Brasil
La UE confía que el eje Sánchez-Lula destrabará el acuerdo de libre comercio con el Mercosur
Moncloa cree que el triunfo de Lula allana el camino para reflotar el acuerdo, pero deberá sortear la oposición de Macron.

Para Moncloa, la victoria de Lula da Silva en Brasil es la pieza que faltaba para poder rearmar un puzzle que considera clave en materia de política internacional: el (fallido) acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur. 

El Gobierno confía en poder reflotar este pacto, paralizado desde que se aprobó la primera hoja de ruta (2019), cuando Pedro Sánchez tome la presidencia rotatoria del Consejo Europeo, en el segundo semestre del año que viene. Tal como adelantó LPO, el líder socialista viene, desde hace meses, militando el acercamiento entre ambos bloques. 

Pero la reelección de Jair Bolsonaro, principal detractor de esta alianza comercial, hubiese significado un escollo para los planes de España. Brasil es la principal economía de Sudamérica y una potencia agrícola que, con la ultraderecha en el poder, afianzó vínculos con China y Rusia a espaldas de la UE.

España quiere liderar el acercamiento entre Europa y América Latina para ganarle terreno a Rusia y China

En su acercamiento a Lula -y en el acuerdo con el Mercosur-, Sánchez busca mucho más que una alianza comercial: ve la posibilidad de tejer un fuerte bloque político con América Latina, "más necesario que nunca" -a juicio de Moncloa- en el "inestable y delicado" contexto internacional.   

España tiene un stock de inversión extranjera directa de más de 66.000 millones de euros al año en los cuatro socios principales de esa región (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). La península exporta 4.381 millones de euros a Mercosur, de los cuales 3.317 millones de euros van a parar a Brasil.

Para Bruselas, el acuerdo es uno de los "más importante de la historia" de la UE. Sin embargo, Sánchez deberá sortear la oposición militante de Emmanuel Macron, presionado por sus productores agropecuarios que no están en condiciones de competir con argentinos y brasileños.

Sánchez cuenta con el respaldo de Bruselas en su plan de acercarse a Lula para destrabar este acuerdo, aunque debe sortear la oposición militante de Emmanuel Macron, presionado por sus productores agropecuarios que no están en condiciones de competir con argentinos y brasileños.  La Unión Europea espera "avanzar en el cierre" de este tratado, admitió en las últimas horas el vicepresidente económico de la Comisión Europea y responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis.

Jozef Síkela, el ministro de Industria y Comercio de República Checa -que ostenta la presidencia actual del bloque, se pronunció en la misma línea: "El cambio que seguramente ocurrirá tras las elecciones en Brasil puede ayudar a avanzar en las negociaciones con el Mercosur".

En paralelo a la gira de Sánchez, eurodiputados socialistas viajan a Latinoamérica para tejer "alianzas políticas" 

Más categórico fue el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell: "En el contexto geopolítico actual, el acuerdo es mucho más que un acuerdo comercial".

Para Bruselas, el acuerdo es uno de los "más importante de la historia" de la UE. El potencial del mercado ubicado al otro lado del océano atlántico (alimentos y energía, dos materias primas claves en los próximos años) está hoy aplacado por ser una de las regiones con mayores aranceles de entrada.

El presidente electo de Brasil, Lula da Silva.

La firma de este tratado permitiría una fuerte reducción -eliminación en algunos casos- de los impuestos a las importaciones y exportaciones. El ahorro impositivo para Europa alcanzaría los 4.000 millones de euros.

En el caso de España, se beneficiaría con la venta de muchos bienes que hoy viajan a cuenta gotas por el océano por estos altos costes impositivos: productos industriales (automóviles y máquinas, por ejemplo) y productos alimenticios (vinos, aceites, panificados, etc.).

Sánchez pretende limar todas las asperezas que hay en torno a este acuerdo en la cumbre entre la Unión Europea y la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) que preside su amigo, el argentino Alberto Fernández, que pretende organizar el año que viene en Madrid

Para Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores, organización que representa los intereses internacionales de las empresas españolas, este acuerdo permitiría otros "beneficios muy importantes", como facilidades para la contratación pública y la protección de la propiedad intelectual.

Feijóo viaja a Latinoamérica para buscar 600 mil votos que pueden llevarle a Moncloa

Las negociaciones, claro está, no serán sencillas. En materia agrícola, las economías europeas están protegidas por la Política Agraria Común (PAC). Francia, Bélgica e Irlanda han sido reticentes a avanzar en este acuerdo por el "impacto negativo" para sus agricultores. 

Y si bien Lula tendrá las riendas de la política exterior, gobernará con un Parlamento en minoría y con el poder territorial controlado por el bolsonarismo. El ya expresidente, quien ya aceptó iniciar la transición, pondrá muchos palos a la rueda a la gobernabilidad del líder sindicalista. El lobby de la industria automovilística es muy en Brasil. Desde el 2019 a esta parte, este sector se ha negado a "competir" con coches europeos sin altos aranceles. 

Otro aspecto a destrabar es el medioambiental. A diferencia de Bolsonaro, Lula tiene el cambio climático en su agenda y promueve una explotación sostenible del Amazonía.  El tratado firmado en 2019 obligaba al cumplimiento del Acuerdo de París. Pero, en las nuevas negociaciones, Bruselas le va a exigir a sus socios del Mercosur "instrumentos adicionales" en esta materia.

Sánchez pretende limar todas estas asperezas en la cumbre entre la Unión Europea y la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) que preside su amigo, el argentino Alberto Fernández, que pretende organizar el año que viene en Madrid. 

La política española debate apasionadamente. Aunque puedan existir matices, hay consenso político alrededor de la voluntad de integración en Europa, formar parte de la alianza atlántica y ser el puente natural entre Europa y América Latina


En lo que respecta a la política doméstica, el presidente de Gobierno tiene la venia de la derecha (PP y Ciudadanos) para fortalecer los lazos comerciales con Latinoamérica. José Ramón Bauzá, eurodiputado español por Ciudadanos, es un defensor de este acuerdo.

El presidente de Argentina este martes en San Pablo, luego de reunirse con Lula.

"Es una máxima muy sencilla: todo espacio que no ocupes tú, lo ocupará otro. En los últimos tiempos, la UE había estado preocupada y ocupada en otros temas. Es verdad que llegamos tarde. Pero somos países hermanos y ahora España debe liderar dentro de Europa ese acercamiento por una cuestión histórica, social, cultural. Eso se tiene que hacer de manera bilateral. Hemos llegado tarde, de acuerdo. Nosotros tenemos una cosa que no tiene Rusia ni China: la lengua. No se necesitan traductores, las cosas se tratan y se cierran en una mesa si hay voluntad política", razonó en diálogo con LPO.

Javi López, eurodiputado del PSOE, sintetizó este "consenso" con la siguiente frase: "La política española debate apasionadamente. Aunque puedan existir matices, hay consenso político alrededor de la voluntad de integración en Europa, formar parte de la alianza atlántica y ser el puente natural entre Europa y América Latina".

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    argentine-tax-payer
    03/11/22
    07:55
    Un tratado de "libre comercio" con el mercosur es sólo para los beneficios de la industria europea cara y poco competitiva.
    Responder