Inflación
Acorralada por la inflación, la Reserva Federal acelerará la suba de tasas
La Reserva Federal decidió dar un volantazo en su lucha contra la inflación y estudia subir las tasas en forma más acelerada de lo estimado por el mercado

 La Reserva Federal decidió dar un volantazo en su -hasta entonces, silenciosa- lucha contra la inflación al dar indicios de que comenzará a ajustar la economía. Luego de un encuentro de dos días donde se reúnen los goberandores de la Fed, el máximo exponente (que venía envuelto en un mar de críticas por su accionar) del banco central avisó que subirá las tasas en forma más acelerada de lo estimado por el mercado.

Jerome Powell, quien está en el ojo de la tormenta por haber subestimado el aumento de precios (la llamó, una "inflación transitoria"), ahora sale a poner paños fríos para intentar frenar el aumento de los precios.

El incremento de la inflación a una tasa de casi el 7% este año (la más alta en 40 años) no sólo hizo mella en su credibilidad como banquero central, sino que también salpicó a la imagen positiva de Joen Biden. Según varias encuestas, la aprobación de la gestión demócrata está en torno al 40% y sigue en picada.

Un relevamiento del 9 de diciembre de NPR/Marist dice que el 61% de los estadounidenses creen que el país está yendo por la dirección equivocada. Y el 56% afirma sentirse pesimista con que las medidas recientes del gobierno puedan ayudar a bajar la inflación.

Un relevamiento del 9 de diciembre de NPR/Marist dice que el 61% de los estadounidenses creen que el país está yendo por la dirección equivocadaBajo ese panorama es que Powell (refrendado a finales de noviembre por Biden para otro mandato de cuatro años) comunicó que elevará las tasas de referencia -actualmente entre cero y 0,25% anual- en tres ocasiones el año próximo.

Bajo ese panorama es que Powell (refrendado a finales de noviembre por Biden para otro mandato de cuatro años) comunicó que elevará las tasas de referencia -actualmente entre cero y 0,25% anual- en tres ocasiones el año próximo.

Deslizó que aumentará tres cuartos de punto (o sea, 0,75%) durante el 2022, habrá otra suba similar en 2023 e incrementará dos veces más en el 2024. De esta manera, la tasa testigo que regirá la economía luego de estos incrementos será del 2,1% al final del período.

Además, dará por terminada la recompra de deuda corporativa en el mercado (mediante la cual inyectaba dólares para estimular la economía) ya en marzo del año próximo, cuando anteriormente se pensaba que esa política duraría al menos hasta mediados del 2022.

El presidente Joe Biden.

Además, dará por terminada la recompra de deuda corporativa en el mercado (mediante la cual inyectaba dólares para estimular la economía) ya en marzo del año próximo, cuando anteriormente se pensaba que esa política duraría al menos hasta mediados del 2022.

En la declaración de la Fed post cónclave, los funcionarios eliminaron una referencia previa a la inflación que refleja factores que se "esperaba que fueran transitorios". Powell dijo a los legisladores el mes pasado que era hora de "retirar" la descripción de la Fed de alta inflación como "transitoria", una postura que mantuvo durante la mayor parte de 2021.

Powell fue criticado tanto por referentes republicanos como demócratas. Tanto fue así que el economista demócrata y premio Nobel, Joseph Stiglitz, pidió que Biden no le renovara el mandato.

"Al leer la declaración de la Fed y su cuidadosa forma en la que evitó la palabra 'T', me pregunto si sería necesaria alguna ayuda lingüística. ¿Quizás de ahora en adelante referirse a la inflación como 'fugaz'?", comentó irónicamente el Nobel de Economía y ferviente defensor de los demócratas, Paul Krugman.

Comentarios como éstos no son aislados. Powell fue criticado tanto por referentes republicanos como demócratas. Tanto fue así que el economista demócrata y premio Nobel, Joseph Stiglitz, pidió que Biden no le renovara el mandato.

Europa tiene la inflación más alta de las últimas tres décadas por la suba histórica de energía

La "lucha" contra la inflación se produce en un momento en el que los precios al consumidor aumentaron un 6,8% en el año hasta noviembre, marcando el ritmo más rápido desde 1982. En los últimos meses, el incremento de los precios de los alimentos y la energía y la aceleración de la inflación de los alquileres han contribuido más a la inflación general que a principios de año, cuando se produjeron aumentos de precios descomunales concentrados principalmente en el mercado de automóviles usados y en la reapertura del sector del ocio y la hostelería post Covid.

La proyección de inflación de la Fed para el 2022 se revisó a 2,6%, desde 2,2% en septiembre. Y ahora proyecta que la tasa de desempleo -clave para subir o no las tasas- a fines del próximo año será del 3,5%, frente al 3,8% de septiembre. Biden todavía tiene tres puestos más disponibles para cubrir en la Junta de Gobernadores del banco central en Washington y se espera que anuncie sus elecciones en los próximos días. 

La reacción de Wall Street fue un festejo tras la confirmación de Jerome Powell que, por lo pronto, no habrá recortes en la liquidez, incluso si el año próximo las tasas irán en alza. Así, los mercados cerraron la jornada con alzas del 1% el Dow Jones, 2,3% el Nasdaq y 1,6% el S&P500, incluso si la bolsa de Nueva York había arrancado la rueda con sus principales índices en negativo, y con el índice de volatilidad por encima de 2%. 

El impacto en la región

Para América Latina y los mercados emergentes en general, esta acción metería mucho más presión a los bancos centrales y a las posibilidades de refinanciamiento de sus deudas públicas, así como al sector privado para conseguir capitales a tasas bajas. En este sentido, el Banco Central do Brasil ya se adelantó a la Fed esta semana subiendo la tasa Sélic al 9,25% y proyectándola arriba del 11% el año próximo con el objetivo de defender el real y lograr una acelerada desinflación.

Ilán Goldfajn, presidente del Banco Central de Brasil e inminente Director para el Hemisferio Occidente del FMI.

En el caso del Banco Central de México, Banxico, cuyas últimas decisiones han estado divididas por el rumbo de la política monetaria, la presión es más alta. En especial, debido a la incertidumbre generada por la salida de Alejandro Díaz de León y las dudas acerca de un rumbo diferente ante el nuevo mandato, acaso más cercano a la 4T, que virtualmente quedaría en manos de Victoria Rodríguez.

No obstante, especialistas económicos afirman que Banxico enfrentará un doble reto: bajar la inflación que podría cerrar este año muy por arriba del 7% y el aumento anticipado de tasas en Estados Unidos, lo que dejaría un nulo margen para contemplar una política laxa y más bien apuntar por al menos otras tres alzas más en la tasa de interés.

Miguel Pesce, presidente del Banco Central de la República Argentina.

En el caso argentino, no supone directamente un riesgo de aumento del costo del refinanciamiento porque el mercado internacional se encuentra cerrado para el país, pero sí le mete presión al programa plurianual del ministro Guzmán. Si desea que el Fondo le aporte reservas netas, va a tener que dar señales de consistencia monetaria y desinflación, luego de permitir ocho meses con la inflación por arriba de la tasa de interés efectiva.

El Banco Central analiza subir la tasa de interés para adecuarla al nuevo ritmo del dólar

Por eso, como adelantó este medio, Miguel Pesce ya está estudiando un alza de tasas que, por lo pronto, no se anunciaría en los próximos días sino más adelante conforme avancen las negociaciones con el FMI.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.