Córdoba
Daer y un massista presionan para quedarse con la CGT schiarettista
Como anticipó LPO, se cumplió el plazo del ultimátum para normalizar la delegación cordobesa de la central sindical. El mercantil Chacón, también de buena relación Schiaretti, empuja a Pihen, el otro hombre del gobernador.

Desde hace unos meses los sindicatos nucleados en la CGT cordobesa viven, además de las tensiones habituales por la paritarias y la inflación, una realidad paralela por las fricciones que se originaron entre la filial mediterránea y la conducción nacional de la central sindical. El motivo, como lo contó LPO, se debe a la intención de Héctor Daer de avanzar en la normalización de la delegación cordobesa, tras el discutido mandato que rige bajo la tutela de José Pihen, titular de los estatales provinciales, legislador del schiarettismo y con un fuerte pasado en el delasotismo.

Lo que sucedió la semana pasada fue que la CGT nacional dio por finalizados los plazos para la normalización y decidió avanzar con la intervención, proceso que viene advirtiendo dese hace algunos meses el delegado para el interior, el metalúrgico Horacio Otero. Cercano a Héctor Daer, Otero viajó en un par de ocasiones a Córdoba avisando de la necesidad de normalizar y rediscutir nuevas autoridades por considerar caduco el mandato de Pihen.

Daer amenaza con intervenir la CGT cordobesa que responde a Schiaretti

Relato que en Córdoba avalan Rubén Urbano, de la UOM local y con presencia ahora en los despachos sindicales a nivel nacional, y Pablo Chacón, líder de los mercantiles, con una muy buena relación con el flamante ministro de Economía, Sergio Massa, en el pasado; pero que actualmente cultiva un vínculo con el schiarettismo a través de la senadora Alejandra Vigo.

La semana pasada, tras conocerse la decisión de la CGT Nacional de avanzar en la intervención, Pihen juntó respaldo cordobés y salieron distintos gremios a repudiar la decisión de la central nacional de intervenir. Algunos sindicatos con comunicados muy duros como es el caso de La Bancaria cordobesa que conduce el albertista Raúl Ferro, quien comparó la iniciativa liderada por Otero con los tiempos de la dictadura.

En medio de este clima, Pihen sumó apoyo de otros gremios, convocó a una conferencia de prensa en la sede histórica de la CGT cordobesa y desde allí mandó un mensaje a Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, el triunvirato que conduce la central sindical nacional. Dijeron que "los esfuerzos en pos de lograr la unidad no alcanzaron", aunque descartaron la intervención nacional al señalar: "tampoco consideramos que la decisión tomada genere las condiciones apropiadas y necesarias para lograrlo".

Y pidieron, los aliados a Pihen, que se convoque a elecciones "en un plazo no mayor a 15 días para lograr la normalización pretendida por las autoridades nacionales".

Con este panorama, lo que viene ahora es rosca. Los sindicatos que no respaldan a Pihen en la continuidad de la CGT Córdoba hicieron un vacío en la convocatoria de este lunes y mañana estarán reuniéndose con Otero Buenos Aires. Convite sindical con el hombre de Abel Furlán al que fueron invitados, entre otros, Urbano, Chacón y dos cordobeses de muy buena relación con el hijo los Moyano: Edgar Luján, líder de Camioneros en Córdoba, y el titular del gremio de los choferes del interurbano, Emiliano Gramajo, que conduce el sindicato Aoita.

Tres de esos cuatro suenan para liderar el triunvirato que conducirá los destinos de la CGT cordobesa en este proceso de normalización. Urbano, Gramajo y Luján; Chacón no se integra por una decisión propia de mantener el bajo perfil. Lo que no quiere decir que el massista esté en contra de la salida de Pihen, al contrario, es uno de los que la impulsa.

Y el motivo del mercantil es el mismo que este lunes avaló Otero en conversación con LPO: la condición de jubilado de Pihen. "A la CGT no la puede conducir un jubilado como pasa en Córdoba. Nos dijeron que tenía un artículo del estatuto que lo avalaba, les dijimos que presenten esos papeles y no lo hicieron. Nos subestimaron, no presentaron eso y deben tres millones de pesos", dijo a este sitio Otero.

"Apostamos al diálogo, los convocamos el 31 de mayo y desistieron de presentarse Pihen y su conducción. Parece que alguien quiere llevarse puesto al secretariado general de la CGT y eso no va a ocurrir. Deben entender que las regionales dependen de la central nacional, no tienen otra dependencia", agregó Otero.

El clima de tensión se respira en la relación entre la CGT cordobesa y la conducción nacional. La normalización, por ahora, viene con intervención incluida y esto es observado desde el gobierno de Juan Schiaretti por un motivo fundamental: los estatales quieren rediscutir paritarias y en Pihen, que además de líder de los empleados públicos cordobeses provinciales es legislador en la Unicameral, había un aliado confiable.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.