Finanzas públicas
Con un incremento del gasto del 77%, Guzmán cerró el 2021 con un déficit primario del 3% del PBI
Los ingresos crecieron 87% pero no fueron suficientes para contener la emisión, que llevó la inflación arriba del 50%. Cristina Kirchner quería 3,5%.

Martín Guzmán cerró el año con un déficit fiscal primario de 1,4 billones de pesos, el equivalente a 3 puntos porcentuales del PBI. Incluso con los bonos para jubilados y empleados públicos del mes de diciembre y un gasto público en octubre mayor al que había habido en igual mes un año antes con la pandemia, el ministro de Economía consiguió una fuerte reducción del déficit con la ayuda de un crecimiento económico mayor del proyectado.

Con estas cifras, se corrobora que Guzmán se impuso sobre Cristina Kirchner en la puja por el incremento del gasto público que terminó siendo del 77% mayor al de 2020 (78,9% si se elimina de la base de comparación al gasto asociado al Covid) cuando la vicepresidenta quería que se elevara todavía más y llegara al 3,5% del PBI para impulsar la economía en medio de las elecciones de medio término.

Economistas advierten que no hay margen para financiar la expansión del gasto que quiere Cristina

Es que si bien el ministro necesitaba mostrar una consolidación fiscal de cara a la negociación con el FMI, su diagnóstico era otro: incluso con la recaudación creciendo al 87,3% anual, las necesidades de financiamiento para acelerar más el gasto implicaban pedirle más emisión al Banco Central por encima de lo que la demanda de pesos venía permitiendo. No en vano, la inflación del año terminó en el 51,9% cuando las proyecciones originales del ministro eran de un apetito por la moneda que le permitiera emitir más.

En efecto, no con la operación de registración de DEGs como devolución de adelantos transitorios al Banco Central, el nivel de emisión podría haberse incrementado medio punto adicional sin fogonear más la inflación.

Es que, además del déficit fiscal primario de 1,4 billones de pesos, a lo largo del año se sumaron vencimientos de intereses hasta alcanzar un déficit financiero de 2,1 billones de pesos (sin contar el ingreso extraordinario de Derechos Especiales de Giro del FMI), lo que equivale a un déficit total del Sector Público Nacional (SPN) del 4,5% del PBI.

"Esta dinámica se da gracias a un incremento real de los ingresos totales del (+17,6% real i.a.) en simultaneo con una política fiscal expansiva (0,8% real i.a.; 12,9% real i.a. neto COVID) que impulsa el crecimiento económico con inclusión social al tiempo que se avanza en fortalecer la sustentabilidad de las finanzas públicas", señalaron en el Ministerio de Economía.

Sobre esto, además, se suma otro 3% del PBI de déficit cuasifiscal del Banco Central por los intereses pagados a lo largo del año por pases pasivos y Leliqs. 

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 5
    daniel raviolo
    21/01/22
    20:58
    El articulistas se juega por la tesis de que es el déficit fiscal lo que genera la inflación, algo que el própio FMI ya no reconoce más. La inflación en argentina tiene muchas causas, una de ellas la cultural de los empresários, que pagan em pesos, importan al dólar oficial, pero remarcan por el paralelo.
    Responder
    • 6
      pilex
      22/01/22
      10:36
      Excelente.
      Responder
  • 4
    arminioleonardo
    21/01/22
    11:08
    El 75% del desequilibrio fiscal fue financiado con emisión, en una economía con una demanda de pesos muy volátil y tasas de interés reales negativas. Esos pesos son reabsorbidos por el banco central colocando Leliq y Pases en los bancos.
    Eso genera un déficit cuasi fiscal enorme, que podría ser licuado con una mega devaluación. No obstante, la inflación se dispararía aún más. Sin embargo, la depreciación del tipo de cambio incrementaría las reservas. De esta manera, mejoraría el activo del BCRA, en otras palabras, su solvencia.
    En suma, devaluar conlleva muchos costos, pero también tiene sus beneficios. Y puesto que escasean los verdes, no vendría tan mal una corrección del tipo de cambio. Es una medida antipática, pero no veo ni propuestas ni soluciones más realistas.
    El trabajo de los equipos técnicos del gobierno y el FMI tienen que traer soluciones.
    Además, expandir el gasto con una inflación del 50%, no tiene sentido, es echar más leña al fuego. El gobierno cree que primero hay que crecer para luego pagar las deudas. Yo digo que primero hay que terminar con las inconsistencias de la macro. Una brecha del 100% es insostenible, sin consecuencias grave.
    En resumen, el gradualismo fiscal no nos a llevado a buen puerto.
    Responder
  • 3
    argentine-tax-payer
    21/01/22
    02:06
    Aquí juegan para todos estos dibujos el indec y la infleta de la calle muy superior al 50%
    Responder
    • 4
      pilex
      21/01/22
      16:42
      Mira vos!
      Responder
  • 2
    macerlo20
    21/01/22
    01:55
    cuando la vicepresidenta quería que se elevara todavía más y llegara al 3,5% del PBI

    seria interesante una referencia a ese dato!!!

    la verdad que tratar de defender al inutil de gooseman diciendo que la korruputa queria mas, es una vergüenza
    Responder
  • 1
    ciudadanodeapie
    20/01/22
    23:50
    El déficit es bastante mayor al 3% si se tomarán el trabajo de analizar bien las cifras. Sé que es mucho pedir a los redactores de lapoliticaonline.
    Responder