Milei Presidente
Manual para entender la política exterior de Milei
Por Augusto Taglioni
La cancelación a Macron, los frentes abiertos con España, Brasil y China y los polos económicos globales que Milei no ve. Claves para entender una política exterior que nadie entiende.

La semana pasada, un grupo de exportadores argentinos de carne conversaron en Bruselas con un importante dirigente. "Lo quieren matar", fue el resumen de la reunión en la que la dedicaron casi toda la hora de conversación a la mala relación del gobierno de Milei con China. 

Esos empresarios venían de China. La preocupación por la caída de los contratos y la decisión de no habilitar plantas para exportar, contrariamente a lo que pasa con Brasil y Uruguay los tiene sin dormir. Los empresarios votaron a Milei y están preocupados por la impericia con la que el gobierno maneja el comercio exterior. Crónica de una decepción anunciada. 

Ese es un ejemplo de muchos. La política exterior en estos 6 meses de gobierno de Javier Milei es casi imposible de entender y abre un fuerte debate en relación a los costos de sus alineamientos pero sobre todo las consecuencias de los conflictos abiertos con Brasil, China, España y todos los que puedan sumarse a la brevedad.

Milei canceló una cumbre con Macron, en el momento de mayor relevancia mundial del francés

El Presidente decidió tomar la agenda internacional como parte de su actividad privada para reunirse con partidos aliados que suelen ser opositores a los gobiernos con quien debe entablar relaciones diplomáticas, dar charlas desde donde dispara su retórica libertaria y recibir premios de instituciones marginales.

El propio jefe de estado dijo que es parte de la "estrategia de marketing" para el país y que está convencido en haberse convertido en el principal "defensor de la libertad del mundo". Lo cierto es que en el camino activa incendios que no logra encontrar un bombero que lo apague dado que la canciller Diana Mondino suele apagar el fuego con nafta.

El Presidente decidió tomar la agenda internacional como parte de su actividad privada para reunirse con partidos aliados que suelen ser opositores a los gobiernos con quien debe entablar relaciones diplomáticas, dar charlas desde donde dispara su retórica libertaria y recibir premios de instituciones marginales

Lo que desconcierta son las prioridades. Ir con desgano al G7 después de un tirón de orejas de Giorgia Meloni que tuvo el gesto de invitarlo, no participar de la Cumbre de Paz en Suiza para tratar la guerra en Ucrania y cancelarle a Emmanuel Macron en el momento de mayor protagonismo europeo del francés que buscaba cerrar acuerdos millonarios para inversiones en litio, son decisiones que no encajan con su pretensión de alineamiento con Occidente y las ínfulas de profeta global.

¿Al Occidente real le dice que no pero al salvadoreño Nayib Bukele, a Santiago Abascal y a los ignotos Fundación Von Hayek de Alemania e Instituto Juan de Mariana de España les dice que sí? O sea, digamos, no se entiende. 

Manual para entender la política exterior de Milei

Ahora, en medio de una crisis política fenomenal, el Presidente se subió a victorias ajenas de las nuevas derechas en la elección europea con el argumento de que todo comenzó con su discurso esclarecedor en Davos. No importa que Le Pen y Meloni estén más cerca de Perón que de la escuela austríaca, lo que importa todo aquello que haga crear el camino de refundación trasciende fronteras. 

La paciencia no es eterna y las líneas rojas que Milei decide cruzar pueden traer costos dolorosos. La reciente crisis del gas que necesitó de la ayuda de Lula y la no renovación del swap chino, por citar dos casos conocidos, pone en crisis el efectividad de la política exterior libertaria. 

Ante eso, vale la pena preguntarse si el país no está perdiendo oportunidades de negocios frente a un mundo que propone cambios profundos en medio de la convulsión de la guerra. Un ejemplo de esto es la decisión de China y varios países árabes de deshacerse de los bonos del Tesoro de Estados Unidos. 

Son cada vez más los diplomáticos que consideran que hay que cambiar de rumbo y que las alianzas del gobierno terminaron perjudicando oportunidades de negocios.

Lo que desconcierta son las prioridades. Ir con desgano al G7 después de un tirón de orejas de Giorgia Meloni que tuvo el gesto de invitarlo, no participar de la Cumbre de Paz en Suiza para tratar la guerra en Ucrania y cancelarle a Emmanuel Macron en el momento de mayor protagonismo europeo del francés que buscaba cerrar acuerdos millonarios para inversiones en litio, son decisiones que no encajan con su pretensión de alineamiento con Occidente y las ínfulas de profeta global.

Argentina decidió salir de los BRICS, un bloque que propone construir un sistema de pagos internacionales, fortalecer el nuevo Banco de Desarrollo y que significaba una oportunidad enorme para tener otra fuente de financiamiento para resolver cuestiones de infraestructura o para enfrentar  problemas de balanza de pagos u otras eventos coyunturales.

Lula está muy enojado con Milei pero sabe manejar los tiempos para que Argentina lo necesite. Sin embargo, todo está atado con alambres y siempre esperan algún nuevo conflicto que pueda abrirse. 

El viernes por la tarde, la Corte Suprema brasileña anunció que esta semana llegará el pedido formal para la extradición de 6 prófugos condenados por el intento de golpe de enero de 2023. Bolsonaro pidió que su amigo Milei los asile porque los considera perseguidos. La opción que elija el Presidente debería ser la más lógica, pero mejor no nos anticipemos. 

Manual para entender la política exterior de Milei

De la misma manera, para el comercio exterior argentino empieza a ser cada vez más determinante India, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y el mundo árabe, nuevos polos que demandan mas consumo de alimentos, entre otros sectores dinámicos donde la Argentina puede hacer la diferencia. Nada de eso aparece en el radar de prioridades del gobierno.

El berrinche para dejar plantado a 19 embajadores de países árabes es otra muestra de la inmadurez con la que el gobierno maneja sus vínculos internacionales. Si el Presidente quiere romper relaciones con Palestina tiene la facultad para pedirle a su embajador que se retire del país en 24 horas. El resto es sobreactuación.

La Cancillería se va quedando sin herramientas y Mondino pasa a ser una variable inminente de salida. No resuelve los desaguisados de Milei y tiende a empeorarlos con un estilo que combina la canchereada tuitera con el desconocimiento supino de todos los elementos básicos de las Relaciones Internacionales. 

La Cancillería se va quedando sin herramientas y Mondino pasa a ser una variable inminente de salida. No resuelve los desaguisados de Milei y tiende a empeorarlos con un estilo que combina la canchereada tuitera con el desconocimiento supino de todos los elementos básicos de las Relaciones Internacionales

Así y todo, las tensiones con Karina Milei fueron inevitables y "El Jefe" le sacó hasta la Agencia Nacional de Promoción de Exportaciones e Inversiones, un área clave donde la canciller dejará de tener un influencia y control crucial para el programa económico del gobierno con proyección internacional.

Estamos atravesando una etapa de desorden global, de caos sistémico y ahí es donde los estados tienen que tener más capacidad de maniobra para actuar en función de sus intereses. Pero esto no existe en el universo Milei, un presidente más ocupado por la batalla cultural que en la política real, en este caso, internacional. Un experimento que puede costar carísimo.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Más de Augusto Taglioni
 Algo se rompió en el corazón de Europa

Algo se rompió en el corazón de Europa

Por Augusto Taglioni
Alemania y Francia enfrenta un crecimiento de la ultraderecha que pone en riesgo la continuidad de los proyectos de Macron y Scholz. La apuesta de Meloni.
La era Sheinbaum

La era Sheinbaum

Por Augusto Taglioni
El partido de AMLO consolidó como el más importante del país. Los desafíos por delante y el riesgo de un conflicto de poder y liderazgo en un contexto de poder absoluto.
Radiografía de la ultraderecha europea que encandila a Milei

Radiografía de la ultraderecha europea que encandila a Milei

Por Augusto Taglioni
¿Qué piensan y proponen los líderes que participaron de la cumbre de Vox? Diferencias y similitudes. El espejo latinoamericano.
La obsesión de Evo Morales

La obsesión de Evo Morales

Por Augusto Taglioni
La feroz interna en Bolivia que pone en riesgo la continuidad del gobierno. El dilema de los ex presidentes que no quieren resignar los liderazgos y la teoría del jarrón chino.
Maduro y Milei: los extremos que perturban a Lula

Maduro y Milei: los extremos que perturban a Lula

Por Augusto Taglioni
El presidente de Brasil sufre dos frentes que amenazan su liderazgo regional. El hartazgo con el venezolano y el interrogante con el libertario.
Similitudes y diferencias de Milei con Bolsonaro

Similitudes y diferencias de Milei con Bolsonaro

Por Augusto Taglioni
Las similitudes son tan inevitables con las limitaciones para dominar un sistema que ordena y disciplina. La experiencia de Bolsonaro con el Congreso y el rol de la Corte Suprema.