Juntos por el Cambio
Breaking Point para Larreta
Por Ignacio Fidanza
El desafío de Jorge Macri indica a Larreta que el tiempo de jugar al distraído se terminó. Macri, el radicalismo y la Ciudad, el triángulo de Bermudas que deberá sortear si quiere seguir en carrera.

El método es claro. Pone cara de distraído, rehúye la confrontación pública, pero no abre diálogos reales y desafía desde el armado político. Hasta acá ese sistema de acumulación política le funcionó. Pero la pelea por la Presidencia no sigue la lógica de conquista de la Ciudad. Es otro deporte. Como gobernar el país es muy distinto a gobernar una provincia. Ahí están los testimonios de De la Rúa, Rodríguez Saá y Macri para confirmar que se puede ser exitoso a nivel local y fracasar en lo nacional.

Larreta llegó hasta acá con su estilo de horadación silenciosa. No es poco. Una apuesta al aparato, las encuestas, el libreto. Un culto a la acumulación eficiente, que empieza a palpar sus límites en la pelea por la Presidencia. Casi como pretender navegar un ciclón con una muralla china.

El desafío de Jorge Macri elogiando el coraje de Patricia Bullrich, apenas un día después de mostrar el mismo entusiasmo por su primo, encierran una discusión política muy seria que atraviesa a la cúpula del PRO y que Larreta, aparentemente sin respuesta -o sin ganas de blanquear su respuesta- viene esquivando. Pero se le acabó el tiempo.

El dilema es sencillo. Macri cree que el PRO no puede entregar la Ciudad al radicalismo -Martín Lousteau- y Larreta sabe que es la prueba de amor que le pide la UCR para apoyar su candidatura presidencial. Larreta piensa en aparatos y acaso imagina que sumar la estructura nacional de la UCR a la suya, lo vuelve invencible.

El factor Lousteau

Radicales como Lousteau, encantados con la situación, dejan en claro a quien quiera escucharlos que "si vamos a un esquema de fórmulas cruzadas, es con Horacio, no con Macri o Patricia". Bullrich es muy consciente de esto, porque antes de la foto con Jorge Macri buscó de manera infructuosa cerrar un acuerdo con Lousteau. "No puedo, tengo mis convicciones", le contestó el economista.

Pero el problema de confiarse en los aparatos es que no siempre garantizar el resultado. Si no, Menem nunca le hubiera ganado la interna a Cafiero, que tenía el apoyo de la CGT, los gobernadores peronistas, los dirigentes más destacados, la provincia de Buenos Aires y casi todo lo "sólido" que había en el PJ.

¿Larreta es Cafiero y Bullrich es Menem?, parece exagerada la comparación, pero la sola pregunta que circula en el PRO, advierte a Larreta el desafío de fondo y de forma que enfrenta. No sólo tiene que empezar a definir los temas importantes -como la Ciudad y su relación con Macri-, sino acaso también tomar nota que hay algo en la manera híper controlada con la que lleva las riendas, que le quita sorpresa y frescura. Un nicho que Bullrich aprovechó para crecer.

El grupo más serio que rodea a Larreta entiende que ya está, que no puede seguir postergando una conversación seria con Macri, que pasó de enviar mensajes a ponerse en jefe de campaña de Patricia. Hay gente trabajando en producir ese encuentro. "¿Alguien exploró con Macri como sería su idea que el PRO no puede entregar la Ciudad?", se preguntan cerca de Larreta. Sería como preguntarle: "¿Cómo crees que se puede ganar sin los radicales?". El radicalismo no quiere repetir la experiencia del gobierno de Macri y cree que quedarse con la Ciudad equilibra de manera instantánea la coalición nacional. 

Si la idea de Larreta era postergar esta discusión, para seguir volando bajo mientras acumulaba poder hasta volverse inevitable, le prendieron la luz. Macri le prendió la luz. Lo que viene es muy interesante porque en los dos lados tienen argumentos importantes.

Larreta tiene la oportunidad de asumir públicamente la defensa de sus ideas con la misma energía que Bullrich expresa las suyas. Si cree en la necesidad de acordar con el radicalismo para llegar, en no enojar a un peronismo que está convencido que va a necesitar para gobernar, no son ideas menores ni es necesario disimularlas.

Macri y Patricia piensan distinto. Ponen el acento en lo ideológico y apelan al voluntarismo para esta vez sí, sin los radicales y contra los peronistas, hacer lo que no hicieron cuando fueron Gobierno. Porque lo contrario es alargar la decadencia. Hacen falta remedios extremos.

Es interesante lo que reflejan estos enfoques. Larreta se concentra en el como, Macri y Patricia en el para qué. No parece una diferencia inabordable, incluso sugiere un encastre posible. En el medio, sólo la política. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 7
    nesstorr
    14/11/22
    13:20
    Por otra parte, Cafiero contaba con el apoyo del incipiente Peronismo renovador, que justamente no incluía sindicalistas.
    Responder
  • 6
    nesstorr
    14/11/22
    13:17
    Muy bien el artículo. Sólo contiene un error histórico. El sector de Menen fue a las internas peronistas con total y casi único apoyo partidista de los grupos sindicales, quienes se sumaron al proyecto -luego de años de medidas de fuerza contra el gobierno anterior y desconociendo lo que vendría- por esa falsa promesa de revolución productiva. A modo de ejemplo, vale recordar el acto en River a mediados de 1988 con la CGT llenando el estadio para sostener desde las bases al caudillo federal y popular.
    Responder
  • 5
    malebranche
    31/10/22
    20:34
    ¿Larreta es Cafiero y Bullrich es Menem?

    Mamita
    Responder
  • 4
    30/10/22
    10:33
    Un análisis muy básico desde lo estático asumiendo siempre la misma oferta electoral.
    Por suerte surgen opciones nuevas de alto crecimiento, las posibles alianzas serán la clave y es ahí donde hay que poner el foco.
    Responder
  • 3
    marcopot
    28/10/22
    10:30
    Todo indica q las del 23 ya están escritas chicos, sean serios, y no caen del lado del pro esta vez
    Responder
  • 2
    observador
    27/10/22
    09:02
    Fidanza: Esta nota es buena, objetiva y le pone el foco a lo medular y no tanto a las formas de la pluma, que a veces vienen con poca carne.
    Responder
  • 1
    maritu
    26/10/22
    17:17
    No es entregarle la ciudad a los radicales, es devolverle la ciudad a los radicales
    Responder
Más de Ignacio Fidanza
La casta prehistórica al auxilio de Milei

La casta prehistórica al auxilio de Milei

Por Ignacio Fidanza
Santiago Caputo asumió la conducción del Gobierno y apeló a la matriz de poder que supo conducir el Coti Nosiglia.
No hay conejo, no hay galera

No hay conejo, no hay galera

Por Ignacio Fidanza
Milei empieza a quedarse sin ideas, mientras enfrenta una crisis económica, política y de gabinete.
El cepo de Milei

El cepo de Milei

Por Ignacio Fidanza
Agenda libertaria y política electoral desde el poder o cómo pasar del ajuste al crecimiento sin que se incendie la pradera.
No la vio

No la vio

Por Ignacio Fidanza
Milei tuvo su primer derrota importante, que le marca un límite a la idea del gobierno monotema y sin política.
El submarino peronista

El submarino peronista

Por Ignacio Fidanza
Milei apuesta a un salvataje del FMI que le blinde el corazón de cristal del plan de Caputo. El peronismo mira por el periscopio y vuelve a hundirse.
Una Blitzkrieg de una línea

Una Blitzkrieg de una línea

Por Ignacio Fidanza
El plan de estabilización de Milei entra en semanas críticas: ajuste sin red política, bajo la sombra del FMI.