12.08.2009
(4)guardarlectura zen
El fútbol como derecho y como servicio
Por Dante Augusto Palma
La rescisión del contrato entre la AFA y TSC abre un interrogante conceptual que suele ser pasado por alto: ¿Es posible pensar que el fútbol es un derecho y que, en tanto tal, es un deber del Estado garantizar el libre acceso al mismo a través de las transmisiones vía canales de aire?
Finalmente, se cumplió con lo que se venía murmurando en los pasillos. La AFA rescinde unilateralmente el contrato con TSC y el grupo Clarín enfurece de una manera pocas veces vista. A la “trasmisión en cadena” del reportaje al dueño de TyC, en el que no faltaron ni apelaciones a la piedad ni amenazas, se le ha sumado la burda operación de adjudicar un pacto entre dos seres endemoniados: Kirchner y Grondona.

Ya sabemos que el ex presidente es el hijo de Belcebú, pero la novedad está en que el otrora “Don Julio”, experimentado y sabio, aparece ahora como un mafioso enquistado en el poder.

La primera buena noticia de todo esto, es que, enfurecido el multimedio, probablemente, saldrán a la luz todos los negociados de Grondona que el multimedio hasta aquí tapó.

La segunda buena noticia es que se acaba un monopolio que afectaba a los simpatizantes que debían pagar cuantiosas sumas por acceder a ver los partidos y se beneficia a los clubes que alcanzarán una suma más acorde con lo que el negocio genera. Lo que vendrá ahora son las operaciones de prensa, las amenazas y algunos abogaduchos embarrando la cancha.

Pero lo que está por detrás de esto es una discusión conceptual: ¿es necesario que el Estado intervenga en el negocio del fútbol?

En otras palabras, ¿es posible pensar que el fútbol es un derecho y que, en tanto tal, es un deber del Estado garantizar el libre acceso al mismo a través de las transmisiones vía canales de aire?

Preguntas y analogías

Si bien ha sido negado en la conferencia de prensa que brindó Cherquis Bialo, existe la posibilidad de que el Estado realice un convenio con la AFA.

Con la misma liviandad y falta de precisión, varios idiotas útiles hablan de “Estatización del fútbol” y agitan los fantasmas de un Grondona bolivariano.

¿Pero por qué no podría el Estado comprar los derechos del fútbol y comercializarlos?

La respuesta a ese interrogante es una crítica por izquierda y una falacia de falsa disyunción: con la cantidad de pobres que hay, el Estado no puede ocuparse del fútbol.

Pero más allá de esto cabe hacerse la pregunta acerca de si tiene sentido, como se dejó entrever, que el Estado invierta 600 millones de pesos por año para televisar los partidos de forma abierta.

Si bien este número oculta lo que el Estado recuperará con publicidad y ventas de su señal, aun si perdiese un peso, la pregunta sigue abierta. Especialmente en momentos donde ante el caso Aerolíneas se hace la misma operación que se hacía hacia fines de los 80 respecto del déficit y la corruptela de todo lo que sea estatal.

Si hiciéramos la comparación, alguien podría decir: es central para todo Estado tener una aerolínea de bandera que una un país extenso como el nuestro, aun cuando esto resulte deficitario; la escuela primaria también resulta deficitaria y sólo a algunos se les ocurre que el Estado debe prescindir de garantizar el acceso a una educación digna. Lo mismo pasa con la salud.

Sin embargo, lo que parece más discutible es si es necesario y vital tener una televisación gratuita de los partidos. Honestamente, creo que el tema es controvertido.

Puede pensarse el fútbol como un fenómeno popular y cultural cuyo acceso debe ser garantizado por el Estado pero no estarían del todo equivocadas las voces que tildaran de exagerada esta afirmación.

Al fin de cuentas, si aun hoy existen discusiones acerca de la necesidad de que el país tenga los ferrocarriles, las empresas de servicios públicos y los recursos naturales en manos del Estado; y si todavía asistimos a propuestas que van en contra de la garantía de un acceso universal a la educación y a la salud, imagine cuán compleja será la controversia en torno a si el fútbol es un derecho o, más bien un servicio que eximiría al Estado de la supuesta obligación de garantizar un acceso irrestricto a sus transmisiones.

Sin creer ahora que Grondona se ha transformado en Robin Hood y mientras desearía que se sumaran argumentos en torno a qué tipo de obligación tiene el Estado para con el fútbol, no cabe duda que en esta rescisión de contrato, los grandes beneficiarios serán los clubes.

Será tarea de la AFA, tarea que fue ejercida hasta ahora de forma deíctica y cómplice, controlar, sea el Estado, sea una nueva empresa privada, que el dinero que se reciba por los derechos de la transmisión no sea una forma de subsidiar empresarios y grupos inversores que, con la excusa de una pasión, embarcan a los clubes en proyectos inviables cuyo desenlace fatal es siempre el vaciamiento.
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
Hola Dante, leí la nota, está bien hecho el análisis, pero me parece que es excesivo para lo que pretende resolver: es decir, realmente pensás que hay que preguntarse si el fútbol es un derecho?... por más vueltas que le queramos dar al asunto, saltando los argumentos de unos y otros debe quedar un espacio para el sentido común, ya no crítico, aquel que indica que de ninguna manera el fútbol puede ser pensado como un derecho, no hay forma política de argumentar esa farsa.
“Puede pensarse el fútbol como un fenómeno popular y cultural cuyo acceso debe ser garantizado por el Estado”… bueno, dejame pensar y confeccionar una lista de “fenómenos” populares y culturales, para “exigir” (que es lo que hay que hacer con los derechos) que los mismos sean garantizados por el Estado… no crees que sería una locura fenomenal?
Si la idea es apoyar esta medida, hay que cambiar el eje del análisis, ya que este en particular no es sensato.
Besos
Mel
3
El tema con aerolíneas es que es deficitaria por el manejo corrupto que tiene, no necesariamente porque es una actividad comercial que no da réditos económicos. Por otra parte la escuela primaria es una inversión y su resultado no se ve en el aumento o disminución de las arcas estatales.
Es evidente el momento de falta de gobernabilidad que hay, y es muy cierto que acá el fútbol siempre funcionó como mecanismo para generar cortinas de humo, distraer de los problemas reales, en bobar a muchos y robar y negociar... muchísimo más.
Mientras había un problema importante en la villa 31 y otro en el Congreso (en el que se podían ver claramente policías de civil golpeando y escondiéndose) y mientras se votaba la extensión de poderes del ejecutivo, la cadena nacional era sobre el fútbol.
Nada es casual, deberíamos aprender.

Muy bueno leerte Dante
2
Dante, benemerito Dante. Mu buenas hiperboles sbobre las personalidades de Grondona y Kirchnner. En este momento se me viene a la cabeza el analisis de Fabio Alberti, alla en "Todo por 2 pesos" En donde de una circunstancia ó personaje,nos depositava raudamente en otro ó en otras "Estamos locos, locps" que nos pasa, ahora parece que el Gobierno quiere televisar el mundial, y Cristina que, Usra puma.
Un saludo
Muy buena nota

Leo
1
Bravo Dante!
Me imaginaba que no ibas a dejar de ocuparte del tema, con la objetividad y el equilibrio tan ausente en lo que aparece en casi todos los medios y dentro de lo que permite un asunto tan controversial.

Graciela