El Gobierno en crisis
El dilema del PSOE: cabrear al establishment o entregar el poder en 2023
Tras las elecciones en Andalucía, los socialistas están en una encerrona: abrir una guerra distributiva con el poder económico o dejarse arrastrar por la imparable avalancha inflacionaria.

Romper el statu quo o agonizar lentamente hasta las elecciones generales de 2023. El dilema está planteado en Moncloa. La encerrona -abrir una guerra distributiva con el poder económico o dejarse arrastrar por la avalancha inflacionaria- asfixia por estas horas al PSOE. "Estamos en un laberinto", reconocen en Ferraz.

Las elecciones en Andalucía confirmaron el peor de los diagnósticos: el refuerzo del Estado de Bienestar no alcanza para ganar las elecciones en 2023. La galopante crisis económica va muy por delante de todas las medidas que el Gobierno adaptó en estos meses para amortiguar el impacto de la inflación en las clases medias y populares.

El Ejecutivo gastó más de 10.000 millones de euros en lo que va del año en su paquete anticrisis, una erogación inédita para un Estado -el español- acostumbrado a intervenir poco y nada en tiempos de cracks económicos.

Hasta Andalucía, el cálculo de Sánchez y sus ministros era que el "escudo social" (descuento de 20 céntimos en los combustibles, tope de gas al mercado eléctrico, límites a los alquileres, etc.) iba a ser las riendas para recuperar la iniciativa política perdida durante la pandemia.

El Gobierno asimila el cachetazo en Andalucía y cede ante una exigencia del PP

Sin embargo, el varapalo andaluz derrumbó esa ilusión. Con un agravante: el perfil de la "moderación", del "centro político", del "equilibrio" (ni Vox ni Podemos) lo arrebató por completo el PP. La sensación es que, difícilmente, el PSOE pueda pescar en este amplísimo electorado.

El presidente, el miércoles en el Congreso, anunciando la rebaja del IVA de la luz.

Por eso, puertas adentro, una parte del PSOE pide que el "golpe de timón" sea con "más políticas de izquierdas'', léase tocar los intereses del Ibex-35. En cambio, el ala más conservador del partido sostiene que aún hay margen político  para profundizar políticas sociales (un cheque de 300 euros para las familias necesitadas, por ejemplo) sin llegar al "extremo" de confrontar con las grandes empresas.

Las elecciones en Andalucía confirmaron el peor de los diagnósticos para el PSOE: el refuerzo del Estado de Bienestar no alcanza para ganar las elecciones en 2023

La discusión -según pudo saber LPO- formará parte del Consejo de Ministros extraordinario que se celebrará el sábado, en el que se aprobará un nuevo paquete de medidas contra la inflación.

Los socios de gobierno, claro está, presionan para que el PSOE tome resoluciones "valientes", no como la rebaja del IVA de la luz (anunciada este miércoles), considerada "insuficiente" y de corte totalmente liberal (medida exigida por el PP).

En este sentido, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, instó este jueves a crear "con carácter inmediato" un impuesto extraordinario a las empresas eléctricas para compensar la inflación. La ministra de Trabajo quiere modificar el impuesto sobre Sociedades a través de un real decreto para disponer cuanto antes de "los beneficios caídos del cielo" de estas compañías. En sus cálculos, con esta medida, el Ejecutivo podría recaudar entre 1.500 y 2.000 millones de euros para volcar en la economía familiar.

PSOE y Podemos vuelven a chocar por el envío de armas a Ucrania y la coalición pende de un hilo

Al cruce salió la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. No por el contenido ("es de justicia que las grandes eléctricas paguen una mayor parte en impuestos porque han tenido más beneficios), sino por las formas. A su juicio, la única manera de gravar a las eléctricas con un impuesto adicional es a través de un proyecto de ley, por lo que la medida recién podría ponerse sobre la mesa en 2023.

Lo que para Díaz significó una derrota (no habrá impuesto a las eléctricas en lo que queda de este año), para el mercado fue una declaración de guerra. Nunca antes Montero, ni ningún ministro del PSOE, había abierto esta puerta.

Creo que las reglas en el campo de juego, como en fútbol, son unas. No las puedes alterar y decir un día te cobro y pasado mañana a ti no

Gran parte de la cúpula del empresariado español se reunió este miércoles en Madrid en la Asamblea General anual de la mayor patronal del país, CEOE. Su presidente, Antonio Garamendi, arremetió contra los "impuestos a la carta" que el Ejecutivo amaga con implementar.

Basta de maquillaje. pic.twitter.com/3LG8YnLNF5— PODEMOS (@PODEMOS) June 24, 2022 En este sentido, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, instó este jueves a crear "con carácter inmediato" un impuesto extraordinario a las empresas eléctricas para compensar la inflación. La ministra de Trabajo quiere modificar el impuesto sobre Sociedades a través de un real decreto para disponer cuanto antes de "los beneficios caídos del cielo" de estas compañías. En sus cálculos, con esta medida, el Ejecutivo podría recaudar entre 1.500 y 2.000 millones de euros para volcar en la economía familiar.PSOE y Podemos vuelven a chocar por el envío de armas a Ucrania y la coalición pende de un hiloAl cruce salió la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. No por el contenido ("es de justicia que las grandes eléctricas paguen una mayor parte en impuestos porque han tenido más beneficios), sino por las formas. A su juicio, la única manera de gravar a las eléctricas con un impuesto adicional es a través de un proyecto de ley, por lo que la medida recién podría ponerse sobre la mesa en 2023.Lo que para Díaz significó una derrota (no habrá impuesto a las eléctricas en lo que queda de este año), para el mercado fue una declaración de guerra. Nunca antes Montero, ni ningún ministro del PSOE, había abierto esta puerta.Creo que las reglas en el campo de juego, como en fútbol, son unas. No las puedes alterar y decir un día te cobro y pasado mañana a ti noGran parte de la cúpula del empresariado español se reunió este miércoles en Madrid en la Asamblea General anual de la mayor patronal del país, CEOE. Su presidente, Antonio Garamendi, arremetió contra los "impuestos a la carta" que el Ejecutivo amaga con implementar.Montero y Díaz, enfrentadas por cómo y cuándo gravar a las eléctricas.

"Creo que las reglas en el campo de juego, como en fútbol, son unas. No las puedes alterar y decir un día te cobro y pasado mañana a ti no. Ayer mismo el sector energético cayó 4.000 millones en bolsa. Tengamos cuidado", advirtió. Y agregó: "Que no nos parezca que un sector pague y que otro no pague. Acordaros lo que dijo en su día [Bertolt Brecht]: 'Primero los judíos, luego fueron los comunistas y luego me tocó a mí"".

El PP arrasa en Andalucía, anula a Vox y deja en pánico a Moncloa

La información que maneja Garamendi es que, con un cómo y cuándo que aún está por definirse, el Gobierno le va a "meter mano" a las compañías eléctricas. Así se lo hizo saber la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, quien admitió que la decisión ya está "tomada y comunicada".

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, también "pidió repartir cargas" para afrontar la crisis de la forma "más justa posible". Aclaró que las tres empresas eléctricas más importantes de España (Iberdrola, Endesa y Naturgy) consiguieron un beneficio de 6.500 millones de euros en 2021, lo que supone, según sus palabras "un 40% más que el año anterior".

Tenemos que encontrar el instrumento, el vehículo fiscal, financiero y legal más adecuado para repartir de forma justa el impacto negativo de esta crisis

Más cautelosa sobre el tema se mostró la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño. "Tenemos que encontrar el instrumento, el vehículo fiscal, financiero y legal más adecuado para repartir de forma justa el impacto negativo de esta crisis", aclaró para paños fríos a la discusión.

En las discusiones internas, Calviño advierte del riesgo de "ponerse en contra al gran capital". Su equipo repite que, de avanzar a fondo con esta decisión, no se puede dar "ningún paso en falso", tanto por lo jurídico como por lo político.

Las eléctricas no son las únicas grandes compañías en la mira en esta estrategia más agresiva del PSOE. La semana que viene, la Cámara Baja tiene previsto aprobar el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSEE), un proyecto que tiene en alerta a gasistas y petroleras, destinatarios iniciales de un nuevo recargo fiscal.

Antonio Garamendi, presidente de CEOE, en guerra con el Gobierno por los nuevos "impuestos a la carta".

Repsol, Cepsa o BP son las grandes compañías que más sufrirán las consecuencias de este decreto. El Fondo pretende sacar de la factura de la electricidad las primas que se están pagando a las renovables, cogeneración y residuos más antiguos, hoy a cargo de los consumidores.

La inflación revienta los bolsillos de los españoles: el coste de vida triplica el aumento de los salarios

Con este cambio, las petroleras cargarán con la financiación del 43,7% de las primas a las energías renovables para 2025. "Tendrá un negativo impacto para los hogares y la actividad industrial al plantear un recorte de la factura eléctrica a costa de un recargo sobre la factura del gas y otros combustibles, en un contexto como el actual de elevados precios de la energía", criticó Sedigas, la patronal del sector gasista, a la que pertenecen, entre otras, Naturgy, Enagás y Repsol.

El Ejecutivo gastó más de 10.000 millones de euros en lo que va del año en su paquete anticrisis, pero sigue sin recuperar la iniciativa política

Las señales, al cabo, parecen claras: tras el golpazo electoral en Andalucía, el Gobierno asume que tiene que ser más audaz en sus políticas distributivas para competir con chances en las elecciones generales del año que viene. Caso contrario, el "moderado" PP seguirá capitalizando el descontento social de la crisis.

El coste, eso sí, asoma altísimo: el PSOE está obligado a cabrear, nada menos, que al establishment.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Noticias Relacionadas
Tras el traspié en Galicia, Sánchez quiere acelerar la aprobación de la amnistía pero Junts no cede

Tras el traspié en Galicia, Sánchez quiere acelerar la aprobación de la amnistía pero Junts no cede

LPO (Madrid)
La Comisión de Justicia tiene hasta el 7 de marzo como fecha límite para emitir un nuevo dictamen de la ley. El Gobierno quiere anunciar el acuerdo la próxima semana.
Galicia expone la debilidad territorial del PSOE y el coste de apostar por la mayoría plurinacional

Galicia expone la debilidad territorial del PSOE y el coste de apostar por la mayoría plurinacional

Por Andrés Actis (Madrid)
Nunca antes los socialistas tuvieron tan poco peso político regional como en este momento. La debacle territorial es histórica. En Galicia, la coalición de Gobierno (PSOE-Sumar) ha conseguido tan solo el 15,94% de los votos.
El PP revalida la mayoría absoluta en Galicia, Feijóo respira y Sánchez sufre un duro varapalo

El PP revalida la mayoría absoluta en Galicia, Feijóo respira y Sánchez sufre un duro varapalo

LPO
Los populares retienen con holgura el gobierno gallego. El nacionalismo crece con fuerza. El PSOE pierde miles de votos y Sumar se estrella al no superar el 2%.
Sánchez asciende a Calvo a la presidencia del Consejo de Estado y Podemos la tacha de "transfóbica"

Sánchez asciende a Calvo a la presidencia del Consejo de Estado y Podemos la tacha de "transfóbica"

LPO (Madrid)
La histórica dirigente del PSOE deja su acta de diputada para asumir un nuevo rol institucional. Podemos impugna la decisión. Sumar también cuestiona.
Grieta en el Gobierno: Díaz rechaza la estrategia de Sánchez para obtener los votos de Junts y salvar la amnistía

Grieta en el Gobierno: Díaz rechaza la estrategia de Sánchez para obtener los votos de Junts y salvar la amnistía

LPO (Madrid)
La vicepresidenta rechaza modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para destrabar las negociaciones con los independentistas.
Sánchez admite que contempla modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para destrabar la amnistía

Sánchez admite que contempla modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para destrabar la amnistía

LPO (Madrid)
El PSOE se abre a una nueva reforma que permitiría "subsanar las dudas" de los independentistas. El presidente de Gobierno da por descontada la aprobación de la ley.