Crisis energética
La UE intenta frenar el "efecto España" y advierte que la salida de la Carta de la Energía desprotege a las renovables
Bruselas teme que una salida en bloque rompa este histórico tratado internacional. Advierte a los países díscolos que la industria verde dejará de "estar protegida".

La decisión de España de abandonar la Carta de la Energía, un acuerdo internacional vigente desde la década del 90 -al que están acogidos 53 Estados- que, básicamente, protege los intereses de la industria fósil, ha causado pánico en Bruselas. "El efecto dominó", la salida de más países, como anticipó LPO, amenaza con romper un acuerdo que la UE considera "clave" para garantizar las inversiones energéticas. 

El gobierno de Pedro Sánchez logró su cometido tras su portazo: abrió una grieta que Bruselas no sabe cómo cerrar. Países Bajos y Francia anunciaron días atrás sus salidas. El argumento, el mismo que dio la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera: la imposibilidad de plasmar políticas ambiciosas para atenuar los impactos del cambio climático por las demandas millonarias que pueden presentar en los tribunales internacionales las empresas afectadas. 

Tras un largo silencio, la portavoz comunitaria de Comercio de la Comisión Europea, Miriam García Ferrer, llamó a una conferencia de prensa para advertir los riesgos y las consecuencias de abandonar este tratado.

La estrategia de Ribera surte efecto y Países Bajos también anuncia su salida de la Carta de la Energía

Aclaró, en primer lugar, que los países que formalicen sus renuncias seguirán sujetos sin cambios a las condiciones de arbitraje que prevé el acuerdo internacional durante otros 20 años.

El gobierno de Pedro Sánchez logró su cometido tras su portazo: abrió una grieta que Bruselas no sabe cómo cerrar. Países Bajos y Francia anunciaron días atrás sus salidas de este tratado internacional

"Tomamos nota del anuncio de varios Estados miembro de su intención de retirarse del Tratado. La Comisión Europea sigue pensando que el resultado de la modernización del proceso que se hizo en junio está plenamente en línea con la transición energética y la causa del cambio climático", indicó la portavoz.

Emmanuel Macron, el último líder europeo que anunció la salida de la Carta de la Energía.

Para la CE, los cambios que se van a introducir en noviembre van a resolver "las lagunas" que cuestionan varios Estados miembros.

Los servicios comunitarios recalcan que la revisión -que requiere el apoyo de la mayoría de socios para salir adelante en noviembre- ofrece mayores garantías para las inversiones verdes, en un contexto como el actual en el que la Unión Europea prima la inversión en materia de lucha contra el cambio climático.

Las renovables baten récord en Europa, pero la sequía y el parón nuclear obligan a usar más combustibles fósiles

"Hay que ser claros respecto a los posibles escenarios: Todo país que se retire estará sujeto a una cláusula de 20 años que supone que tendrán que seguir aplicando todas las normas durante dos décadas más", advirtió García Ferrer.

Lo cierto, más allá de la advertencia de Bruselas, es que la protección que ofrece ese tratado se ha utilizado en los últimos años para litigar contra los Estados de la UE que más han intentado avanzar en políticas climáticas

Y agregó: "Abandonar el pacto antes de que tenga lugar la revisión negociada y pendiente de adopción daría al bloque un peor resultado porque los socios salientes deberían seguir cumpliendo las normas que favorecen las inversiones fósiles, mientras que las renovables no estarían protegidas.

 La advertencia de una ingeniera española de la AIE: "Es peligroso que los costes de las renovables dejen de ser atractivos" 

Lo cierto es la protección que ofrece ese tratado se ha utilizado en los últimos años para litigar contra los Estados de la UE que más han intentado avanzar en políticas climáticas. Algunos ejemplos: la prohibición de extracción de combustibles fósiles, la denegación de nuevos permisos de prospección de gas o el cierre de centrales de energías contaminantes han sido objeto de demandas millonarias, en su mayoría en trámite.

El Estado español es, actualmente, el más demando en Europa por el "paraguas protector" que ofrece este tratado: varios fondos de inversión reclaman un total de 8.000 millones de euros. Los litigios, en su mayoría, corresponden al recorte a las primas de las renovables durante la década pasada. 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.