Editorial
La oposición como espejo del oficialismo
Por Gonzalo Arias
Tanto el oficialismo como la oposición vienen dando cuenta de una increíble capacidad para horadar su posicionamiento de cara a 2023.

Tanto el oficialismo como la oposición vienen dando cuenta de una increíble capacidad para horadar su posicionamiento de cara a 2023. Si bien las causas y las consecuencias son distintas en el caso de cada una de las coaliciones en que se estructura la dinámica electoral desde las presidenciales de 2015, ambos espacios parecen, muy a menudo, encontrarse ante el espejo.

Mientras que en el oficialismo, después de dos semanas donde la ruptura parecía a la vuelta de la esquina, parece haber señales de que las tensiones y confrontaciones internas comienzan a descomprimirse, y de que el presidente parece girar hacia posiciones más identificadas con el kirchnerismo, la oposición sigue proyectando la imagen de un espacio poco homogéneo, donde las desavenencias internas, ambiciones personales, peleas y desconfianza amenazan la unidad de cara a las presidenciales del año próximo.

Al igual que lo ocurrido la semana pasada con el titular de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales y Mauricio Macri, las peleas vuelven a hegemonizar la agenda de Juntos por el Cambio. Esta vez, con un sorpresivo cruce entre otros dos presidencibles del espacio: el radical Facundo Manes y el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Lo que parecía ser un anuncio en materia educativa con el que el gobierno porteño procuraba diferenciarse de la gestión nacional, acabó evidenciando profundas diferencias internas entre dos rivales potenciales. En el contexto de la polémica generada por la decisión del gobierno porteño de limitar el lenguaje inclusivo en las aulas, el diputado nacional y dirigente de la UCR Facundo Manes aseguró que el gasto en educación bajó un 14% desde que PRO administra la ciudad de Buenos Aires.

La ciénaga argentina

Señalando además que no creía que "prohibir sea la mejor manera de educar", apuntó que "es un debate que no va a lo importante, que es la tragedia educativa que está viviendo el país", y se animó incluso a especular con que "el gobierno de la Ciudad probablemente lo instala (la regulación del lenguaje inclusivo) con la idea de abrir un debate político, cuando en realidad lo que necesitamos es ver cómo hacer para que los chicos recuperen el aprendizaje perdido durante la pandemia y cómo revertir la tragedia educativa". Estos son "fulbitos para la tribuna y la verdad es que el problema de la Argentina es la calidad educativa", cerró.

De esta forma, Manes no se quedó sólo en una diferenciación política o ideológica, sino que realizó un fuerte cuestionamiento hacia uno de los temas centrales que el gobierno porteño viene defendiendo como uno de los puntos fuertes de la gestión, en particular, desde el debate que sostuvo con el gobierno nacional sobre la presencialidad educativa durante la pandemia.

Mientras que en el oficialismo, después de dos semanas donde la ruptura parecía a la vuelta de la esquina, parece haber señales de que las tensiones y confrontaciones internas comienzan a descomprimirse, la oposición sigue proyectando la imagen de un espacio poco homogéneo, donde las desavenencias internas, ambiciones personales, peleas y desconfianza amenazan la unidad

Como evidencia de que el misil lanzado por el neurólogo radical impactó de lleno en la línea de flotación del larretismo, fue el propio jefe de gabinete porteño, Felipe Miguel, el encargado de responder las críticas: "desde 2007 a la fecha el presupuesto educativo en términos reales creció un 12%", contrapuso el funcionario de Horacio Rodríguez Larreta, agregando que "se destina casi el 20% de la inversión en educación, uno de cada cinco pesos".

No es la primera vez que Manes busca diferenciarse con fuertes críticas al PRO. En este sentido, todavía resuena el eco de las fuertes declaraciones del dirigente radical durante la interna bonaerense que lo enfrentó con el delfín larretista en la provincia, Diego Santilli. Tampoco será la última vez que lo haga. Su estrategia es mostrarse como cabeza de un radicalismo que quiere liderar el espacio, y que no está dispuesto a ceder en sus aspiraciones presidenciales.

No es casual, en ese sentido, el timing de las declaraciones de Manes. Hace unos pocos días, Martín Lousteau defendió públicamente una idea que generó malestar en algunos dirigentes de la UCR: las fórmulas cruzadas con el PRO para el 2023. Una que fue apoyada por Patricia Bullrich y replicada por el intendente de Olavarría Ezequiel Galli para que sea implementada en la provincia de Buenos Aires. Por cierto, se trata de una idea que no sería vista con malos ojos por el titular del radicalismo, quien estaría dispuesto a acordar con Rodríguez Larreta para bloquear cualquier intento de Macri de volver al poder.

Consciente de ello, Manes busca galvanizar el apoyo de los radicales heridos por el rol secundario que tuvieron en el 2015, y se resiste a negociar con Rodríguez Larreta. En un gesto que no pasó desapercibido para propios y extraños ya se muestra con la ascendente senadora Carolina Losada en lo que podría ser su fórmula presidencial.

Por cierto, el neurólogo no es el único en sospechar de esas maniobras. Sin explicitarlo en público, varios históricos del centenario partido creen que esa idea abonaría la división del partido en varias ofertas, por lo que la propuesta de las "fórmulas mixtas" sería una propuesta funcional a los intereses del PRO, de Larreta y, eventualmente, una apuesta personal de Lousteau para garantizarse su llegada a Uspallata

Así las cosas, los principales referentes de Juntos por el Cambio saben que no sería conveniente romper la coalición, pero en la búsqueda de la diferenciación de los proyectos personales, vienen tensionando cada vez con más fuerza un espacio que parece cada vez más preocupado en dirimir ambiciones personales que en plantear un programa coherente para el 2023. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.