Guerra en Ucrania
Ex mano derecha de Putin pidió invadir Georgia y Kazajistan y volver a la Unión Soviética
Dmitri Medvedev publicó un mensaje que alentaba a "recuperar" Georgia y Kazajistán, pero la publicación desapareció después de diez minutos y el expresidente habló de hackeo.

 El expresidente ruso Dmitri Medvedev pidió la reunificación de los países de la Unión Soviética en un mensaje que desapareció de las redes sociales a los pocos minutos. La publicación en la plataforma Vkontakte (VK), una especie de versión rusa de Facebook, aseguraba que "después de la liberación de Kiev y de todos los territorios de la Pequeña Rusia (en alusión a Ucrania) de las bandas nacionalistas que predicaban un ucranianismo inventado por ellas mismas, Rusia será nuevamente unida, poderosa e invencible".

Además, el exmandatario prometió "dar el siguiente paso para recuperar nuestra patria", cuyas fronteras "no terminan en ningún lugar", y apuntó directamente a las exrepúblicas soviéticas de Georgia y Kazajistán. Sobre la primera escribió que "se inclinaba hacia Rusia porque estaba rodeada de Estados musulmanes enemigos y ahora se repite la misma historia: Osetia del Norte y del Sur, Abjasia y lo que queda del territorio de Georgia pueden ser unidos solamente en un mismo Estado junto con Rusia".

 "La pretensión de Putin es ser el líder del mundo"

En cuanto a Kazajistán, Medvedev opinó que era un "Estado artificial" hasta la colonización rusa. "Hasta la destrucción de la URSS, el 62,5% de la población del norte de Kazajistán era eslava. En este siglo, los poderes de Kazajistán comenzaron a realizar iniciativas para desplazar al interior de la república a distintos grupos étnicos, algo que se puede calificar como genocidio de los rusos. No pensamos cerrar los ojos. Hasta que los rusos no lleguen allí, no habrá orden", según la publicación. 

Medvedev suele usar VK y Telegram para atacar a quienes considera enemigos de Rusia. Hace dos semanas, advirtió que si las tropas ucranianas atacaban la península de Crimea, ocupada y anexada por Moscú en 2014, enseguida llegaría 'el día del juicio final'

Medvedev salió este jueves a denunciar que su perfil de VK fue hackeado, "una manifestación de la guerra de información" que vive Rusia mientras sigue con la invasión de Ucrania. El hombre que gobernó el país entre 2008 y 2012 bajo la supervisión de Vladimir Putin -que en ese momento no podía aspirar a la reelección- prometió que "los culpables no quedarán impunes". También dijo que con los aliados habla de "manera directa y franca, sin ambigüedades", después del malestar que causó el posteo en la vecina Kazajistán, que pese a la buena relación con Rusia defendió la integridad territorial de Ucrania y se negó a reconocer a las repúblicas separatistas de Lugansk y Donetsk. El posteo fue subido a pocos días del aniversario del inicio de la guerra entre Georgia y Rusia, el 7 de agosto de 2008.

Pero la desmentida apenas sirvió para calmar los ánimos. Medvedev suele usar VK y Telegram para atacar a quienes considera enemigos de Rusia. Hace dos semanas, advirtió que si las tropas ucranianas atacaban la península de Crimea, ocupada y anexada por Moscú en 2014, enseguida llegaría "el día del juicio final". "Será muy rápido y muy duro. Pueden estar seguros de que los objetivos de esta operación se cumplirán", insistió. A los críticos con la guerra los tildó de "malnacidos y degenerados". "Mientras siga con vida, haré todo lo posible para que desaparezcan", lanzó a principios de junio.

La publicación, que apareció en VK el lunes por la noche y permaneció durante unos diez minutos antes de ser borrada, es una mala noticia para Medvedev. Si el mensaje fue una idea propia o salió de su entorno, afecta la relación de Rusia con sus vecinos y abona la teoría acerca de los motivos de la guerra en Ucrania, más por una política expansionista de Putin que por el avance de la OTAN hacia sus fronteras. Y si se trató de un hackeo, revela un enorme problema de seguridad.

Putin amenaza con atacar a Suecia y Finlandia si la OTAN concreta su despliegue militar 

Medvedev es actualmente el número dos del Consejo de Seguridad de Rusia, un cargo creado para él luego de que Putin lo hiciera renunciar como primer ministro a inicios de 2020. El propio Putin preside el Consejo, por lo que Medvedev responde directamente al jefe de Estado. Sin embargo, el mayor problema para el vice del Consejo es que el mensaje resulta verosímil y está en sintonía con las últimas declaraciones de alto funcionarios como Serguéi Lavrov.

Putin recibió en el Kremlin al presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, semanas antes del inicio de la invasión rusa a Ucrania.

El canciller ruso recurrió a la retórica expansionista a finales de julio, cuando declaró que la guerra en Ucrania tenía como objetivo un cambio de régimen y el control del país "más allá" de la región ocupada del Donbás". "La geografía ahora es diferente. Ya no son solo las repúblicas de Donetsk y Lugansk, también son las regiones de Jersón y Zaporiyia y otros territorios", precisó Lavrov.  

El mismo Putin sugirió la unificación entre Rusia y Bielorrusia, después de haber lamentado durante año la desintegración de la Unión Soviética. Consejeros, funcionarios y comunicadores afines al Kremlin sugirieron que Polonia y los países bálticos podrían correr misma suerte que Ucrania

En un acto por la guerra entre Rusia y Georgia por Osetia del Sur en 1992, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, expresó recientemente la nostalgia de muchos oficiales y funcionarios por la URSS, si bien no llamó a reditarla, como el posteo hackeado de Medvedev.

Putin ahora quiere invadir Moldavia para unir el Donbás con la región separatista de Transnistria

El mismo Putin sugirió la unificación entre Rusia y Bielorrusia, después de haber lamentado durante años la desintegración de la Unión Soviética. Consejeros, funcionarios y comunicadores afines al Kremlin sugirieron que Polonia y los países bálticos podrían correr misma suerte que Ucrania después de febrero de este año. "¿Quién dice que Ucrania todavía existirá en los mapas en dos años?", se preguntó hace poco Medvedev en Telegram.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, también expresó la nostalgia por la Unión Soviética. 

Hasta la guerra, Medvedev había intentado mostrarse como la cara liberal del régimen, como lo hizo durante sus años al frente del Kremlin, aunque nominalmente. Sus declaraciones y el último mensaje sobre la URSS que apareció en su perfil de VK confirman el giro hacia los postulados más nacionalistas y expansionistas de Rusia. La publicación causó sorpresa en Kazajistán y temor en Georgia, que ha perdido territorio a manos de Rusia.

En abril, Rustam Minnekaev, comandante del Distrito Central del Ejército, admitió que "desde el inicio de la segunda fase de la operación una de las tareas del Ejército es ganar control en el Donbás y el sur de Ucrania", lo que "permitiría crear un corredor hacia Crimea y tener influencia sobre la economía ucraniana". Esto también le permitiría a Rusia acceder a la región moldava de Transnistria, "donde también se producen actos de opresión contra la población de habla rusa". El mismo argumento le sirvió a Putin a la hora de justificar la invasión a Ucrania y amenazar a los países bálticos. En conjunto, esta serie de declaraciones, expresiones de deseo y sentimientos nostálgicos preanuncian las intenciones de Putin y parte de los funcionarios rusos.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.