Argentina
Cristina Kirchner toma distancia del acuerdo con el FMI y genera incertidumbre en el Gobierno argentino
La vicepresidenta no opinó públicamente sobre el tema. Su hijo, Máximo, maneja el bloque de diputados y puso en duda su aprobación.


El pesado silencio de Cristina Kirchner sobre el acuerdo anunciado por Alberto Fernández con el FMI abre un espacio importante de incertidumbre sobre el futuro de ese entendimiento, que el kirchnerismo no parece interesado en disipar. "Todos quieren que hable Cristina. Y la pregunta es ¿Para qué va a hablar si todos ya sabemos lo que piensa". afirmó ante LPO un referente kirchnerista.

Es una manera de agitar aún más la inquietud de la Casa Rosada, que como reveló LPO, teme una nueva carta de la vicepresidenta que liquide el acuerdo que con tanto entusiasmo anunciaron el Presidente y su ministro de Economía.

La línea argumental que el kirchnerismo pretende instalar es que aún no se puede hablar de acuerdo porque no se negociaron los detalles ni pasó por el Congreso, un paso que la ley actual exige para que tenga vigencia.

"No hay acuerdo. Todavía no se firmó ningún acuerdo. Hasta que el acuerdo no sea rubricado por el Congreso, no hay acuerdo y se sigue negociando", afirmó a LPO una fuente importante del kirchnerismo.

Este domingo, el periodista Horacio Verbitsky publicó en el Cohete a la luna un interesante diálogo entre Maximo Kirchner y Alberto Fernández sobre el acuerdo anunciado. "Le hiciste perder las elecciones de 2017 y te ayudó a llegar a donde estás. A Esteban Bullrich, que durante aquella campaña se la agarró con su hija, lo llamó y se puso a su disposición cuando se enfermó. Y te aclaro que yo no estuve de acuerdo con tu candidatura así como no apruebo ahora esta negociación. Por eso, creo que te va a ir mejor con ella, que es la jefa de ese espacio político", sostiene el periodista que dijo el jefe del bloque de diputados peronistas, que deberán contribuir con sus votos a la aprobación del acuerdo que anunciaron el Presidente y su ministro de Economía.

Los compañeros están angustiados. Son los que romantizan a Nestor. Los que no se acuerdan como fue todo, los que se mienten cuando se miran al espejo, y piensan que los liberales son los otros. Hay que tener mucho valor para asumir que peleamos contra los otros y contra nosotros al mismo tiempo.

La incomodidad que el entendimiento genera en las distintas vertientes del kirchnerismo es evidente. Hace apenas unos meses, La Cámpora (organización que conduce Máximo Kirchner) sacó un video diciendo que no se le iba a pagar al FMI. Un referente de la CTA que conduce el oficialista Hugo Yasky, afirmó a LPO: "Espero que Cristina haga magia".

Mientras que desde la agrupación Soberanxs, un espacio en los márgenes del kirchnerismo que integran el ex funcionarios de Cristina Kirchner como Amado Boudou, eGabriel Mariotto y Alicia Castro, afirmaron a LPO: "El disgusto de Cristina es ostensible. Queda muy claro que la dejaron afuera del cierre de la negociación entre jueves y viernes".

Máximo Kirchner y Alberto Fernández. 

Uno de los mas reconocidos intelectuales kirchneristas, que por la sensibilidad política del momento prefiere permanecer anónimo, poetiza: "Los compañeros están angustiados. Son los que romantizan a Nestor. Los que no se acuerdan como fue todo, los que se mienten cuando se miran al espejo, y piensan que los liberales son los otros. Hay que tener mucho valor para asumir que peleamos contra los otros y contra nosotros al mismo tiempo", y agrega "hay que abandonar la comodidad de la queja y animarse a la dificultad de la construcción".

Sin embargo, hay referentes kirchneristas que apelan a lo pragmático. "La revolución nunca fue una opción para nuestro espacio político. Acá lo importante es la política de precios y salarios. Puja distributiva hubo siempre y ahora hay que hacer política y bajo este Gobierno se está peleando la recuperación de lo perdido con Macri y la pandemia", contrapuso un funcionario del gobierno bonaerense. "Es cierto que técnicamente todavía no hay acuerdo, pero hay que ver quien paga el costo de voltear el casi acuerdo", concluyó. 

El punto de discordia entre el espacio que lidera Cristina Kirchner y quienes firmaron el acuerdo es el alcance del ajuste. El FMI publicó que uno de los sectores donde habría un recorte es en la energía, donde se evalúa la quinta de subsidios. 

Un sector del gobierno de Alberto Fernández estima que las tarifas deberían aumentar 180% por el acuerdo con el FMI pero el kirchnerismo, que controla el sector energético,  mantiene el 20%.



Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.