Guerra en Ucrania
Empresarios y sindicatos tironean al Gobierno por su pacto de rentas
El Ejecutivo volverá a reunir este miércoles a sindicatos y empresarios en su afán de lograr un estrechón colectivo de manos para repartir los efectos negativos de la guerra. El acuerdo está por ahora muy lejos.

El Gobierno se abrochó un triunfo este fin de semana al lograr la adhesión del PP en los "puntos claves" de la hoja de ruta con la que España enfrentará las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania. Sin embargo, en la otra mesa de negociación abierta, en la que están sentados sindicatos y empresarios, para definir un "pacto de rentas", el Ejecutivo está lejos aún de conseguir un acuerdo.

El FMI le pide a Sánchez aumentar impuestos para bajar el déficit y un uso "transparente" de los fondos europeos

El presidente Pedro Sánchez no se cansa de advertir del "alto coste" que tendrá el conflicto bélico para España. Por eso, desde hace días, insiste en la necesidad de lograr, cuanto antes, un "pacto de rentas", un estrechón colectivo de manos para repartir los efectos negativos de la guerra en materia económica.

"Todos tienen que hacer un sacrificio", aclaró Sánchez en el primer encuentro que mantuvo con los sindicatos y la patronal en pos de alcanzar este acuerdo. Pidió "moderación salarial" a los sindicatos y "moderación de márgenes y beneficios", a los empresarios.

El Gobierno se compromete a rebajar impuestos y logra el apoyo de los barones del PP 

Los invitados asintieron y aceptaron "ajustar cinturones" por esta extraordinaria coyuntura. Sin embargo, las grandes diferencias sobre la balanza de este "sacrificio" -sobre cuánto acepta perder cada sector- atentan por el momento cualquier atisbo de pacto. Por un lado, los representantes de los trabajadores vienen reclamando desde hace meses -antes de la guerra- nivelar las rentas laborales con la inflación, disparada a máximos en tres décadas.

Unai Sordo, secretario general de CCOO.

Los sindicatos entienden que, en esta coyuntura, es "inviable" equiparar los salarios al IPC, situado arriba del 6% en los últimos meses (7,6% en febrero). Pero también entienden que es "inviable" que las nóminas sigan aumentando por convenio un 2% como hasta ahora. Su "sacrificio" es, por ende, incrementos para 2022 en torno al 4/5 por ciento.

Nunca en la historia las compañías españolas cotizadas en Bolsa ganaron tanto dinero como en 2021: 64.021 millones de euros

Este porcentaje, sin embargo, está lejos de convencer a la patronal. "La indexación de los salarios a la inflación es un error inmenso para España", aclaró el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, tras esa primera reunión. "La inflación perjudica al trabajador y al consumidor, sin duda, pero también perjudica de forma agresiva a la empresa", dijo en la misma línea Gerardo Cuerva, líder de Cepyme. La propuesta empresarial es, básicamente, negociar los ajustes salariales en función de la "productividad" y "competitividad" de las empresas.

Pese al rechazo de Garamendi, Yolanda Díaz pacta con los sindicatos la suba del SMI a 1000 euros

Unai Sordo, secretario general de CCOO, respondió que "un pacto de rentas implica hablar de más cosas que de salarios". E introdujo un punto que los sindicatos quieren que "sí o sí" forme parte de la negociación: que las empresas cedan parte de sus "beneficios récord" a través de impuestos o reinversiones.

Pusieron sobre la mesa un dato "más que contundente" para argumentar y justificar esa postura: nunca en la historia las compañías españolas cotizadas en Bolsa ganaron tanto dinero como en 2021. Los ingresos alcanzaron los 64.021 millones de euros, un monto inédito en comparación con las planillas de los últimos años. Las grandes empresas, las que integran el Ibex 35, ganaron de forma conjunta 54.910 millones de euros frente a las pérdidas de 9.450 millones en 2020.

El Índice de Precios escala al 7,6% y España tiene su inflación más alta en 36 años

Ante estos números, los sindicatos le piden al Gobierno que lleve a la práctica una reforma del Impuesto de Sociedades -para engrosar las arcas del Estado- o la posibilidad de poner "límites al reparto de dividendos".

Garamendi rechazó cualquiera de estos dos escenarios. Y parece muy difícil que ceda no en las próximas negociaciones. El líder CEOE se juega, nada menos, que su reelección -este año se renuevan autoridades- en este nuevo pulso con el Ejecutivo.

Antonio Garamendi, presidente de CEOE.

Su margen interno de maniobra es bastante limitado. Su figura quedó "tocada" por haber dado luz verde a la reforma laboral de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo Yolanda Diaz. Entidades como Foment, Ceim, Anfac y Asaja le exigen "mucha firmeza" en este nuevo frente abierto. 

La indexación de los salarios a la inflación es un error inmenso para España 

El segundo encuentro entre Sánchez, los sindicatos y la patronal está pactado para este miércoles. El pacto de rentas del presidente es hoy un deseo más que una realidad.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.