Gobierno02.11.2016
(3)guardarlectura zen
Entre la recesión y el rebote, la política
Por Ignacio Fidanza
Macri está preocupado porque la recesión se extiende más de lo previsto. El impacto electoral.

La recuperación del segundo semestre murió estrujada por los índices del recuperado Indec. Es información oficial. Superado entonces el debate sobre los números–algo se avanzó-, se abre el debate sobre la realidad: ¿Porqué se demora la recuperación?

Es la pregunta que circula en la primera línea del Gobierno. Hay respuestas para todos los gustos. Macri apunta que la creación de riqueza del país está concentrada en la región centro y hasta que no se logren crear polos competitivos en el norte y el sur, será difícil alcanzar un crecimiento genuino. Apuesta a las inversiones en energía y minería para empezar a dar vuelta esa realidad.

Prat Gay y Frigerio, por ejemplo, señalan que la comparación de los índices en términos interanuales es catastrófica porque en esta época del año pasado, el kirchnerismo estaba bombeando al máximo el consumo para ser competitivo en la elección. Sostienen que cuando se miran los números mes a mes, la situación de caída está casi frenada. Es decir, apuestan a que este presente ingrato sea un piso.

No vamos a tener un rebote espectacular como en el 2003, porque acá no hubo estallido económico. De echo evitar ese estallido es tal vez el principal mérito del Gobierno este año y nadie lo va a reconocer, se lamenta un funcionario.

“Pero cuidado, no vamos a tener rebote espectacular como en el 2003, porque acá no hubo un estallido económico. De hecho evitar ese estallido fue uno de los grandes méritos de este Gobierno, que nadie nos va a reconocer”, se sinceró ante LPO un importante colaborador de Macri.

Con esa moderación, la cuenta optimista que hacen en la Casa Rosada es crecimiento de tres a cuatro puntos para el 2017. Es decir, descontados los dos puntos que probablemente caiga la economía este año, si se cumple ese pronóstico se crecerá entre uno y dos puntos. Parece poco para aplastar en la elección de medio término. Y es poco.

“Mejora del poder adquisitivo por baja de la inflación y crecimiento muy moderado, a lo sumo nos deja la cancha neutra”, reconoce el funcionario. En el mejor de los casos no habrá voto bronca, pero tampoco será una fiesta.

Y es en ese preciso instante que la política mete la cola. Es curioso como se dan las cosas. Macri llegó como la promesa de una gestión eficiente con eje en la economía y termina peleándola por la política. Es decir, el mayor activo que su administración ofrece sobre el final del primer año es simple: Gobernabilidad. Con un Congreso en absoluta minoría, el Poder Ejecutivo logró la sanción de 70 leyes, algunas de ellas muy densas políticamente, como pago a holdouts y blanqueo.

La CGT despedirá un 2016 en recesión, con aumento de la desocupación, caída fuerte de la actividad industrial y pérdida del poder adquisitivo -en manos de un gobierno no peronista-, con el milagro de no haber concretado ni un paro general.

No fue magia. Los sindicalistas consiguieron más de Macri en un año que de Cristina en ocho. Se verá como sigue. Pero hoy, con sus mas y sus menos, la sensación es que Macri está en razonable control de la situación. O mejor dicho, sobrevivir es un activo en un país como la Argentina, donde como suele repetir Marcos Peña: “todo es tan frágil”.

El tema es que esa política que el Gobierno exhibió para darse gobernabilidad, no está encontrando por ahora un correlato de armado electoral. Hoy el Gobierno está tercero en la provincia de Buenos Aires, pierde Córdoba cómodo y no tiene candidato ni alianza cerrada en Santa Fe.

Es la piedra sobre la que repican dirigentes fundacionales de Cambiemos como Carrió, Sanz o Monzó, que a medida que se acerca el 2017, pasó de predicar en el desierto a ser elogiado por Macri en su reciente viaje a Nueva York. Nada como la posibilidad de un desastre para despertar a la gente.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Al ritmo que vamos con la toma de deuda compulsiva para sostener gasto corriente, si sobrevivimos diciembre a mitad del 17 vamos a tener una seria crisis financiera. Lo único que falta que se descalabre, el riesgo país y chau ! corridas bancarias, la misma historieta. Este gobierno brilla por su inoperancia, si la herencia es pesada y no pueden responsabilizarse, no se hubieran presentado a elecciones. Aca los que no estamos en la timba y en la comilona de Lebacs (que muy inteligentemente se van a soltar para el huracán) vamos a bajar de un saque como en una motaña rusa. ESTO SE VA A DESCONTROLAAAAAAAAAAAAAR !
2
Dividir para reinar... dividir para no perder. El Macrismo, como bien establece Fidanza -por ahora- no puede ganar en 2017 y con sus predicciones presupuestarias, sin los montos esperados de blanqueo y sin grandes inversiones de los empresarios, que supuestamente lo respaldaban... no puede esperar oleadas de votos favorables, además los que miden Vidal y Mauricio, no pueden ser candidatos, salvo testimoniales como supo ser Néstor, con magros resultados. El peronismo habla de unidad y entre todos se mienten un poco mucho, porque está en juego establecer un liderazgo y eso sin Perón, se mide con votos, por eso las PASO o las elecciones, son la oportunidad para contar porotos y reacomodar las cargas... el libro ficticio de pases de la interna de la interna peronista, está abierta. No hay PASO por el Pejotismo anómico o intervenido, habrá distintos Frentes, como en 2003 y los tres frentes existentes tienen un componente peronista y otro transversal, por izquierda el sector kirchnerista; repartiendo las derechas, el Macrismo contra el Massismo, aspirando a un público similar. Por otro lado el Peronismo movimientista, se debate rabioso, porque el reparto inevitable del electorado, entre las tres opciones, mencionadas, los pone fuera, junto a la mayoría de los gremialistas, herederos de un peronismo desparramado, entre la ambiciones, sin una conducta movimientista -que como antes- lo contenga, parece ser, que la única estrategia, es encontrar quién los conduzca y allí valen más los medios, que las estructuras.
1
"rebote"??? y sobre "evitar estallido", todavia no estamos en diciembre