Gobierno
Mitos y verdades de lo que está haciendo Cristina
Por Hernán Madera
Vamos a intentar separar la paja del trigo en medio del derrumbe que nos toca presenciar.

Hay una diferencia ideológica insalvable con Alberto. Mito

Aunque en el peronismo posmenemista hay brisas ideológicas, las ambiciones personales son, en cambio, un viento huracanado. Y es allí dónde se deben encontrar las razones del quiebre. No es creíble que quienes firmaron acuerdos que no fueron mejores para el país como la compensación a Repsol, la reestructuración de la deuda con el Club de París, o el contrato con Chevron (que el kirchnerismo ni siquiera se atrevió a publicar) aseguren que ellos nunca hubiesen aceptado estas condiciones.

El exministro de Economía griego, Yanis Varoufakis, enemigo sin cuartel del FMI, lo etiquetó como "el mejor acuerdo con el Fondo en la historia del organismo". Como también dijo Emmanuel Alvarez Agis "si esto lo hubiese firmado Cristina, estaríamos celebrando en la plaza".

La relación con Alberto se rompió cuando anunció la "Gran Paso". Verdad

El periodista Pablo Ibáñez fue el primero en afirmarlo. Cristina es dueña de la lapicera de listas y cargos. Las PASO le quitarían la lapicera. Eso es en gran medida lo que se está discutiendo. Lo más probable es que Cristina desee una candidatura unificada que ya no le dará el 90% de los llamados entrables de las listas, pero sí por ejemplo el 70%. Sergio Massa podría ser ese candidato de la unidad, pero primero hay que bajarlo a Alberto. La posición de la vicepresidenta hoy es de negociación con el resto del PJ, no de quiebre definitivo. Pero, para negociar mejor, primero les tiene que hacer ver el abismo, porque ellos tienen pocos votos. Y lo está logrando.

El Frente de Todos quiere ser oficialismo y oposición al mismo tiempo. Mito

Así como Montoneros y CGT se estaban matando en serio en 1973, José López Rega y Lorenzo Miguel se estaban peleando en serio en 1975 y Carlos Menem y Eduardo Duhalde estaban en una guerra casi total en 1998, hoy, Alberto y Cristina tienen un contrapunto muy real. Un contrapunto que ambos saben los hará bajar en la consideración pública y que, como sucedió con las peleas peronistas del pasado, tendrá un costo alto para el PJ. Pero ninguna de estas consideraciones detendrá la batalla. Uno se impondrá y el otro será lanzado a los arrabales de la política.

Cristina da por perdido 2023. Verdad

Las elecciones del año pasado le dieron a la vicepresidenta la información que necesitaba sobre el humor del electorado. El péndulo nacional está virando otra vez hacia el no-peronismo y ella no se va a parar frente al tren para ser arrollada. Lo hizo en las traumáticas PASO 2013 y aprendió una lección. "Si se hace este acuerdo con el Fondo, las elecciones se pierden".

Aunque el pacto con el FMI sea sólo una excusa, hay que tomar muy en serio la segunda parte de la frase. El PJ sólo tiene chances de ganar con una subordinación definitiva de la vicepresidenta a los otros actores del peronismo, una subordinación que le demuestre a la clase media que su ciclo realmente terminó y que comienza otro en el movimiento. Cristina no tiene intenciones de que esto suceda, entre otros motivos porque en ese escenario hay chances muy ciertas de que la persecución judicial empeore.

Conclusión

El peronismo nunca resolvió la cuestión sucesoria -como sí por ejemplo lo hizo el PRI en México- y ese hecho tiene un costo alto para el país. Lo tuvo todas las veces que se desencadenó el conflicto sucesorio.

Nos toca vivirlo una vez más.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.