por eso, Buenos Aires es un país, y el resto...la afueras.

      La Argentina vivió de golpe de estado en golpe de estado por un siglo, NO COMENZO EN 1950. COMENZO EN 1930. Si analizamos la historia completa, sin los anteojeras del peronismo-antiperonismo que nos reducen necesariamente a un discurso fascista interminable, entonces, tal vez podamos entender algo.
      Nuestra única esperanza es la educación, y es lo que los fascismos atacan mas denodadamente. Sobre la ignorancia y la necesidad se instalan los pensamientos únicos, el eje de la anhelada "pertenencia" que construyen los discursos mesiánicos en las sociadades anómicas.
      No todo es tan simple como peronismo-antiperonismo, en medio a lo largo de la historia esa parcialidad de pensamiento generó uncúmulo de dificultades de difícil solución, pero unirse a la nueva grey difícilmente nos dé el Dios que nos falta.
      Porque perdimos la Fe
      Responder
    • 14
      tempus
      19/11/23
      01:02
      Pobre argumento intelectual... me parece que no conocés la industria argentina, el desarrollo del campo ni nuestros avances científicos. Quizás los que se quedaron en 1945 son los antiperonistas... Vamos, que se puede superar la grieta y tirar todos para el mismo lado, al menos por los próximos cuatro años.
      Responder
  • 10
    jose.colella.87
    18/11/23
    18:19
    1 - la economia al corto y mediano plazo es catastrofica independientemente de quien gane, el martes empieza el infierno.

    2 - a Massa le hicieron mucho daño tres cosas; la falta de nafta (que a diferencia de la falta de alimentos y medicamentos, los medios no pudieron tapar), Macri sumandose a la campaña que sirvio como una especie de "garantia" de que Milei no va a hacer ninguna locura por que "no lo vamos a acompañar en algunas de sus propuestas" (palabras textuales que dijo en una entrevista el jueves), y del debate para aca, la campaña del miedo empezo a lograr el efecto contrario, Massa quedo como un soberbio pedante (lo que es), y se paso un limite poniendo todos los dias todos los dias en redes sociales chicos llorando por que "Milei me va a matar y va a vender mis organos". Es parte de la naturaleza humana siempre tomar partido por el mas debil, al tirarle TODO el aparato politico/mediatico/sindical/estatal/economico encima, le regalo a Milei una epica que no tenia, es literalmente Rocky peleando contra Apollo (veremos si tenemos el final de la I o la II). A esto se suma que al mostrarlo tan debil, gente que pensaba votar en blanco ahora dice "a Milei como mucho lo voltean rapido, pero Massa no se va mas, prefiero un mal que se que se termina".

    3 - nadie se anima a tirar un resultado para mañana, va a estar, por lo menos, tan parejo como estuvo en 2015, con la diferencia fundamental de que Massa no es Scioli, y veremos si acepta el resultado si no le es favorable...nos olvidamos lo que hizo el kirchnerismo la noche del ballotage en 2015 hasta que Scioli salio a reconocer la derrota? nos olvidamos de todos los orcos que sacaron a la calle no dejando llegar los telegramas al Correo Central?
    Responder
    • 11
      observador
      19/11/23
      08:23
      Por el punto 1 es que sostengo conviene gane Chamuyo.
      Responder
  • 9
    malebranche
    18/11/23
    16:00
    No existe Estado más estúpido, ineficiente y perverso que el argentino. Bah tal vez el chileno, pero es anecdótico. Pensar que hay 3,8 millones de empleados públicos (8% del empleo en blanco) y nunca en la puta vida nadie te va a atender un teléfono, responder un mail o evacuar una duda. Si vas a cualquier repartición pública te atienden unos muñecos que no saben ni hablar, con una mano en un mate y la otra en la chota/argolla. Cualquier cosa que te pase en la que necesites ayuda del Estado en Argentina, estás frito. Todo trámite es bizantino y kafkiano, a menos que sea algo ilegal o espurio: desde conseguir un plan social trucho hasta fraguar permisos de importación para fugar dólares. Ahí si la maquinaria está aceitada.

    Brasil tiene 11 millones de empleados públicos (5% de todos los empleos registrados ) y son los más capacitados y profesionales de América Latina. Brasil! Un país que 50 años atrás no tenía semáforos, mientras Argentina diseñaba, fabricaba y volaba cazabombarderos y exportaba tecnología nuclear. Hoy las empresas públicas (!!!) brasileras fabrican el avión del presidente de USA y el combustible de los fórmula 1. Argentina literalmente depende de la lluvia para no fundirse. El ciudadano y consumidor brasilero está mucho más protegido que el argentino. (La educación pública a nivel básico es históricamente desastrosa, eso sí)

    Lamentablemente ninguno de estos dos impresentables candidatos tiene una propuesta sensata de jerarquización de la función pública, Massa quiere seguir acomodando ñoquis inútiles con salarios absurdos sin exigirles ni que sepan abrir el Word y Milei los quiere poner a todos en un paredón y fusilarlos. La idea de que Milei viene a romper un valioso jarrón chino es tan absurda como la de que Massa viene a salvar el Estado de Bienestar francés de los años 60. Un país anómico como este no se "salva" eligiendo a uno u otro. Los dos son unos mentirosos y unos incapaces y tienen recetas equivocadas, si es que las tienen...
    Responder
    • 10
      matt groening
      19/11/23
      13:00
      Deja de hacer generalizaciones absurdas como las que haces cada que comentas por acá, demuestra que sos un boludo y prejuiocioso
      Responder
    • 11
      flassi
      18/11/23
      21:42
      Respecto de tus ultimas 4 líneas, coincido. Yo voy a optar por aquel que pueda responder en un reportaje si esta de acuerdo con la Democracia. Uno de los dos no pudo.
      Responder
  • 8
    soberano
    18/11/23
    15:10
    De todas sus columnas, ésta sería una que si no la hubiera leido ya. tampoco hibiera elegido leerla. Debe sr por eso de que está con la "cabeza frita"y...la veda.
    En esta república bizarra, cuando no se está de elecciones, se está de veda...algunas vedas duran muchos anios, no? Esas vedas son las que importan. Y de esas, aquí no dice nada.
    Responder
  • 7
    nos falta mucho
    18/11/23
    12:06
    Guy Sorman economista liberal profesor del enfermo psiquiátrico dijo que su prédica de la doctrina liberal está equivocada y que el liberalismo no es lo que clama el loco. Agregó que le va hacer mucho daño al libre mercado si implementa sus ideas.

    ¿A quién molestaria el loco entonces?. Simple,.... a EEUU y su filosofía de libre mercado

    ¿Que haría el SS de EEUU en un caso así? ... No es difícil la respuesta.. .pero seguro estaremos en la tapas de todos los diarios del planeta....
    Responder
Más de Ignacio Fidanza
Apareció el doctor Jekyll

Apareció el doctor Jekyll

Por Ignacio Fidanza
En un giro total de realpolitik Milei convocó a los gobernadores a un acuerdo. No es la primera vez que se modera justo antes de chocar.
Política gonzo

Política gonzo

Por Ignacio Fidanza
Milei va por la destrucción total de Juntos para quedarse con los restos. El stealth que amenaza su take over del macrismo.
Extinción

Extinción

Por Ignacio Fidanza
La irrupción de Milei complicó al peronismo, pero aún más a quienes lo apoyaron. El PRO teme repetir la suerte de la Ucedé. El radicalismo no encuentra su lugar bajo el sol.
La libertad no avanza

La libertad no avanza

Por Ignacio Fidanza
La caída de la ley ómnibus es un punto de quiebre en el sistema de conducción política de Milei.
La lección de anatomía

La lección de anatomía

Por Ignacio Fidanza
Milei, el admirador de Menem, hizo menemismo al revés. Entregó lo importante para proteger lo accesorio.
El piso de cristal

El piso de cristal

Por Ignacio Fidanza
Milei ataca a sus aliados y sin embargo lo apoyan: es la opinión pública lo que miran. El riesgo de un Zabriskie Point libertario.