Cambiemos27.02.2017
(2)guardarlectura zen
 ¿Cómo va a hacer campaña el gobierno?
Por Martín Rodríguez
Se hizo campaña diciendo que "sí se puede", se gobernó este tiempo diciendo que "no se puede".

"Ustedes no sirven", "ustedes malgastan la energía", "ustedes son un costo laboral". Pasado en limpio, ese parece ser el mensaje del gobierno hacia la sociedad, como bien señala el antropólogo Pablo Seman. Esa belicosidad no aparece tanto contra el kirchnerismo o CFK, por lo menos en boca del presidente, que se cuida de ni nombrarlos, sino contra los efectos del kirchnerismo en la sociedad. Alguna vez el sociólogo Ignacio Ramírez señaló a partir de un estudio de opinión la tentadora idea de que la sociedad resulta más kirchnerista de lo que cree (y de lo que vota) en base a una serie de preferencias (por ejemplo: sobre cuánta regulación aceptan del Estado en la economía). Decía Ramírez que la dimensión del kirchnerismo no pasaba tanto por la identificación partidaria sino por el ecosistema social.

Así, la sociedad entra en una suerte de penitencia porque la "malacostumbraron" a vivir demasiado fácil, a ser subsidiada, a hacer juicios laborales en masa, etc. Se sienten retados, incluso, porciones de esa misma sociedad que "votaron el cambio". Becarios del CONICET, empresarios Pyme, maestros, operarios de ramas no viables (textil, calzado), trabajadores que pagan ganancias, son las víctimas de esta nueva mano invisible y parecen vivir una inversión del discurso de los 90, cuando se decía, por ejemplo de Jujuy, "las provincias son inviables". Ahora lo que parecen inviables son los sujetos. 

Entonces, la pregunta ("¿cómo va a ser la campaña de Cambiemos?"), a dos días del esperado discurso del presidente en el Congreso, y cuando el promedio de encuestas en la provincia de Buenos Aires sacude el exitismo, se vuelve inquietante porque el gobierno no puede no ganar. "Primero deben fundar la autoridad política, después vendrá la economía", dicen que dicen los que dicen hablar con "inversores"; al revés de cómo sería ("primero la lluvia de inversiones, después la política"). Y por lo pronto también, con tantos frentes que hay abiertos, se diría que la sociedad les devuelve un poco el reto: marzo abre con un calendario de cortes, marchas y paros intenso.

Con el gobierno de Cambiemos la sociedad entró en una suerte de penitencia por la malacostumbraron a vivir demasiado fácil, a ser subsidiada, a hacer juicios laborales en masa, etc.

Se hizo campaña diciendo que "sí se puede", se gobernó este tiempo diciendo que "no se puede". Tienen que volver al "sí". Todo gobierno es una pedagogía social. Como dice la politóloga María Esperanza Casullo: "Cambiemos no es tan eficaz en construir un discurso positivo de Cambiemos: quién es, para dónde va, cuál es el futuro de felicidad que piensa ofrecer a una mayoría."

Por supuesto, claro, acá hay un problema. Vivimos pendientes de una industria de la información que incluye consultoras, medios, redes sociales, percepciones, militancia, paneles de televisión, consumo de revistas digitales. Y la comunicación del gobierno, el mantra de su micro-segmentación, el argumento duranbarbiano de que son una máquina finisecular de estudiar la sociedad, pareciera encerrarnos en la trampa de que en realidad no sabemos lo que pasa y ellos sí. "Macri flota con su imagen", dicen en base a su información.

La Comunicación

La discusión sobre la comunicación a esta atura del partido existe para que discutamos la comunicación y casi ninguna otra cosa. Durante el kirchnerismo, incluso en el primer gobierno, recordado casi como "kirchnerismo herbívoro", ya se discutían los "problemas de comunicación". Hacen bien, pero comunican mal, se decía. Uno diría que en eso se hace sentir una suerte de lobby inconsciente del propio periodismo, con sus mil luchas de influencia, plata, nombramientos, primicias: los gobiernos comunican mal básicamente porque comunican, porque lo hacen, porque tienen una dimensión pública para hacerlo y porque no confían en la sola tercerización a través de medios privados o voceros expertos. 

En un mundo donde las cosas se esconden a la luz, donde los "escándalos" se apagan por saturación (los bolsos de López, los Panamá Papers, etc.) los gobiernos tienen derecho a fijar sus agendas; y hacerlo de modo directo, entre Gobierno y sociedad (por cadena nacional o snapchat, pero sin mediaciones "clásicas"). La micro-segmentación peñista es el 678ismo invertido: de aquella vieja mesa condensada en la TV Pública donde se cortaba el bizcochuelo del día, a esta forma en red que sublima el mismo libido... eludir los llamados "medios hegemónicos". Entre el "qué te pasa Clarín" y Facebook se halla el hilo de continuidad más visible entre el cristinismo y el macrismo. 

Entre el "qué te pasa Clarín" y el Facebook de la microsegmentación peñista se halla el hilo de continuidad más visible entre el cristinismo y el macrismo: eludir los llamados "medios hegemónicos".

Si los columnistas de Clarín o La Nación eran "el lado Magnetto de la vida" (amparados en el "periodismo independiente" como voceros de los intereses de un grupo económico), para el núcleo del gobierno actual los columnistas resultan un parque Jurásico que los critican desde un "adentro ideológico", pero que cada vez que pueden les vuelven a dar la paternalista y opresiva "bienvenida a la política". Periodistas que les explican la política a funcionarios. Del "exceso de política" kirchnerista a la "falta de política" macrista. Y eso los hace un poco "viudos" del gobierno a muchos de los que lo defienden pero se mueren por defenderlo aún más.

Ah, el problema es que se incuba la peligrosa anti política, ese fantasma, ese tigre de papel, eso que nos imaginamos que echará a los políticos de la ciudad. Con rigor histórico, diríamos que al final, a la sociedad belicosa del 2001 la terminó gobernando Duhalde. Con eso no alcanza para bajarle el precio al asambleísmo, incluso se podría esbozar la teoría de por qué (porque era un político sin futuro, el último, y con eso pactaban un gobierno de maestranza), pero ese fantasma agónico aún se agita en sus varias formas, como la metáfora del helicóptero: si Cambiemos fracasa en su "salida del populismo", fracasa toda la clase política (populistas incluidos). 

Seamos literales: Macri no se puede ir en helicóptero porque la terraza no es más un helipuerto, ahora será una huerta orgánica. En estos días se difundió una carta del actor "Pepito" Cibrian que posteó en su Facebook, que podría ser una especie de primera escena de una farsa generalizada: estoy harto de todos, dijo. Desde Macri hasta Cristina. Desde los piqueteros hasta Buquebus. No hay nada ahí: pérdida generalizada. Dicho fácil: la política está bien representada (todos tienen a quién votar), solo que el país está mal gobernado (con la economía mal).

Parafraseando al analista Gabriel Puricelli diríamos que al mundo hoy lo gobiernan los globalifóbicos. Pero en Argentina no. Cambiemos es una historia de muchas capas: empezó esperando lluvia de inversiones y promoviendo el fin de cualquier relato, y como las inversiones no llegaron empezó a relatarse. Flojo de papeles para hacer el papel republicano, de cualquier modo se simplificó a hacer anti kirchnerismo, su mejor papel. No hay voz macrista que no pida que Cristina se presente. Si el anti macrismo era anterior al macrismo (era todo el Frente Progresista esperando con la servilleta puesta un gobierno "neoliberal"), el macrismo se conforma ahora con ser el anti kirchnerismo, recobra ahí su razón de ser, y volverán los oscuros informes de PPT, el ritual de las bóvedas y las excavaciones. 

Pero, a dos días de su discurso parlamentario, vuelve la pregunta: ¿cómo será la campaña? ¿Qué horizonte de felicidad propondrán? ¿Incorporará el énfasis "punitivista", con un proyecto de régimen penal juvenil (lo que en la PBA "mide"), y castigo a los "empresarios malos" que participen de la obra pública (como anticipa Clarín)? Hasta ahora, todo suena como un 2013-2015 en loop, mientras se consolidan los tercios que supimos conseguir. De los tres tiempos (pasado, presente y futuro), el gobierno maneja la retórica de dos: pasado ("pesada herencia") y futuro ("volver a crecer"). Y a los gobiernos se los vota por el presente. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
La gente sabe lo que se debe hacer,eso no quiere decir que a veces ,existan intereses contrapuestos.
Despuès de 12 años de populismo,la sociedad percibe que no es la soluciòn por esa vìa,algo nuevo se està gestando en el recambio generacional,con pensamientos muy sensatos,sinceros,reales,que no creen felizmente en soluciones del pasado,y la verdad està muy bien que pensemos otras alternativas ,y condenemos al màs absoluto olvido las ideas y dirigentes que representan el pasado.
1
Uy! Otra sarta de giladas de un K que sangra por la herida. Vos si que la pasaste bien durante doce años, gordito.