Independentismo
Ante el riesgo de perder la mayoría, el Govern apura un encuentro con Sánchez para cerrar la crisis de espionaje
Aragonès se reunirá con Puigdemont para acordar una salida "por arriba" al caso Pegasus y el impasse con Moncloa. Según una encuesta, el independentismo podría perder la mayoría en el Parlament. El encuentro con Sánchez llegaría antes de junio.

 Pere Aragonès necesita concretar un encuentro con Pedro Sánchez para darles a sus aliados una muestra de liderazgo en medio los cuestionamientos internos. Después de semanas de duras acusaciones contra el gobierno central, ahora ERC reconoce que la reactivación de la mesa de diálogo es la única forma de salir del laberinto independentista "por arriba". A diferencia de las fuerzas que protagonizaron el procés, los republicanos entienden el momento de debilidad.

Una reciente encuesta de Ipsos para La Vanguardia revela que los socialistas catalanes ganarían nuevamente las elecciones, mientras los independentistas ya no tienen garantizada su mayoría. Si bien ERC mantendría sus escaños, Junts perdería diputados y la CUP apenas sumaría uno. En síntesis, el escándalo de espionaje no pasa factura al PSC. Pero el sondeo también expone un escenario que alarma a los dirigentes del independentismo: un 72% de los encuestados considera que la independencia no debería ser una prioridad del Govern.

Alarmado por el crecimiento del PP, Aragonès espera un gesto de Sánchez para rebajar la tensión 

El diputado de la CUP Carles Riera fue uno de los primeros en reaccionar ante el panorama y exigió a Aragonès que se someta a una cuestión de confianza por haber cambiado el "rumbo y no cumplir con el acuerdo de investidura". "No existe un 52% independentista en el Parlament porque el Govern de Junts y ERC no está desarrollando ninguna agenda independentista ni para la autodeterminación", apuntó. Si para el mandatario catalán se trata de bajar la tensión con el Ejecutivo central, para la CUP lo que debe hacer ERC es romper cuanto antes con los socialistas.

La CUP recela de la alianza entre ERC y el PSOE en el Congreso de los Diputados y con los diputados de Salvador Illa en el Parlament, y en estos momentos quiere medir el grado de compromiso de los republicanos con las políticas nacionalistas. El Govern debe definir cómo aplica el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sobre la cuota del 25% de castellano en las escuelas. Illa instó a Aragonès a cumplir la sentencia luego de que Junts retirase su apoyo a la reforma de la ley de política lingüística en el Parlament. 

El PSC se consolida a medida que muestra mayor sintonía con la recuperación económica y la superación de la polarización entre los catalanes. E incluso el PP de Alberto Núñez Feijóo está modificando su política de acercamiento a Cataluña

La CUP defiende que el catalán se ve amenazado por el TSJC, que quiere imponer de facto al castellano como lengua vehicular. Cuanto más se aferra a la intransigencia, menos margen otorga a Aragonès. Sin embargo, ERC y Junts saben que la retórica independentista tiene sus límites. El PSC se consolida a medida que muestra mayor sintonía con la recuperación económica y la superación de la polarización entre los catalanes. E incluso el PP de Alberto Núñez Feijóo está modificando su política de acercamiento a Cataluña.

 El primer secretario del PSC, Salvador Illa, en el pleno del Parlament.

El estudio de Ipsos, que fue leído con atención en el campo independentista, refleja que una mayoría de catalanes respalda el diálogo con Sánchez y el caso Pegasus no tiene la fuerza suficiente como para frenar el acercamiento con Madrid. El cese de la directora del CNI, Paz Esteban, fue el gesto que ofrendó Moncloa para descongelar la tensión con el Govern. Sánchez no entregará la cabeza de Margarita Robles ni dará los votos para una comisión de investigación. El PSOE ha asumido una estrategia de "tómalo o déjalo".

¿Por qué el CNI espió al independentismo? Nexos con Putin y temor a una violenta desobediencia civil 

A ERC no le conviene una merma electoral en Cataluña ni la caída de la legislatura, porque a la debilidad del independentismo podría añadirse un gobierno de coalición entre el PP y Voxa nivel nacional. Es la baza de Sánchez para conservar la escalada con la dirigencia catalana en los márgenes aceptables para su propio proyecto político. En ese sentido, resulta probable que el encuentro cara a cara entre el presidente y Aragonès se produzca antes de junio. 

La debilidad del independentismo podría añadirse un gobierno de coalición entre el PP y Voxa nivel nacional. Es la baza de Sánchez para conservar la escalada con la dirigencia catalana en los márgenes aceptables

Lógicamente, una cosa en negociar con Sánchez y otra con Junts. Aragonès se reunirá este miércoles con Carles Puigdemont en Bruselas para acordar una salida al caso Pegasus y el impasse con Moncloa. La comisión de investigación que les negó el PSOE en el Congreso podría avanzar con el consenso de ERC, PSC, Junts y En Comú Podem en la Eurocámara. Para el independentismo, o al menos para ERC y Junts, la estrategia excede el espionaje. Se trata de no perder el gobierno y el pulso de un movimiento que se ha ido desinflando de 2017 a esta parte. 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.