Mesa de diálogo
Sánchez y Aragonès apuran la normalización en medio de la crisis de Junts y el auge del PP
Ambos dirigentes están preocupados por la estabilidad de sus respectivos gobiernos. La colaboración entre republicanos y socialistas aumenta y ya dejaron atrás el caso Pegasus. La mesa de diálogo se reunirá a finales de mes.

 La reunión entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès llega en uno de los momentos más turbulentos para el Ejecutivo central y el Govern. El líder socialista quiere hacer de la normalización de las relaciones con Cataluña un legado de la actual legislatura, pero por sobre todo necesita garantizar el respaldo de ERC en el Congreso después de la crisis abierta por el presunto espionaje a dirigentes del independentismo. Para Aragonès, el panorama es aún más incierto.

El presidente de la Generalitat, que lleva poco más de un año en el cargo, depende de los partidos independentistas, que están perdiendo en intención de voto para las municipales de mayo y, en el caso de Junts, en medio de una interna solapada tras la condena que pesa sobre la presidenta de la formación y titular del Parlament, Laura Borràs. Por eso antes de entrar a Moncloa, Aragonès deslizó que era prioritario encontrar soluciones "en el ámbito antirepresivo y en el ámbito del conflicto político para poder avanzar como país".

El futuro judicial de Borràs pone en crisis a un sector de Junts y preocupa a ERC por la continuidad del gobierno

Pese a las broncas públicas, ambos dirigentes coinciden en que ninguna de las partes gana con un escenario de confrontación permanente. El mandatario catalán ya aclaró que no salvará a Borràs de la inhabilitación, lo que llevó a Míriam Nogueras, portavoz de la fuerza puigdemontista en el Congreso, a pedirle "un mínimo de lealtad entre los partidos catalanistas". Sánchez invitó a Junts a la mesa de diálogo y lamentó que sus dirigentes se hayan "quedado congelados en el 2017". 

El proceso de rencauzamiento de la relación entre Cataluña y el Estado central es fundamentalmente pragmático. Eso explica por qué se ausentarán de la mesa de diálogo prevista para finales de este mes en Madrid, a la que acudirán los equipos técnicos

Lo que sucede en el ámbito autonómico repercute en el nacional y viceversa. Los desacuerdos dentro de Junts podrían hacer tambalear al gobierno de Aragonès, que además se ve tentado a buscar pactos puntuales con el PSC y los comuns. Lo cierto es que el proceso de rencauzamiento de la relación entre Cataluña y el Estado central es fundamentalmente pragmático. Eso explica por qué se ausentarán de la mesa de diálogo prevista para finales de este mes en Madrid, a la que acudirán los equipos técnicos.

 La presidenta del Parlament, Laura Borràs, y el secretario general de Junts, Jordi Turull.

Aragonès insiste en el déficit de inversión para infraestructuras en Cataluña: de acuerdo a la patronal local Foment del Treball, la falta de inversiones asciende a 35.000 millones de euros si se toma el periodo 2009-2020. El PBI de la región podría crecer un 4,2% este, según un estudio reciente del BBVA Research. En la Generalitat creen que el crecimiento sería mayor con un apoyo más firme del gobierno central.

La renuncia de Puigdemont a la presidencia de Junts recrudece la batalla interna del independentismo 

Sin intención de profundizar las susceptibilidades, Sánchez recordó que el nivel de inversiones aumentó un 37,6% en relación con el gobierno de Mariano Rajoy -cuya gestión coincidió con el 1-O- y que los últimos presupuestos destinaron 21.056 millones de euros a Cataluña. Por lo tanto, el Govern debe asumir la parte que le corresponde a la pérdida de competitividad e iniciativa de la economía catalana. 

Sánchez recordó que el nivel de inversiones aumentó un 37,6% en relación con el gobierno de Mariano Rajoy -cuya gestión coincidió con el 1-O- y que los últimos presupuestos destinaron 21.056 millones de euros a Cataluña

Ls republicanos reconocen por lo bajo que el conflicto que desató el referéndum perjudicó los indicadores de Cataluña. Aunque los partidos soberanistas no lo admitan en público, Aragonès busca contrarrestar esta situación a través del proceso de negociación con Sánchez. Los guiños mutuos entre ERC y los socialistas están avanzando en el Congreso, más allá del choque entre Gabriel Rufián y el presidente por las "balas de Melilla" que exhibió en el debate del estado de la nación, con el respaldo al decreto anticrisis del oficialismo.

 El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, durante el debate del estado de la nación, frente a la mirada de Pedro Sánchez.  

Del mismo modo, el PSC apoyó la denuncia presentada por ERC en relación con el caso Pegasus. El gobierno de coalición y los partidos independentistas miran con preocupación el despegue del PP en las encuestas. Alberto Núñez Feijóo se propone recuperar el espacio perdido por el partido en Cataluña, centrándose en los temas económicos y dejando que el conflicto separatista se diluya. Fuentes el Ejecutivo central admiten a LPO que no es momento para descuidar a ningún aliado.

Aragonès le avisa a Sánchez que necesita de ERC para gobernar y apura la mesa de diálogo

No es casualidad que tanto Sánchez como Aragonès vengan centrándose en los últimos meses en las cuestiones económicas. La reunión de hoy tuvo como finalidad mostrar el acercamiento de cara al público. Sin anuncios ni condiciones previas, el contenido del deshielo se verá recién a finales de julio cuando se concrete la mesa de diálogo. 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.