Andrés Ortega Klein
"La humillación a Rusia divide a la OTAN entre los países realistas y los países justicieros"
El analista internacional Andrés Ortega Klein, exdirector de Análisis y Estudios del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, dialogó con LPO sobre las dos estrategias en pugna en occidente sobre el desenlace de la guerra.

Occidente y la OTAN parecen sólidos e inquebrantables en la estrategia trazada para derrotar a Vladimir Putin. Esa es la imagen que los líderes de la Alianza intentarán transmitir en la Cumbre de Madrid, un encuentro de dos días que tiene a la amenaza de Rusia en el flanco este como tema principal de agenda.

Pero este aparente frente común tiene cada vez mayor división interna. ¿El motivo? La humillación al líder ruso. Ese es el análisis que hace Andrés Ortega Klein, investigador sénior asociado del Real Instituto Elcano y director del Observatorio de las Ideas.

La Alianza no descarta que Rusia ataque a otros países y diseña una nueva estrategia para defenderse

A juicio de este prestigioso analista internacional -exdirector de Análisis y Estudios del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y exasesor del Ministro de Asuntos Exteriores- "la humillación o la negociación" divide a los líderes occidentales en dos bandos: el realista y el justiciero.

El "campo del realismo", también llamado "campo de la paz", lo lideran Francia, Alemania e Italia, que quieren que la guerra acabe cuanto antes, incluso si Ucrania tiene que pagar un coste en términos territoriales. El "campo de la justicia" pretende que Rusia de marcha atrás en todo lo que ha conquistado hasta la fecha. Y más allá: que devuelva los territorios que ocupó en 2014. 

¿De qué se trata esta división?

El "campo del realismo", también llamado "campo de la paz", lo integran los países que quieren que la guerra acabe cuanto antes, incluso si para ese cese al fuego Ucrania tiene que pagar un coste en términos territoriales. El "campo de la justicia" pretende que Rusia de marcha atrás en todo lo que ha conquistado hasta la fecha. Y más allá: que devuelva los territorios que ocupó en 2014. 

Hay un acuerdo general en la OTAN de que Rusia no se puede salir por las buenas del conflicto, pero hay una división sobre la necesidad de no demorar demasiado la guerra porque está teniendo consecuencias económicas muy graves para los países occidentales y no occidentales. El sur global ya sufre problemas graves de hambrunas y de incremento en los costes de vida por la alta inflación.

Imagino que estos dos campos tienen nombres propios.

El campo de los realistas está capitaneado por Francia, Alemania e Italia. Y lo demuestra el viaje de Dragui, Scholz y Macron a Kiev para buscar alguna solución. Estos tres dirigentes mantienen contactos con Putin. Hablan regularmente con él, aunque con pocos resultados por el momento. Estos tres países consideran que no hay que dejar ganar a Rusia, pero que tampoco hay que humillarla, porque no se logrará un orden estable para el futuro y no se recuperarán las economías aquejadas por la inflación. También podríamos sumar a Hungría a este campo, que tiene unas relaciones muy especiales con Rusia, con un régimen pro Putin y i-liberal. 

La OTAN no tiene pensado reforzar el "flanco sur" y España mastica una derrota en su propia cumbre

Los nórdicos, los bálticos, Polonia y, desde fuera de la UE, el Reino Unido, en cambio, son los más belicosos, los que quieren que Rusia pierda y caiga en una situación que le haga imposible este tipo de agresión y aventurerismo. Estos países están convencidos que el tiempo juega en contra de Putin.

¿Dónde se ubica Pedro Sánchez en esta polaridad?

Está a medio camino. Sánchez está buscando no situarse en ningún campo porque, por un lado es el anfitrión de la Cumbre y porque pretende un viraje de la Alianza para que no se fije solo en el Este, sino que también se preocupe por lo que pasa en el sur de Europa y en el norte de África.

¿Estos dos campos van a "chocar" en la cumbre de Madrid?

Difícilmente en Madrid se materialice esta división, que tiene más que ver con la guerra, que con la postura militar de la OTAN ante un ataque ruso. La OTAN quiere cambiar su postura. Antes de esta guerra era la de retirarse ante cualquier ataque. Ahora, es la de defender las fronteras de la alianza.

Estados Unidos es el mayor ganador de la guerra puesto que tiene su industria militar activa y está exportando gas y petróleo para suplir las importaciones rusas. Está logrando una Europa más americana.

¿Estados Unidos que rol juega en esta división?

Estados Unidos es el mayor ganador de la guerra puesto que tiene su industria militar activa y está exportando gas y petróleo para suplir las importaciones rusas. Está logrando una Europa más americana, en definitiva. Biden está en una postura de no tolerar una victoria rusa. Necesita que Putin pierda la guerra aunque no sea una pérdida total.

¿Putin dónde está más cómodo: negociando o en el rol de víctima?

Una vez que haya conseguido sus metas, que no sabemos realmente cuáles son, Putin se va a sentir cómodo negociando con los países del campo realista. Seguramente en ese momento va a ofrecer una negociación de alto el fuego y ahí se verá el precio a pagar por Ucrania y en general por Occidente. Aunque esto lleva a un debilitamiento de Rusia. Lo que va a venir es una nueva guerra fría, expresión que no me gusta, pero que ayuda a entender lo que puede pasar a futuro, entre Rusia y Occidente en dónde resta por ver dónde se coloca China. Y también estamos viendo que está surgiendo un nuevo movimiento de no alineados ligado al sur global.

¿Hubo una falla de cálculo de occidente sobre las consecuencias económicas de la guerra para sus propios países?

Cuando empezó la guerra en febrero no se calculó bien el impacto que iba a tener sobre el campo económico, ya sea por las sanciones o por los efectos de la propia guerra. Hubo un grave fallo en los analistas geopolíticos y en los economistas, que no supieron prever una inflación que había empezado a escalar antes de la guerra y que puede durar mucho tiempo por los altos precios de los combustibles y de los alimentos.

Estados Unidos es el mayor ganador de la guerra puesto que tiene su industria militar activa y está exportando gas y petróleo para suplir las importaciones rusas. Está logrando una Europa más americana

¿Hay riesgos en empecinarse en humillar a Rusia?

Macron habló de que no había que humillar a Rusia porque eso tiene sus efectos como se ha demostrado en el caso de Alemania y la Primera Guerra Mundial. En el corto plazo, la gran preocupación de esta humillación pasa por lo económico, mucho más que las preocupaciones estratégicas o geopolíticas.

Rusia entra en default y se profundiza la interna económica en el Kremlin

¿Una ola de descontento social puede hacer que el "campo de la justicia" ceda en su postura de ver a Putin en la lona?

El descontento social se va a dar como consecuencias de la crisis económica. La inflación está afectando mucho a las clases medias y trabajadoras. Ni hablar a los países más pobres por el tema alimentario. Cuando llegue este escenario puede crecer la demanda de parar la guerra y de llegar a acuerdos.

En uno de sus últimos artículos sostiene que Putin ha rescatado a la OTAN de su propia humillación. ¿Tan humillada estaba la OTAN?

La OTAN estaba humillada con la retirada precipitada de Afganistán después de 20 años, una retirada que se puede considerar como el gran fracaso de la OTAN. Cuando estaba digiriendo ese fracaso llegó la invasión a Ucrania y el revivir de la alianza. Un renacer militar y geográfico si se produce la ampliación con Suecia y Finlandia.

La OTAN estaba humillada con la retirada precipitada de Afganistán, una retirada que se puede considerar como el gran fracaso de la OTAN. Cuando estaba digiriendo ese fracaso llegó la invasión a Ucrania y el revivir de la alianza. Un renacer militar y geográfico que se produce la ampliación con Suecia y Finlandia.

¿Qué impactos tiene una OTAN envalentonada?

Occidente se rearma y se refuerza, lo que va a tener impacto en las relaciones con China. En Madrid, la OTAN va a meter por primera vez a China en un documento oficial. Una China rearmada genera temor. Lo que pasa es que Occidente hoy está muy solo. No tiene grandes aliados fuera. Tal vez la India. No mucho más.

En este escenario global, ¿cómo puede quedar parada Latinoamérica?

Latinoamérica es parte del sur global que no quiere verse mezclado en una guerra de esta naturaleza. Muchos países de esta región han condenado la invasión rusa, pero luego no se han mantenido firmes. Yo creo que vamos a ver una América Latina no alineada más próxima a China, la potencia que está proporcionando hoy dinero, inversiones y tecnología. Veo a Latinoamérica más alejada de Occidente. Eso sí: sufriendo, como estamos viendo en Ecuador, las graves consecuencias económicas y sociales de esta guerra.


Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.