Fernando Straface
"La política exterior del Gobierno es improvisada e inconsistente"
Fernando Straface es el "canciller" de Rodríguez Larreta. En una entrevista con LPO pidió "recuperar legado de Macri" en las relaciones internacionales.

Fernando Straface es Secretario General y de Relaciones Internacionales del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y uno de los hombres de confianza de Horacio Rodríguez Larreta. Desde su rol, algo menos visible que otras figuras del larretismo, viene organizando giras que proyecten el Jefe de Gobierno como futuro presidente. 

Straface también fue organizador de la reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el nuevo líder del Partido Popular, Alberto Nuñez Feijoó, en Madrid y de los viajes a Israel y Uruguay donde Larreta destacó la necesidad de una gran coalición que salga de la polarización. 

El co-fundador y ex director Ejecutivo de CIPPEC y ex consultor para el Banco Mundial es uno de los arquitectos la mesa de política internacional que reúne a más de 30 expertos y busca pensar políticas programáticas en materia de Relaciones Exteriores en caso de una vuelta de Juntos por el Cambio al poder.

Con traje y corbata, luego de acompañar a Rodríguez Larreta al Council of America, Starface recibió a LPO en su oficina en el Centro Cultural Recoleta y realizó un diagnóstico de la política exterior del Gobierno a la que calificó de "improvisada y episódica",  pidió recuperar el "frondoso legado de Macri" y clamó por una "inserción inteligente en el mundo".

Horacio Rodríguez Larreta participó del Council of Americas y enumeró una serie de acciones. ¿Serán los ejes de su política exterior? 

Horacio hace muchos años que va al Council y esta vez eligió lo que para el es una política de inserción inteligente al mundo. El más importante es que Argentina necesita un shock de confianza internacional porque el Gobierno, más allá de dilapidar las reservas del Banco Central, también dilapidó las reservas de confianza que Mauricio Macri había generado. Con esta política exterior errática, episódica e improvisada, hoy la Argentina tiene un mundo que por diversas razones le abre una oportunidad, pero el gobierno no lo sabe aprovechar porque no tiene estrategia. 

¿Qué sería una inserción inteligente? 

Para empezar, saber qué vas a buscas con la inserción internacional de la Argentina. Para nosotros el concepto de inteligencia está dado sobre la idea de que la política exterior tiene que apuntalar, sostener y promover una estrategia de desarrollo como país, un modelo de crecimiento y progreso. Entonces, lo primero que te preguntas es con quién voy a relacionarme, qué oportunidades voy a salir a buscar y qué agenda voy a protagonizar. Eso es contrario a la visión episódica, improvisada e inconsistente donde tu agenda está sobreideologizada por razones que no tiene que ver con el desarrollo. 

¿Por ejemplo?

Lo que hizo el Presidente en la Cumbre de las Américas donde defendió más a los no incluidos, las tres dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua, que ir a plantear una agenda de desarrollo para la región y discutir el rol de Argentina. O, por ejemplo, nublar y ensuciar la relación con Brasil porque del presidente no tiene su misma afinidad ideológica, tema del cual creo que hay también responsabilidad de Bolsonaro. La relación con Brasil no puede depender de la afinidad ideológica de los gobiernos, Macri convivió con tres presidentes: Dilma, Temer y Bolsonaro y la relación estratégica no se dañó, mucho menos en los términos de hoy. 

Inserción inteligente supone entender que con la región tenemos un compromiso de denfesa de la democracia, las libertades y los derechos humanos que, no necesariamente tenemos que reflejar en cualquier lugar del mundo donde estén en discusión porque no es lo mismo nuestro compromiso con el continente que la agenda de otras partes del mundo explicadas por otras culturas. Entender que la Argentina tiene que tener la capacidad de comerciar y expandir sus capacidades de desarrollo con todos los bloques protagonistas de la geopolítica como Estados Unidos, China y Europa, y que hay algunas cuestiones de Estado como el tema China y Taiwan-donde adherimos a la premisa de "una sola China"- que no necesariamente hay que hacer lo que hizo de manera irresponsable y poco profesional el embajador, Sabino Vaca Narvaja, de meternos en un conflicto que no tenemos nada que ver. 

Argentina necesita un shock de confianza internacional porque el Gobierno, más allá de dilapidar las reservas del Banco Central, también dilapidó las reservas de confianza que Mauricio Macri había generado

Lo ultimo es entender que mercados vamos a buscar y que cuánto más comerciemos con el mundo más oportunidades de desarrollo vamos a tener. Hay que entender los momentos históricos, hoy el mundo demanda alimentos, energía y minerales y Argentina tiene todo eso, hay que entender eso y no caer en la contradicción en la que cayó el presidente de que cuando el G7 nos invitó para ir a hablar de nuestros intereses y le protestó por el orden y la arquitectura internacional. 

Alberto Fernandez preside la Celac, fue invitado a los Brics por Xi Jinping, al G7 por Olaf Scholz, fue recibido por líderes europeos como Emmanuel Macron o Pedro Sánchez y tendrá una reunión en septiembre con Joe Biden. ¿Eso no es confianza internacional?

Argentina tiene un stock, si querés llamarlo así, de rol internacional que trasciende a los gobiernos y que tiene que ver con el papel histórico de Argentina en el mundo: un país de ingreso medio con una potencialidad económica complementaria a lo que la geopolítica necesita y esas son razones que nos ponen en un escenario de potencial construcción de vínculos con otros países. Esa es al razón de la invitación al G7, ahora, vos podes hacer dos usos de eso: el que hizo Macri en el G20 en Argentina donde fue tal vez uno de los ejercicios más brillantes de proyección internacional del país a partir de esa oportunidad o te puede pasar como lo que hizo el presidente en el G7 o en la Cumbre de las Américas donde volvió habiendo consumido parte del capital reputacional que te llevo a esa situación. 

¿Cuál fue el error en la Cumbre de las Américas?

Estados Unidos está en transición en su liderazgo, en su sistema político y en su proyección internacional. Con America Latina no termina de formar un marco estratégico como el que tiene China con la región, es decir, está abierto a nuevas formas de relacionamiento.  ¿Cuál hubiera sido una buena forma de llegar a esa Cumbre? Con Brasil y el resto del Mercosur con una posición regional  enfocada en necesidades de desarrollo.  

El Presidente en la Cumbre de las Américas donde defendió más a los no incluidos, las tres dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua, que ir a plantear una agenda de desarrollo para la región y discutir el rol de Argentina

En ese momento estaba el debate de un fondo de infraestructura del G7 de 600 mil millones de dólares, bueno esa era la oportunidad pero Alberto fue a representar a la voz de Maduro, desestimó la posibilidad de un nuevo Plan Marshall y defendió una agenda que no tiene que ver con el desarrollo sino con posiciones internas ideologizadas. 

¿Qué opinas de la relación con China?

Es una relación de larga data que evolucionó en las últimas dos décadas, incluyendo el gobierno de Macri. Uno pude pensar que la adhesión de la Nueva Ruta de la Seda puede ser una oportunidad pero yo me pregunto, ¿dónde están los beneficios y las consecuencias explícitamente positivas de esa adhesión? todavía no las conocemos. Tenemos indicios pero no está claro. Yo creo que lo que falta es mucho profesionalismo en la política exterior argentina a lo que se suman acciones del Presidente como ir a Rusia dos semanas después de pedirle un apoyo extraordinario a EEUU en el marco del acuerdo con el FMI y hablar en los términos que hablo con Putin. Así, Argentina pierde credibilidad. 

¿Eso tiene ver con intentar lograr autonomía relativa frente a esas pujas. La historica tercera posición peronista?

La improvisación y la inconsistencia no es  tercera posición, Es eso, ser improvisado e inconsistente. Fijate lo que está pasando con muchos embajadores políticos que de forma muy poco profesional creen que el ejercicio de su función supone opinar de cualquier cosa más alla de lo que el Estado argentino y el propio Presidente al que representa piensa. Carlos Raimundi en la OEA negándose a condenar a Nicaragua para después ejercer un voto condenatorio. Vaca Narvaja en China con el tema Taiwán, Laborde en Venezuela rechazado la retención del avión. Eso no es tercera posición, es una suerte de atomización de la política exterior en tantas partes como representación de la interna del Frente de Todos. 

"La política exterior del Gobierno es improvisada e inconsistente"

Citando esos casos. Vaca Narvaja fue desautorizado por Cafiero, Raimundi termina votando en contra en la OEA y el avión está siendo inspeccionado por el FBI con agradecimiento del Departamento de Estado incluido. Independientemente de lo que digan los embajadores, lo que se termina imponiendo es la decisión del Canciller y Presidente. ¿El costo es el mismo?

Entiendo el punto. Juzgar al gobierno por lo que termina haciendo y no porque lo otros dicen, habría más coherencia. Claro, pero la representación de un embajador en un país supone la representación del presidente de la nación y del Estado argentino sobre determinados temas. Es posible que el Estado termine tomando una posición que salde la cuestión pero el costo de las disidencias entre ejecutores de la política exterior y el titular en términos de confianza y reputación es altísimo. 

Hablaste mucho de la falta de profesionalización de la política exterior. Ustedes lanzaron una mesa con más de 30 expertos. ¿Es posible pensar en términos programáticos y superar la grieta discursiva que suele imponerse?

El PRO tiene un grupo de internacionalistas donde hay protagonistas de la política exterior, embajadores y académicos que funciona desde hace algún tiempo y donde confluyen expresiones internas del partido. Yo estoy más relacionado con el liderazgo de Horacio pero está también está Federico Pinedo que es más cercano a Patricia o Fluvio Pompeo que es el secretario de Internacionales del partido, alguien muy importante en este equipo. Con ese origen, hicimos esa reunión con especialistas de diferentes perfiles y empezamos a diagramar ejes de política exterior que tendremos que consensuar con los aliados de la coalición de Juntos por el Cambio.

Surgieron algunas temas estratégicos para el próximo gobierno, muchos destinados a recuperar el legado de Macri en política exterior ligados al shock de confianza internacional que apuntale la economía y empuje a una serie de reformas estructurales para el país. 

Uno pude pensar que la adhesión de la Nueva Ruta de la Seda puede ser una oportunidad pero yo me pregunto, ¿dónde están los beneficios y las consecuencias explícitamente positivas de esa adhesión? todavía no las conocemos. Tenemos indicios pero no está claro

Ahí se lanzaron 4 o 5 temas que fueron abordados por Horacio en el Council que son: relanzar la relación con Brasil, darle vitalidad al Mercosur que así como está no va a ningún lado porque no tiene una agenda clara como supo tener cuando firmamos el acuerdo con la Unión Europea, avanzar en el ingreso a la OCDE que Macri nos dejó en la puerta y este Gobierno hace preguntas y es el único de los 6 países candidatos que no presentó el plan de acceso detallado, retomar la ratificación de tratados de preferencia comercial impulsados por Macri y que hoy duermen el sueño de los justos en el Senado (hay uno con Japón que estratégico que se sabe que cuando avanza en una asociación estratégica con un país lo hace pensando en larga data, el mejor ejemplo de eso es Toyota) y tener una visión federal para la inserción internacional de Argentina. Hay que entender que la inserción tiene que comprender las ventajas comparativas de las regiones del país y de ahí proyectar mercados. Todo esto alimenta plan que debe ser la base la política exterior de Juntos por el Cambio.

"La política exterior del Gobierno es improvisada e inconsistente"

 

Larreta también hizo mención a la triple frontera. ¿Qué es lo que proyectan en ese sentido?

Hay tres temas que hacen a la soberanía y la integridad territorial del país y que tenemos que trabajar como política de Estado que trasciendan un gobierno y además plantee un involucramiento de todo el Estado Nacional. Uno de esos es la Triple Frontera pero también el avance narco en Rosario y la ofensiva contra la propiedad privada en la Patagonia argentina. En los tres temas, la ineficacia del Estado en estos tiempos genera una amenaza imperante para la integridad territorial y requiere un tratamiento distinto.

¿La inserción inteligente entonces es pragmatismo y comercio por sobre cuestiones ideológicas?

Es la idea de que el imperativo central de nuestra política exterior tiene que ser la agenda de desarrollo de la Argentina, lo cual, supone tener una agenda de desarrollo, no puede ser  ni la ideología, ni la historia ni el ansia reivindicativo por algo que pasó hace muchos años y mucho menos cuestiones que están hasta perimidas y no están representadas en la sociedad. 

¿Cómo cuáles?

En la constitución de la Celac hay una suerte de factor común de unión que la propia Argentina enuncia que es un especie de principito anti-estadounidense. Eso no está reflejado en lo que piensa la sociedad. Hace poco terminamos una encuesta de 2500 casos en el marco de un proyecto de proyección internacional con Managment and fit que muestra que no existe tal cosa como el antiamericanismo en la sociedad argentina, de hecho, EEUU es el país entre las cuatro grandes actores geopolíticos con los que Argentina se vincula (EEUU, Europa, China y Brasil) es el que más adhesiones recoge en relación a la necesidad de relacionarse estratégicamente. También China, no es una cosa u otra, la sociedad es más consciente del pragmatismo que hay que tener en política exterior para apuntalar una agenda de desarrollo que lo que algunos dirigentes ideologizados se imaginan. 

Hay tres temas que hacen a la soberanía y la integridad territorial del país y que tenemos que trabajar como política de estado que trasciendan un gobierno y ademas plantee un involucramiento de todo el Estado Nacional. Uno de esos es la Triple Frontera pero también el avance narco en Rosario y el avance contra la propiedad privada en la Patagonia argentina

Juntos por el Cambio suele ser muy crítico con estructuras como Unasur o Celac. De hecho, Macri retiró al país de Unasur. Más allá del debate si ese espacio estaba ideologizado o no, ¿no creen necesaria una estructura que aglutine a los países latinoamericanos para dirimir conflictos o coordinar políticas públicas?

Yo creo que ninguna estructura de gobernanza por más creativa que se piense va a suplir la ausencia de liderazgos estratégicos en el Cono Sur y la voluntad de los países de armar acción colectiva. El deterioro del Mercosur como instancia de trabajo y de acción de los países no lo va a suplir la misma estructura donde están los mismos país mas otros. Lo que no tiene sentido es armar estructuras de gobernanza regional que tenga como un único objetivo de oponerse a alguien. Ya lo vimos en lo que fue un punto de inflexión en la relación con EEUU con la Cumbre de las Américas de Mar del Plata en 2005, donde frente a una propuesta de mercado común americano-el ALCA- lo único que supieron contestarle entre Chavez y otros fue "Al Carajo". Me parece que tener una agenda de inserción inteligente centrada en el desarrollo supone no antagonizar innecesariamente cuando no hay razones explícitas para ese antagonismo, sino más bien un perjuicio ideológico. 

Yo empezaría en fortalecer y darle vitalidad al Mercosur, desde ahoya negociar con la Unión Europea una ratificación del acuerdo que, para ser honesto, Francia y otros países también lo frenan por razones vinculadas al cambio climático con Brasil, pero a partir de la invasión rusa a Ucrania abre una ventana de oportunidades. Yo buscaría que todos los países del Mercosur tuvieran en Bruselas y en cada uno de los países donde hay trabas, negociadores que expliquen las razones para ratificar el acuerdo, es un mercado de 800 millones de personas, el Mercosur tiene once acuerdos comerciales con países muy pequeños que representan el 10 por ciento del comercio mundial. 

"La política exterior del Gobierno es improvisada e inconsistente"

No quiero dejar pasar tu posición sobre el ALCA. ¿Qué se debería haber hecho?

Seguro no antagonizar en términos irreductibles como quedó estigmatizada esa reunión para la historia. Y en todo caso, si tenía, dado las preferencias del gobierno de turno, razones para no sumarse debieron procesarlas de una forma que deteriore mucho menos los vínculos a futuro. No le hace bien a la Argentina conflictuar como método todo el tiempo. 

En la cumbre del Mercosur se acordó  firmar un acuerdo de libre comercio con Singapur. No se rubricaba un acuerdo de esas características desde 2010, con Egipto. El argumento a favor para Brasil y Argentina fue que no afectaba áreas sensibles de la industria de ambos países. Ese es el argumento para frenar el acuerdo con la UE que, igualmente, sumaron en el documento final de la última cumbre. ¿Afecta a la industria o no?

Se parece al modo de razonamiento del gobierno actual para dudar del ingreso de la OCDE. Dicen que no les gustan las reformas que hay que hacer para ser parte. Primero, hay que tener una visión clara respecto de si se está de acuerdo o no de los beneficios de abrirnos al mundo. Nosotros creemos que si nos abrimos tenemos más posibilidades de desarrollarnos que si vivimos con lo nuestro. Segundo, el acuerdo tiene sectores netamente ganadores y otros que se establecieron tiempos de adaptación de 7 a 10 años. De ninguna manera la apertura inteligente tiene que suponer una apertura indiscriminada de shock violento o negligente en procesar los efectos en la industria. Pero si no entendemos que la Argentina abierta al mundo y conquistando mercados tiene más posibilidades que cerrándose o que para integrar en la OCDE hay que hacer reformas para mejorar el país, seguimos dando vueltas en un lugar chico en términos de participación en el comercio mundial. 

El porcentaje de exportación en el mundo es de 30 por ciento del PBI mundial y nosotros estamos en el orden del 15. La única forma de desarrollarnos es exportar de tal manera que nos permita  acceder a insumos para seguir produciendo, pero hay sectores que no pueden acceder a dólares para producir lo que podríamos exportar. Es un morderse la cola frustrante.

Ustedes critican la supuesta sobreideologizacion de Celac y Unasur. ¿No fue una decisión ideologizada alinearse con EEUU para sumarse el Grupo de Lima y el Prosur?

La defensa de la democracia, las libertades y los derechos humanos en la región es un imperativo de valores históricos, de derecho internacional y una prioridad de desarrollo, porque un continente democrático, próspero y con imperio de la ley, tiene mucha mas posibilidades de desarrollarse y que haya inversiones. 

La decisión del gobierno de Macri de sumarnos al Grupo de Lima para que la dictadura venezolana vuelva a ser una democracia, no fue un prejuicio ideológico, hace a nuestros valores democráticos y puso a la Argentina en lugar de protagonismo regional.

La decisión de sumarnos al Grupo de Lima para que la dictadura venezolana vuelva a ser una democracia hace a nuestros intereses de la agenda de desarrollo, no es un prejuicio ideológico, hace a nuestros valores democráticos y puso a la Argentina en lugar de protagonismo regional. Justamente las dudas para condenar las violaciones a los derechos humanos en Cuba, Venezuela y Nicaragua en los últimos tiempos terminaron desacreditando un atributo que Argentina siempre tuvo en ese campo. 

"La política exterior del Gobierno es improvisada e inconsistente"

Estados Unidos también está cambiando de estrategia con Venezuela, ¿un nuevo gobierno de ustedes no debería contemplarlo?

Ningún intento de solución con estos países tiene que suponer claudicar en la definición como no democráticos. No es que porque restablezcamos los vínculos que dejamos de considerarlos de esa manera. ese es el error que cometió el gobierno.

¿Qué es dinamizar el Mercosur?

Para empezar, establecer un diálogo más denso entre presidentes y sus estructuras respecto de las expectativas de cada socio, ser explícitos en procesar posibles conflictos entre la dirección que uno u otro quiera. Avanzar con el acuerdo la UE en cada país, eso implica agenda al interior de cada país, insistir con las naciones europeas más duditativas. Yo me imagino un próximo gobierno argentino, no importa quién gane en Brasil, proponiendo Brasil una agenda conjunta de trabajo en Europa para convencer a Francia o España. 

Bolsonaro no se lleva bien con Europa. ¿Debería ganar Lula para lograr eso?

Imgiano a Lula haciendo eso. Y un gobierno de Juntos será todo lo pragmático que tenga que ser para fortalecer la relación y trabajar en la integración. Sin preferencias particulares y sobre esta base pragmática imagino que un gobierno de Lula puede a abrir oportunidades para la Argentina. 

Hablaste mucho del legado de Macri en política exterior. ¿Cuál sería?

Es frondoso y bien importante. Para empezar, señalizar al mundo que Argentina quería tener una relación madura con todo el sistema internacional. Al principio de nuestro gobierno desfilaron una cantidad importante de líderes que hace mucho no se veía y hoy extrañamos. Había claridad del rumbo que se tomaba. En segundo lugar, reafirmación de valores como la defensa de la democracia, un apetito de integración al mundo muy explícito, mercados que se abrieron como los limones, el acuerdo Mercosur-UE, mucha claridad conceptual en hacer saber al mundo que queríamos tener relaciones maduras con EEUU y China sin meternos en disputas geopolíticas. Hubo mucho de inserción internacional inteligente. 

Del 19 al 21 de octubre se realizará la cumbre de alcaldes en Buenos Aires. ¿Cuál es la expectativa?

Buenos Aires será protagonista del mato evento global de ciudades, una suerte de campeonato mundial. Ya confirmaron 55 países como Madrid, Los Ángeles, Londres y otras. El tema central será la agenda del cambio climático que junto a la seguridad alimentaria son dos de las prioridades mas importante de todo el mundo.

 Las ciudades expresan más del 60 por ciento de la emisión de gases efecto invernadero, son protagonistas de los desafíos y de la soluciones posibles. Lo que se busca discutir es que hacer para adaptar transiciones sostenibles de funcionamiento, la constitución de un fondo mundial para financiarlo, la matriz energética y de transporte, y cuál deber la relación con los gobiernos nacionales. Buenos Aires integra el C40 que organiza el evento y Horacio es el vice, además, estamos haciendo un camino federal con más de 100 ciudades que permite a Argentina tener una posición propia en la cumbre. Estamos todos de acuerdo con el diagnóstico  pero todo depende del nivel de desarrollo., Europa tiene una foro de desarrollo y el sur global otro. Esperamos personalidades como John Kerry o Al Gore, entre otros.

"La política exterior del Gobierno es improvisada e inconsistente"


Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 4
    notansumiso
    22/08/22
    14:59
    Y la politica interior es igual.
    Por lo menos hay coherencia en eso.
    Responder
  • 3
    lilizamperetti@yahoo.com
    22/08/22
    08:02
    Un desastre, estos tipos creen que gobernarán en el 2023 y espero se equivoquen. Si ganan van a hacer un desastre con la Argentina. Creo que el pueblo está cansado de la derecha acerrima
    Responder
  • 2
    freddy85
    22/08/22
    06:31
    JAJAJAJAJAJAJAJAJ ¿QUE LEGADO PUDO HABER DEJADO MACRI NO SABE NI HABLAR ESPAÑOL? ¿SON JODA? LO UNICO QUE HIZO FUE ABRIR EL MERCADO DE LIMONES Y HASTA AHI NOMAS. ¿ESTOS TIPOS PIENSAN QUE LA GENTE ES ESTUPIDA O QUE? AHHH Y OTRA COSA, EMBARGARON AL PAIS POR 100 AÑOS MANGAS DE HDRMP.
    Responder
  • 1
    tempus
    21/08/22
    23:26
    Jajaja, este es el "cerebro" de Larreta, que le generó quilombos en cada provincia que pisó para instalar la candidatura del Pelado... un pelotazo en contra!
    Responder