23.04.2008
()guardar
Los engaños de Cablevisión y Fibertel
Para dar de alta el servicio de tv por cable se puede realizar por teléfono pero suspenderlo hay que realizar engorrosos trámites. La negativa a garantizar la baja de Fibertel en cualquier momento por escrito.
La empresa Cablevisión, seguramente por ser parte de la misma corporación que Fibertel, tiene prácticas similares. La Política Online recoge la opinión de dos lectores que enviaron sus testimonios sobre episodios con las dos empresas.

Cablevisión: "...cuando uno pide el servicio se puede conseguir por teléfono sin ningún tipo de problema sin embargo para darse de baja sólo puede ir el titular de la cuenta con documentación que acredite quien es y en una sede de la empresa que muchas veces queda muy lejos. Además como no avisan y forma parte de la letra chica del contrato, hay que darse de baja 15 días antes del mes. Es decir, si quiero dar de baja mayo, tengo para avisarles hasta el 15 de abril. Según dicen, es por la factura, pero en realidad así recaudan más meses porque casi nadie sabe de esto".

Enviado por Andrés Ciccione.

Fibertel: "...algo insólito me ocurrió esta semana. Quise contratar el servicio otra vez y, pedí que me enviaran un documento firmado por la empresa en el que no debería pagar ni un centavo para retirar el servicio. Mi problema había sido que la última vez que los contraté me exigieron que, para darme de baja, debía quedarme al menos un año o sino debía abonar una penalidad de 300 pesos. Por eso le pedí al pibe del call center, porque nunca te atienden de otra manera, que me enviara un documento que acredite que me dejarían dar de baja sin multa cuando yo quisiera. El empleado me lo negó y me dijo que no estaba autorizado pero que debía confiar en su palabra porque a él lo grababan. Después me dijo que me acercara a una sede de la empresa para ver si me podían dar ese papel aunque èl creía que no. En definitiva, no te pueden asegurar que no cambiarán durante el curso de tu abono una resolución de la empresa y te harán pagar"

Enviado por Lucía Zulevsky