Elecciones en Francia
Un escándalo fiscal salpica a Macron en el cierre de su campaña presidencial
La justicia investiga los vínculos de Macron con consultoras privadas. La estadounidense McKinsey no tributó en Francia pese a que aumentó los contratos con la administración pública. Desde el oficialismo hablan de una "operación política".

 Emmanuel Macron llega a la recta final de la campaña electoral con un escándalo de fraude fiscal sobre sus espaldas. La Fiscalía Nacional Financiera (PNF) inició este miércoles una investigación preliminar por el McKinsey-gate, como se conoce en Francia la contratación de servicios de consultoría externa por parte del gobierno durante la crisis sanitaria de 2020 y 2021. Y la oposición se ilusiona con desgastar la imagen del presidente a solo cuatro días de la primera vuelta.

Los Republicanos, el partido gaullista que presenta a Valérie Pécresse como candidata a las elecciones de este domingo, impulsó una comisión de investigación en el Senado -donde cuenta con mayoría de votos- tras considerar que Macron y sus ministros han abusado de los contratos con empresas privadas para asesorar a la administración pública. Según la Cámara alta, el Ejecutivo gastó unos 893,9 millones de euros en 2021 en concepto de consultoría externa. En 2018 el monto era de 379,1 millones de euros.

Escándalo en Francia: Le Pen financia su campaña a través de un banquero amigo de Orbán

La justicia investiga ahora si el gobierno ha sido partícipe de blanqueo agravado de fraude fiscal por su vínculo con las consultoras. Para la candidata ultraderechista Marine Le Pen, Macron recurre a las firmas de asesoría porque desconfía de los funcionarios, quienes podrían desarrollar las tareas por las que se les paga a empresas como McKinsey, entre otras. 

Según el Senado, el Ejecutivo gastó unos 893,9 millones de euros en 2021 en concepto de consultoría externa. En 2018 el monto era de 379,1 millones de euros

"El Estado siempre ha recurrido a empresas de consultoría desde principios de la década de 2000. Valérie Pécresse implementó la ley de reforma universitaria apoyándose en empresas de consultoría. Tanto a la derecha como a la izquierda las autoridades locales han recurrido a ellas", se defendió el ministro de Obras Públicas, Olivier Dussop. La estrategia oficial es restarle impacto mediático a la investigación y aislar a Macron del escándalo.

Alarma en el equipo de Macron por el repunte de Le Pen a cinco días de la elección

El partido de la candidata presidencial Valérie Pécresse, Los Republicanos, impulsaron la investigación en el Senado. 

Sin embargo, Macron aseguró el domingo que "no hay contrato que se apruebe en la República sin respetar las reglas de la contratación pública: licitación, transparencia, responsabilidad de los que firman". "Existe la impresión de que hay trucos, lo cual es falso. Existen normas de contratación pública", sostuvo el mandatario. El diario Le Monde señaló que varios asesores de McKinsey que participaron de la campaña de Macron en 2017 luego ocuparon cargos dentro del Ejecutivo. 

El Estado siempre ha recurrido a empresas de consultoría desde principios de la década de 2000. Valérie Pécresse implementó la ley de reforma universitaria apoyándose en empresas de consultoría. Tanto a la derecha como a la izquierda las autoridades locales han recurrido a ellas

El jefe del oficialismo en la Asamblea Nacional, Christophe Castaner, denunció que se trata de una "operación política" de Los Republicanos. Pero la oposición no solo apunta al Ejecutivo de Macron. La comisión de investigación del Senado asegura que McKinsey ni siquiera ha tributado en Francia en la última década, pese a que la firma estadounidense ingresó al país 329 millones de euros en 2020.

Marine Le Pen acusó al presidente Macron por desconfiar de los funcionarios públicos.

McKinsey recurrió a mecanismos de optimización fiscal para evitar el pago del impuesto de sociedades, incluso cuando 5% de sus ingresos en Francia se explican por los contratos con la administración pública. Los senadores de la oposición insisten en que la "dependencia" de la administración Macron de las consultoras no es más que una estrategia del presidente para involucrar al sector privado en los asuntos públicos.

Valerie Pécresse, la Merkel francesa que puede terminar con el proyecto europeísta de Macron

Oxfam señaló que "McKinsey utiliza un mecanismo de optimización fiscal muy popular entre muchas multinacionales: la declaración de los ‘precios de transferencia' de sus entidades en Francia a la empresa matriz con sede en Delaware, un paraíso fiscal". La comisión del Senado sugiere que el presidente no puede desconocer esta situación y, al impulsar los contratos, avala el comportamiento. 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    jose.colella.87
    06/04/22
    14:34
    Ojo con LePen...
    Responder