Tarifas15.08.2016
(1)guardarlectura zen
Las empresas de gas reclamaran una ayuda del Banco Nación si la Corte no destraba el tarifazo
Por Antonio RossiEs una alternativa que barajan distribuidoras del interior ante el riesgo de no poder afrontar sus costos operativos.

Con la cobranza parada, los pagos a proveedores cortados y con el riesgo de no poder afrontar la totalidad de los sueldos a sus empleados, las distribuidoras de gas comenzaron a barajar un “Plan B” en caso de que la Corte no se expida en los próximos días -como se presume que hará este jueves- sobre la aplicación del ajuste tarifario que está frenado desde principios de julio.

Al no tener como sus colegas eléctricas una compañía administradora del sistema como la Cammesa para solicitarle asistencias financieras extraordinarias, las distribuidoras de gas piensan orientar sus pedidos de ayuda económica hacia el Banco Nación que preside Carlos Melconián.

Cinco de las nuevas gasíferas privadas que prestan el servicio de distribución a nivel nacional les anticiparon a los funcionarios de Enargas que si la Corte no resuelve antes del próximo viernes el futuro del tarifazo, procederán a solicitar formalmente una línea de crédito especial al Banco Nación para poder hacer frente a sus compromisos operativos y laborales más urgentes.

Al no tener como las eléctricas una compañía administradora del sistema como Cammesa a quien solicitar ayudas financieras extraordinarias, las gasíferas piensan reclamarle al Gobierno que las asista vía el Banco Nación.

La idea de las distribuidoras del interior es que el Estado salga en su auxilio por medio del Banco Nación con un préstamo de corto plazo cuyo repago estaría atado al cobro pleno de los incrementos tarifarios que actualmente están frenados por la Justicia.

La alternativa de acudir al Banco Nación comenzó a barajarse en la última reunión de Adigas, la entidad que nuclea a las distribuidoras y transportadoras de gas que surgieron tras la privatización de la ex Gas del Estado a principios de la década del 90.

Si bien las dos distribuidoras más grandes del país –Metrogas y Gas Natural Fenosa—se manifestaron en contra, la mayoría de las gasíferas del interior advirtieron que están dispuestas a llevar adelante la movida ante los traspiés que viene acumulando el Gobierno y la falta de respuestas de los funcionarios del sector.

El presidente del banco Nación, Carlos Melconian.

Si bien aún no hay números precisos, los cálculos preliminares que barajan los directivos de las gasíferas indican que la hipotética ayuda global que le pedirían a Melconián podría llegar a oscilar entre los 1.200 y 1.500 millones de pesos.

La variante del Banco Nación comenzó a perfilarse después que el ministro de Energía, Juan José Aranguren le cerrara el paso al planteo que habían elevado las gasíferas para que el Gobierno replicara el esquema de las “ayudas económicas transitorias” que había implementado el año pasado el ex ministro de Economía, Axel Kicillof.

Las empresas de gas del interior están pensando en reclamarle al Gobierno una ayuda extraordinaria que vaya de los 1.200 a los 1.500 millones de pesos.

En junio de 2015, la administración kirchnerista salió en auxilio de las distribuidoras de gas con un subsidio directo de 2.590 millones de pesos anuales. Esa ayuda económica fue otorgada a las siguientes empresas: Metrogas, Gas Natural Fenosa, Litoral Gas, Gasnor, Camuzzi Gas Pampeana, Gas Cuyana. Gas del Centro, Gasnea y Camuzzi Gas del Sur.

Esos recursos debían ser usados por las gasíferas para cancelar las deudas vencidas con las productoras de gas y para solventar los gastos operativos vinculados con la prestación del servicio.

Del total de subsidios comprometidos, Kicillof pagó solo 1.800 millones de pesos y dejó pendientes de cancelación alrededor de 800 millones de pesos.

Desde principios de año, el gobierno macrista fue liquidando de manera parcial la deuda heredada por los subsidios a las gasíferas.

Los últimos desembolsos se concretaron el jueves pasado con un giro de 25,3 millones de pesos a Camuzzi Gas Pampeana y otro de 42,6 millones de pesos a Metrogas que autorizó Aranguren por medio de dos resoluciones.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Caraduras, chorros, amparados por este desgobierno de mugricio offshore ladri y el ministro chorronguren, si no les dan los números que rescindan las concesiones y que el estado brinde el servicio público, que hicieron con 12 años de subsidios?? nadie sabe.... cual es la estructura de costos? nadie sabe..... cual es el plan de inversiones? nadie sabe....lo único que sabemos que este desgobierno le sigue dando nuestro dinero como por ejemplo a las petroleras pagando USD 67 el barril del medanito y USD 57 el barril del escalante cuando el barril en el mercado mundial apenas llega a USD 43; chorronguren importa desde la subsidiaria de shell de la cual es accionista gas más caro que desde bolivia y miente haciéndonos creer que bolivia no puede aumentar los envíos cuando nunca le pidieron aumentarlos....dejen de mentir y de robar !!!! el año que viene pierden las legislativas por goleada....si antes llegan, claro !!!