02.03.2012
(2)guardarlectura zen
Marcha por la tragedia de Once
Familiares de las víctimas y trabajadores ferroviarios se concentraron en Congreso en protesta por la tragedia de la semana pasada en la línea Sarmiento. Desde allí se dirigieron a Plaza de Mayo.
Familiares de las víctimas, grupos de trabajadores ferroviarios y de izquierda se concentraron en la zona del Congreso en una protesta por la tragedia de Once, en la que murieron 51 personas. Los grupos comenzaron a marchar hacia Plaza de Mayo.

De la marcha participaron sindicalistas y trabajadores del Sarmiento, organizaciones sociales, usuarios, familiares de las víctimas y aquellas personas que resultaron heridas el pasado 22 de febrero cuando un tren chocó en la terminal ferroviaria de Once, dejando un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos.

Con pancartas y cánticos reclamaron "castigo a los verdaderos responsables", "una comisión investigadora independiente", "que se vaya TBA" y "la reestatización de los trenes bajo control, gestión y administración de sus trabajadores y usuarios".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Hoy el juez Bonadío ha aceptado al Estado Nacional como querellante.

Si alguien alguna vez albergó esperanzas de justicia en esta Justicia, ya las puede ir perdiendo.

Si Aníbal Ibarra no respondió por las 194 vidas jóvenes que la corrupción de su gobierno se llevó en Cromañón, sin responder ante la ¿Justicia? y ocupando una banca en la Legislatura en representación de los mismo vecinos a los que injurió con esas muertes, ¿por qué ahora habría de ser distinto?.

Si en definitiva los 51 muertos y los setecientos heridos son solo ciudadanos y trabajadores. Ninguno es Funcionario del Estado, jerarca sindical amigo del Gobierno, ni menos que menos, empresario de la “burguesía nacional”, entonces, ¿cómo se puede pretender que se investigue y se condene a los verdaderos culpables?. Cincuenta y un muertos y setecientos heridos no bastan para molestar en su tranquilidad a esos señores, y menos para afectarles en sus buenos negocios a costa de los dineros y bienes públicos.

El culpar al maquinista no pudo ser por culpa de él, ya que no se murió, y del rotundo rechazo de los ciudadanos que, como es sabido, son todos desestabilizadores del “modelo”, como bien hicieron notar algunos foristas en otros artículos. Entonces, si la situación lo exige, se puede llegar a cortar la cabeza de un Schiavi, que total no es del palo, y hasta de un Cirigliano y reemplazarlo por otro similar. La cuestión, lo que interesa, es no cambiar la “política” ferroviaria, como bien dijera Cristina. Esa “política” que tan buenos beneficios brinda, subsidios mediante, a los integrantes de la Triple Alianza de la Corrupción: Gobierno, jerarcas de los sindicatos y empresarios de la “burguesía nacional” concesionarios de los servicios ferroviarios.

Hay un solo lema que motiva a nuestros políticos: “Pase lo que pase, los buenos negocios deben continuar”. Y nuestros jueces contribuyen a su logro. No puede decirse que no sean solidarios…

Y si la mano que les brinda la Justicia no alcanzare, entonces al dejar la Función Pública siempre se puede aspirar a una banca en el Congreso, cosa de seguir gozando de la impunidad parlamentaria (perdón, quise decir inmunidad), esperando que pase el tiempo y con él que “prescriba” la causa. ¿Qué tiene de malo? ¿Acaso usted no espera la jubilación con el tiempo? Bueno, nuestros políticos y funcionarios, junto a los empresarios y sindicalistas “amigos”, aguardan la prescripción de las causas.
En buen criollo, estos políticos han transformado al Congreso de la Nación en un aguantadero.

Los asesinados en Once, los heridos y sus familiares, son pueblo y el pueblo al que pertenecen no los han de olvidar y, ellos sí, harán justicia.
1
Cristina cargara sobre su espalda de por vida la responsabilidad por la tragedia, al seguir permitiendo un mal ministro de obras publicas ,un secretario de transporte y TBA.aDEMAS DE NO HABER ORDENADO LAS OBRAS CORRESPONDIENTES