Panorama
Huelen sangre
Por Diego Genoud
Guzmán y Pesce reaccionaron tarde ante la corrida y la oposición ve un gobierno en emergencia. Massa, Scioli y los datos económicos que mira la vicepresidenta.

Apenas unos días alcanzaron para sofocar los aires de optimismo y dejar en primer plano la debilidad del gobierno. Otra vez, la inestabilidad de fondo amenaza con arrastrar al peronismo antes de tiempo. Como ya le pasó a Mauricio Macri, empiezan a jugar los agitadores del mercado y sus aliados apuran por un desenlace de corto plazo. Huelen sangre.

Ahora Macri lo disfruta como plateíta VIP, mientras la extraña sociedad de los Fernández lo padece. Con la inflación arriba del 60% interanual y el descontrol de precios que acelera, el derrumbe de los bonos ajustados por CER pegó en la linea de flotación de lo que Martín Guzmán pretendía convertir en marca de su gestión, el mercado de deuda en pesos. Vuelve la presión por una maxidevaluación.

La corrida contra los bonos en pesos, el aumento del dólar paralelo y la reacción tardía del gabinete económico volvió a exponer la fragilidad de Alberto Fernández y de los dos funcionarios a los que les confía la misión de mantenerlo con vida hasta el final de su mandato, Guzmán y Miguel Pesce. Con historias y lógicas distintas, el ministro de Economía y el presidente del Banco Central se tomaron una semana para coordinar una respuesta ortodoxa a la tormenta y pusieron nerviosos a todos, incluso a los que hasta hace poco se empeñaban en ver el vaso medio lleno.

Referente de consulta permanente para el elenco estable de grandes empresarios de la Argentina y candidato repetido a ocupar un ministerio que no parece interesarle, Emmanuel Álvarez Agis salió a cuestionar a los dos funcionarios en un informe titulado "Una avalancha sin nieve": dijo que el equipo económico parece tener "tiempos no compatibles con el nivel de riesgo actual". Como si Guzmán y Pesce estuvieran dopados en medio de un incendio.

Ni hablar de Martin Redrado, que desde hace casi dos años aparece como candidato para asumir las riendas de la política económica. Respaldado por Sergio Massa, una parte del oficialismo y un sector del establishment -pero también consultado por Horacio Rodríguez Larreta-, Redrado exige una serie de leyes para ocupar la silla eléctrica en la que sigue sentado Guzmán.

Mientras el horizonte del gobierno se acorta y la oposición advierte al peronismo otra vez en emergencia, el Presidente aguanta como puede y las tres alas del Frente de Todos siguen señalando distintas puertas de salida. El cristinismo mira la escena sin decir demasiado a la espera de que la vicepresidenta reaparezca mañana en el acto de la CTA de Hugo Yasky y se apaguen las acusaciones que apuntan a la ex Enarsa por haber disparado la la corrida con la venta de bonos para pagar importaciones de combustible. Salvo Augusto Costa, que salió a defender el instrumento de las retenciones en línea con los planteos de Cristina y a pedir una recuperación de los ingresos para sostener el consumo y la economía, el resto se mantuvo en silencio en plena turbulencia.

En un contexto internacional convulsionado, al oficialismo no le sobran referentes económicos dispuestos a hacerse cargo de una situación explosiva. Eso también explica la sobrevida de Guzmán. Después del choque que lo dejó aturdido, el ministro avanzó con la suba de la tasa de interés y con el aumento de tarifas segmentado. Como explica Fabio Rodríguez, socio de la consultora MyR Asociados, cada vez que Guzmán se siente amenazado se corre hacia la ortodoxia.

Rodríguez coincide con los que ven que la operación de Enarsa fue un nuevo tiro en el pie de la administración Fernández producto de la falta de la coordinación, pero apenas un detonante de una dinámica de fondo. El origen de la crisis que desató la corrida y convirtió al gobierno en un tembladeral, dice, es otro: del plan y las metas que firmaron Guzmán y el Fondo hace apenas tres meses hoy no queda nada. No se acumularon reservas, no se redujo la emisión y el ajuste comprometido no mueve el amperímetro porque los precios de guerra elevaron la cuenta de subsidios energéticos. Aumentar las tarifas, en este contexto, puede ser un motivo para que peronistas como Kulfas no sientan vergüenza por subsidiar a los ricos de manera sistemática pero sirve ahora, antes que nada, para demostrarle al Fondo que el gobierno quiere aunque no puede. 

Para Fabio Rodríguez, la crisis que desató la corrida y convirtió al gobierno en un tembladeral se explica por una dinámica de fondo: del plan y las metas que firmaron Guzmán y el FMI hace apenas tres meses hoy no queda nada.

Para ratificar su compromiso con el organismo que preside Kristalina Georgieva y elevar las reservas, Guzmán podría también apelar a la misma herramienta que aplicó Nicolás Dujovne por orden de Christine Lagarde y Fernández debería buscar un reemplazante para Julián Domínguez. El director de MyR Asociados anticipa que viene una economía de vértigo, el gobierno entra en la cuenta regresiva y le queda poco tiempo. Salir con vida de este encierro implicaría lograr en un año lo que no pudo en 30 meses largos.

Guzmán no pudo eludir la inestabilidad de fondo pese a haber reestructurado la deuda y acordado con el Fondo y Pesce no logró acumular reservas en un contexto de superávit comercial excepcional. Pero la novedad de estos días es que al impacto social de una inflación núcleo trimestral que anualizada superó por primera vez en mayo el 100%, se le suma ahora una vez más la presión del mercado, la fuerza que le hizo vivir a Macri el largo final de su mandato como si fuera su secuestro.

Sin embargo, el intento de retener a los ahorristas en pesos vía tasa de interés no es gratis. Un trabajo reciente de Horacio Rovelli confirma que la bola de las Leliq que el candidato Fernández prometió eliminar en su campaña presidencial no paró de crecer durante su gobierno. Al 30 de diciembre 2019, dice, la suma de Leliq y Pases Pasivos era equivalente a 18.811 millones de dólares al tipo de cambio del BCRA de esa fecha ($ 63 por dólar). Al 7 de junio de 2022, la cifra había ascendido a 45.598 millones de dólares (con el dólar a $ 127). Especialista en Presupuesto y ex funcionario del ministerio de Economía durante los años del kirchnerismo, Rovelli sostiene que la emisión "irracional y peligrosa" no se debe al financiamiento del gasto social -que la inflación licua cada día- sino sobre todo a pagar los intereses a los bancos por Leliq y Pases Pasivos.

Debilitado y necesitado de aliados, Fernández busca apaciguar el fastidio de Massa con la llegada de Daniel Scioli al gobierno. Después de llevarlo de paseo a Los Ángeles, Alberto acaba de intervenir sobre el área de Mercedes Marcó del Pont con la designación de Guillermo Michel, el cerebro impositivo de Massa. Michel es el autor de todos los proyectos sobre Ganancias que el ex intendente presenta en Diputados y su último trabajo fue el alivio a monotributistas que Diputados aprobó por unanimidad. 

Con un recorrido similar al del Massa que fue y vino entre el kirchnerismo y el peronismo anticristinista, Michel llega a la Aduana con la misión de frenar desde la Aduana el deporte nacional de robarle dólares al Central vía sobrefacturación de importaciones y subfacturación de exportaciones. Al flamante funcionario que trabajó muy cerca de Ricardo Echegaray en el último gobierno de Cristina y fue asesor especial de Miguel Pichetto durante los años de Macri, le habían ofrecido primero la secretaría de Industria debajo de Scioli. "Industria no tiene los fierros, eso se controla desde Aduana", respondió.

Michel ya participó en 2012 del diseño técnico de las DJAI -rebautizadas SIMI por el macrismo- en un contexto de perdida de dólares, pero con una brecha que era la mitad de lo que es hoy. En 2013 escribió un libro con Echegaray en el que describió la "triangulación" de los grandes grupos concentrados del agro para subfacturar exportaciones a través de traders radicados en jurisdicciones de algún régimen impositivo preferencial. El prologo lo firmó el todavía hoy funcionario de la OCDE Pascal Saint Amans.

Recién nombrado en la Aduana en representación de Massa, Michel escribió en 2013 un libro con Echegaray en el que describió la "triangulación" de los grandes grupos concentrados del agro para subfacturar exportaciones a través de traders.

Al margen de la escena de un gobierno que vuelve a entrar en zona de turbulencia, asoma la sonrisa de Scioli. El ex gobernador asumió en reemplazo de Kulfas y mantuvo a parte de sus colaboradores pero le tocará hacerse cargo del ministerio en un escenario más complicado, cuando la falta de dólares pesa como nunca y la tasa de interés encarece el crédito productivo. Casi como si supiera que estaba destinado a volver, Scioli visitó a Cristina en el Senado tal como reveló LPO en exclusiva a principios de mayo.

Ese día, el ex motonauta le llevó a la vicepresidenta la encuesta de una consultora de su preferencia, que ya mostraba a Lula ampliando su ventaja sobre Bolsonaro. Candidato que se siente imperecedero, Scioli sube y baja en función de las lanchas que se hunden a su alrededor. Sin embargo, ese día se fue convencido de que Cristina trabaja para ser candidata en 2023.

La vicepresidenta viajó en los últimos días al Sur y, según dicen cerca suyo, estuvo mirando distintos indicadores, entre ellos el alto porcentaje de trabajadores informales. Al lado de Cristina apuntan a un tema que mencionó Costa en su aparición. Hay sectores que durante el mandato de los Fernández aumentaron sus ganancias el triple que sus ventas. ¿Cuáles? El ministro de Producción de Kicillof se refería en especial a los sectores de insumos difundidos. Según datos de sus propios balances, Loma Negra incrementó sus ventas un 17% en términos reales, pero su resultado operativo creció mucho más, un 42%.

Al lado de Cristina apuntan a un tema que mencionó Augusto Costa en los últimos días. Hay sectores que durante el mandato de los Fernández aumentaron sus ganancias el triple que sus ventas.

Algo parecido pasó con Ternium, de acuerdo a los datos que la vicepresidenta tiene sobre su despacho: en 2021, la siderúrgica que acaba de cobrar el adelanto de 200 millones para construir los caños del gasoducto Néstor Kirchner, obtuvo una ganancia extraordinaria de $134.993 millones (USD 1.419). Si se mide al dólar oficial, en 2021 las ventas aumentaron un 84% respecto a 2020, pero el resultado operativo subió 224%. Alguien pierde y alguien gana. 

A Cristina también le llegó un informe especial sobre los precios de los alimentos que difundió la TV Pública el viernes pasado. Entrevistado por el ciclo SIC, el economista Hernán Letcher -aquel al que Kulfas destrató según la vice- apunta que el 80% de los fideos que se venden en la Argentina son elaborados por una sola empresa, Molinos Río de la Plata, a través de distintas marcas. 

El titular de la poderosísima CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, otro de los entrevistados, defiende a las ocho grandes aceiteras que operan en el país y pide una suba del precio que reciben los pulpos oleaginosos. El ex agregado agrícola de Néstor Kirchner y Roberto Lavagna ante la Unión Europea explica que la invasión de Rusia a Ucrania provocó un impacto notable: el 80 % del aceite de girasol que consumía el mundo desapareció de un día para el otro y el precio aumentó 130% a nivel mundial. Idígoras marca que son los ingresos de la población los que están muy bajos en Argentina, se queja con diplomacia de que las subas fueron "apenas" del 80% en el mercado local y, cuando se le pregunta por qué sube el precio del aceite en la góndola, responde como si fuera Roberto Feletti: "El problema -dice- es que el Estado no tiene herramientas de control".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 5
    lucasp86
    Hace 4 días
    19:26
    2001 por?
    Responder
  • 4
    kristianconk
    Hace 9 días
    00:38
    Responder
  • 3
    kristianconk
    Hace 9 días
    00:38
    " la emisión "irracional y peligrosa" no se debe al financiamiento del gasto social -que la inflación licua cada día- sino sobre todo a pagar los intereses a los bancos por Leliq y Pases Pasivos"

    ENTRE LOS BANCOS Y LOS JUBILADOS, YO ME KEDO CON LOS JUBILADOS"......

    y vayan aprendiendo el nuevo relato liberal:

    EMISION MALA: SALARIO BASICO UNIVERSAL, PARA DESEMPLEADOS

    EMISION BUENA: LELIQ-PASES, PARA BANKEROS....
    Responder
  • 2
    macerlo20
    Hace 10 días
    20:33
    Ahora Macri lo disfruta como plateíta VIP ....

    a LPO le duelen las hemorroides
    Responder
  • 1
    blacrock
    Hace 10 días
    08:02
    Decir " que el peronismo gobierna " es una simplificación grosera y peor, una falta de conocimiento de la realidad. .-
    Pero no importa, que UD. no lo sepa, Genuod
    Lo sabe ella. Se dió cuenta en 2021, ( * nadie se salva sola/o ).

    Por último, decirle q HOY EL PERONISMO, ESTA HUERFANO DE UN LIDER QUE ENCARNE LA DOCTRINA.-

    Saludos ©


    Responder