Martín Rodríguez28.09.2014
(11)guardarlectura zen
“El kirchnerismo es la continuidad del alfonsinismo”
Por Diego Genoud“Hay más 83 que 73 en el kirchnerismo”, afirma Martín Rodríguez, que acaba de publicar “Orden y Progresismo”.

Acaba de publicar “Orden y progresismo. Los años kirchneristas”, un libro de ensayos en los que analiza en clave propia la génesis y la conformación del proyecto político que gobierna desde 2003 y se encuentra por primera vez sin recambio visible de cara a las elecciones presidenciales. Poeta, escritor, parte del grupo de militantes que decidió fundar La Cámpora en 2007, Martín Rodríguez sostiene que el kirchnerismo es un movimiento de clase media que no suscitó el amor de los pobres y que vivimos la paradoja de un gobierno peronista que hoy no puede conducir un solo conflicto gremial. Además, afirma que la agrupación que lidera Máximo Kirchner está atrapada en la dedocracia y necesita crecer desde abajo ganando municipios.

Después de leer tu libro, queda la impresión de que para vos el kirchnerismo es una continuidad del alfonsinismo.

Sí, la hoja de ruta del alfonsinismo está en el kirchnerismo. Por empezar comparten el sujeto: el kirchnerismo y el alfonsinismo son movimientos de clase media, de los sectores más progresistas de la clase media. Hay más 83 que 73 en el kirchnerismo y se nota: hoy Leopoldo Moreau parece un kirchnerista originario. Por otro lado, Cristina es mucho más afecta a la figura de Alfonsín de lo que era Kirchner, que no lo respetaba tanto. Cristina compartió el Senado con Alfonsín y tiene un estilo retórico más parecido al de Alfonsín. Néstor, en cambio, pidió perdón en 2004 en nombre del Estado por no haber hecho nada y nunca reivindicó tanto públicamente a Alfonsín.

¿Por qué resumís esta década como la de “la lucha de las clases medias”?

El kirchnerismo no suscitó el amor de los pobres, no tuvo esa característica histórica del peronismo, aunque los pobres lo voten y una gran masa de ricos lo odien. Lo que tiene es el amor de un sector de la clase media. La discusión se da al interior de las clases medias entre sectores más reaccionarios y sectores más progresistas. No veo que la mucama llore la muerte de Néstor a escondidas de su patrón. Ese corte de clase para mí el kirchnerismo no lo generó. Entre otras cosas porque Cristina es de clase media, hay un estilo de clase media. Lo que sí generó es una pelea en el consorcio de los departamentos de Palermo: se pelea Sandra Russo con su vecina pero no con su mucama.

“El kirchnerismo no sucitó el amor de los pobres, aunque lo voten. Provocó una discusión en la clase media, entre reaccionarios y progresistas, una pelea de consorcio de Palermo”

¿Y por qué decís que Clarín es el “PJ de la clase media”?

Es una idea que surgió en un tweet. En el conflicto con el campo, Kirchner se dio cuenta de que la transversalidad no le alcanzaba y de que estaba muy débil sin el PJ. Cuando Kirchner se da cuenta que la sociedad no reacciona del modo que él preveía, se inicia la discusión por el sentido. Él no puede entender que la clase media urbana cacerolee en su contra. Los pueblos del campo me cortan la ruta, está bien, pero ¿qué hacen en Plaza de Mayo? ¿Quién guía esto? Yo vivía en Parque Patricios y caceroleaban en Caseros y La Rioja. La imposible sociología de la clase media, que es la clase del deseo, que es aceitosa, que se expande, se hace y deshace, para Kirchner tiene su Bastilla en Clarín

Contra lo que se supone entonces, la clase media también es kirchnerista, aunque una parte sea “gorila” o antikirchnerista.

Sí, hay un odio jauretchiano hacia la clase media escrito por escolarizados que también pertenecen a las clases medias. En los barrios pobres no saben quién carajo es Jauretche: lo saben los hijos de Caballito y Palermo. En Florencio Varela no lo leen, aunque haya una universidad que se llame Jauretche y aunque vayan a esa universidad. Para Kirchner, Clarín representa el lugar en el que se organizan las ideas de la clase media. Esa es mi teoría. No digo que no haya otro sustrato más complejo de negocios pero en el plano simbólico es eso. La habilidad política de Clarín, tener un diario con una línea política, invisibilizarse, que nadie sepa quién es Magnetto lo convierten en ese PJ de la clase media (ver recuadro).


El progresismo posible

¿La ruptura con Moyano es la opción definitiva del progresismo kirchnerista por lo testimonial?

Está atada para mí a la victoria de Cristina con el 54 % en una alianza que incluía a sectores industriales, al PJ más visible y al sindicalismo de Moyano. Entonces, ganó en el gobierno la idea de borrar a todos los intermediarios que creen que tienen mérito: es sólo Cristina y no hay lugar para los que producen su propio poder sino para los que se subordinan. Moyano es una figura siempre conflictiva porque es el sindicalista más importante de la democracia después de Ubaldini, tiene las luces y sombras del peronismo pero tiene también una capacidad de conducción que nadie tiene. Hoy el kirchnerismo no generó una alternativa propia sindical y se quedó con lo peor del sindicalismo burocratizado y nada de un sindicalismo alternativo. No hay un solo cuadro en las comisiones internas de las empresas que dan la pelea para no perder el trabajo. Un gobierno peronista que no puede conducir un conflicto gremial sino es a través de la mano del Estado o de la represión de Berni.

“Cuando gana con el 54%, Cristina borra los intermediarios, deja de haber lugar para los que producen su propio poder y sólo quedan los que se subordinan. Por eso borran a Moyano”

El progresismo había sido sinónimo de impotencia hasta el kirchnerismo. Alfonsín, el Frepaso…¿prescindir de Moyano no fue volver a ese viejo progresismo?.

Seguro. El kirchnerismo es el progresismo posible y hay una pérdida de fuerza social con la ruptura con Moyano. Moyano no garantizaba calle únicamente, -tenemos el estadio de Argentinos Juniors ahora- sino capacidad de reacción, de movilización. Hubo dos tipos claves del peronismo en el conflicto con el campo: Scioli, que no rompió, y Moyano. Yo era militante y hubo que organizar en menos de una semana una movilización a Plaza de Mayo para que hable Cristina. Sin la presencia del sindicalismo de Moyano, hubiese sido un desastre. Era un momento en el que no había batalla cultural, no había épica, no había medios, no había nada: había que defender un gobierno que todo el mundo odiaba.

¿El kirchnerismo no reeducó a la militancia y a una nueva generación política en un democratismo más bien conservador y posibilista que, al mismo tiempo, genera la histeria de la oposición y parece ser lo más ambicioso?

Si, la misma sociedad que votó al kirchnerismo ahora puede votar a Scioli, Massa o Macri. Pero yo creo que no se puede confundir lo que produjo el kirchnerismo en su minoría con lo que produjo en su mayoría. El kirchnerismo nunca tuvo la vaca atada en la mayoría, fue y vino. Siempre tuvo un piso de votos. Con esa minoría militante de clase media, el kirchnerismo tiene dos pactos de sangre: los derechos humanos y la muerte de Kirchner. Hay tipos con una gran capacidad analítica enorme pero también una irracionalidad afectiva que sorprende. Uno imagina que solo los pobres aman símbolos y mitos. Y vos hoy encontrás gente de clase media que quiere a Cristina como los pobres querían a Evita. Esa gente es mucho más flexible en cuanto a la realidad económica distributiva, eso no pesa tanto. Hay datos estructurales que muestran que no hubo un cambio brusco. Lo digo casi siendo parte de ese pacto de sangre.

La Juventud

¿Qué es La Cámpora? ¿Cómo la definirías?

Es la versión estilizada del kirchnerismo, una versión sin fisuras, sin contradicciones. Yo fui parte, estuve en la constitución de lo que fue La Cámpora. Tal vez es el único fruto de la transversalidad, es como fijar el domicilio del kirchnerismo para siempre: no es posible ser peronista con contradicciones. Es un intento por rescatar la tradición de la Juventud Peronista.

Vos la ubicas en una continuidad con la Coordinadora Radical.

Son las dos cosas, es la continuidad con la Coordinadora por cómo se ubican en el poder y es la continuidad simbólica con la Juventud Peronista, adaptada a los tiempos, con 2.0., con una agenda más moderada y reformista que revolucionaria. El problema de La Cámpora es que ocupan sólo los lugares de poder para los que son designados. No supieron construir una ubicación en el poder de abajo hacia arriba: no tienen intendentes ni sindicatos. Ese es el déficit, porque el peronismo pasó a colocar la columna vertebral de su movimiento (que era el sindicalismo) en las intendencias.

¿Cómo analizás el acto de Argentinos Juniors?

Yo tengo un defecto porque siempre juzgo por lo que falta. A mí me gustan los proyectos políticos contradictorios, me gusta todo el quilombo adentro. El germen que siempre vi en La Cámpora o en una frase de Hernán Brienza para definir a Unidos y Organizados: “el control de calidad ideológica del peronismo”. Esa frase para mí resume todos los problemas. Siempre vi eso con malestar. Creo que Cristina y Néstor supieron combinar un atractivo hacia la militancia con un atractivo social más amplio: derechos humanos y Frávega, matrimonio igualitario y AUH. No vi en los militantes una vocación por incorporar esa sabiduría y esa capacidad. Yo le digo a mis amigos de La Cámpora: si vos medís el poder que tenés por cómo subís en la jerarquía del Estado nacional, siempre vas a estar atrapado en la dedocracia. Ese es el negocio de Cristina: tengo tipos que sólo saben hacia adentro y yo genero la síntesis.


Que vuelvan todos pero mejor

¿Por qué hacés una defensa tan fuerte de la clase política en el libro? Decís que los políticos están a la izquierda de la sociedad y que dan la vida por una misión…

Es una especie de provocación sobre la base de que en Argentina es un lugar común creer que lo peor es la clase política. Para mí, la clase empresaria, la corporación periodística, incluso el mundo sindical es peor que la clase política. De todos los sectores dirigentes, el político es el que más está sometido al escarnio público: se presenta a elecciones, es votado, pide el voto. Ese aspecto para mí es conmovedor. Toda la fortuna del mundo no paga el sometimiento al escarnio público que sufre un político. Incluso, los peores, los más miserables son mejores que los que representan el poder permanente.

“La clase empresaria, la corporación periodística, incluso el mundo sindical es peor que los políticos, que se presentan a elecciones y son los más sometidos al escarnio público”

¿No cambió la consideración de la política a partir del kirchnerismo?

Sí, pero va y vuelve. También el éxito relativo de Lanata hace que esa especie de antipolítica básica esté en un estado de latencia. En cuanto la economía, como pasa hace unos años, empieza a complicarse, vuelve el discurso contra la política. El kirchnerismo le devolvió cierto romanticismo, cierta épica, pero tiene sus vaivenes.

Vos tenés una interpretación distinta sobre 2001: decís que ese año la sociedad dijo que “vuelvan todos” pero de otra manera.

Lo que digo es que es al revés. Todos suponen que fue un Argentinazo de la participación y yo lo que creo es que fue un reclamo de mejor representación. ¿Por qué el resultado político y social de semejante crisis termina en Duhalde? Había un momento de oscuridad, como si hubiera habido un corte de luz en toda la ciudad política. Y Duhalde garantizó transición sin futuro político personal. Era el peor de todos, un político punk, sin futuro.

En el libro definís al duhaldismo como el GOU del kirchnerismo, como si hubiera sido una probeta de dónde surge el kirchnerismo.

El mío es un libro que intenta historizar al kirchnerismo. Entonces me pregunto cosas mirando hacia atrás, para ver qué constituye al kirchnerismo. No sé qué productividad tiene hacia el futuro de la política, seguramente hoy no debe haber un político que odie al kirchnerismo más que Duhalde. Pero a mí me interesa. Yo creo que Duhalde es innegable que fue el padre de la criatura. Cuando fue candidato en el 99, era el candidato más anti-modelo y en algún momento cometió el error de pone en duda la convertibilidad. Siempre perteneció al grupo devaluacionista, el grupo que –con todos los efectos atroces que provoca una devaluación- era el grupo productivista, como dirían ellos, que terminó en una alianza con el alfonsinismo y con el sindicalismo. Kirchner era el gobernador que más lo respaldaba. Simplemente menciono las omisiones del kirchnerismo: Duhalde es el hombre que lo lleva al poder, es el que pone a Lavagna como ministro de Economía.

¿La crisis como legitimación permanente se acabó como argumento para el gobierno?

El kirchnerismo dialoga todo el tiempo con el pasado, no sólo con el 2001. Retoma la dictadura del 76 como ningún otro gobierno, salvo el de Alfonsín que estaba obligado a hacerlo porque era su pasado inmediato. El kirchnerismo habla de la herencia de la 76, habla del 2001, habla del golpismo del 55, habla del desencuentro del 73. Tiene un discurso constante hacia el pasado para darle sentido histórico a su gestión.

¿Perdió eficacia ese argumento?

En el tiempo siempre va perdiendo. El alfonsinismo que en el 83 decía “autoritarismo o democracia” lo decía en el 88 y eso tenía una eficacia distinta. El deterioro del modelo económico hace que la apelación del 2001 no genere lo mismo. Gente que no llega a fin de mes, gente que es suspendida de su trabajo, gente que tiene otros temores del presente.

¿Por qué decís que la sociedad -kirchneristas y antikirchneristas- hoy piden más Estado para la etapa que viene?

O lo diría así: todo se lo piden al Estado. En Chile la discusión sobre la educación se podría resumir en: ¿quién educa, la sociedad (que sería el mercado) o el Estado? Acá está saldado. También digo que no hay un solo Estado. El Estado es un campo de lucha. Cruza entre los que piden un Estado policial, los que piden un Estado social, los que piden un Estado interventor. A veces se superponen, a veces se repelen. Pero todos quieren más.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
11
Hay una especie de lavado de cabeza que pone en duda la inteligencia de esta gente. La cámpora sin contradicciones? Este bochorno corrupto parecido a Alfonsín? Incoherencia total, del PO al más fach se caga de risa de esta gente y ellos están re creídos, impresionante. En democracia, esto y menem fue lo peor que nos pasó.
10
y esta es la nueva clase intelectual argentina? pobre argentina, nos quieren hacer creer que 2+2=5 como en Orwel 1984. Hacernos creer que lo que era malo ahora es bueno y viceversa, que cambalache estaba equivocado? La cara de este tipo me recuerda a esos enanos que se ponen en el jardin, es ahi donde deberia estar.
9
Estos son simples secuaces de los grandes delincuentes. Con el verso de que se preocupan por las clases medias, los que ellos llaman clases medias, son clases parásitas, que han vivido a costa de planes vagancia. El libertinaje lo han rebautizado como progresismo; el vivir pidiendo y culpando a los demás de los males propios, lo llaman Derechos Humanos; a la vagancia, elemento integrante de los Derechos Humanos; el consumo de drogas, la destrucción masiva de las personas, lo llaman libertad; y la pérdida del sentido espiritual de la vida, con la pérdida de valores fundamentales,, la llaman racionalidad.
El daño que han hecho esta gentuza, lacra humana, no tiene parangón. Sólo en el futuro serán estudiados como enfermos psicópatas que han destruido todo lo que han tocado.
Ya vendrán cambios.
8
Delirios de un autista que sueña con epopeyas de cartón. El Kirchnerismo se parece más al gobierno de Videla que al de Alfonsín. El uso de los servicios de seguridad con fines exclusivamente políticos, la explotación del fútbol con fines de propaganda gubernamental (siempre Grondona), el discurso nacionalista para tapar la entrega del territorio nacional a potencias extranjeras (hoy es China), la venta en secreto de los recursos naturales a multinacionales (Chevron), el apoyo incondicional del aparato del Partido Comunista Argentino a Videla ayer y hoy a los K. A pesar del cambio de máscaras los dos gobiernos representan la anti patria. La masturbación intelectual de algunos no puede negar esa realidad profunda
7
Habría que dejar de escuchar a estos narcisistas que se sueñan con epopeyas de cartón. En realidad el Kirchnerisme se parece mucho más al Proceso Militar que al Alfonsinismo. La entrega del país a las multinacionales como Chevron, el nacionalismo de pacotilla en Naciones Unidas mientras se entrega a los chinos un pedazo de territorio nacional, el uso del fútbol con intenciones políticas, el apoyo incondicional de la estructura del Partido Comunista Argentino a Videla y a los K. Para no hablar del uso de los servicios de inteligencia con fines exclusivamente políticos.
6
La comparación no es válida y carece de rigurosidad, la coordinadora nace en la clandestinidad, de abajo hacia arriba, sin poder, gana durante 25 años casi todos los centros universitarios del país, conduce por decadas la FUA, sigue vigente en todas las facultades, no hay una sola denuncia de enriquecimiento a miembro alguno del gobierno alfonsinista o por corrupción, además Alfonsín hacía un culto del consenso con el resto de las fuerzas políticas, a pesar de 13 paros en nombre de la deuda externa, convocaba periodicamente al diálogo a Ubaldini y su CGT, presentó proyecto de democratización sindical con respeto a las minorías a lo que el PJ votó en contra, ya que Alfonsín nunca tuvo mayorías parlamentarias. Hacer este tipo de comparaciones es simplificar la historia en haras de meter a todos en la misma bolsa, con el fín de nivelar para abajo. Alfonsín no fue solo expresión de las clases medias, ganó con mucha comodidad en miles de mesas de barrios carenciados, y llegó con el 52% no con el 19%, Alfonsín no gobernó de espaldas al congreso, la deuda externa se discutía en ese ambito y el PJ votaba en contra de impuestos a la tierra sin usar. En DDHH Alfonsín enjuició a las juntas y el PJ hacía campaña con la ley de autoamnistia militar. Sr Rodriguez, comparto algunas definiciones puntuales, pero esa proyección historica carece del mas elemental asidero.
5
Desbarrancás un poquito Rodríguez...tratás de hacer un paralelo con 1945, cosa imposible de hacer. Tirás pataditas al tema de la clase media de Cristina...¡como si hubiera existido alguna vez algún presidente argentino que no lo fuera! Y hablás del sindicalismo como necesario y faltante, cosa cierta, pero sin aclarar en lo que se convirtió. Y te aviso algo: los "hijos de Palermo y Caballito" no leen a Jauretche...es más, no leen...y si pretendés compararlos con los pibes que van a estudiar a la Jauretche en Florencio Varela, estás insultando a estos últimos.
4
tipico K.q que quiere pegar la imagen de su metora a gente de bien a ver si el pueblo se confunde y los vueleve a votar
3
que me diga cuanto fue la fortuna de Alfonsin cuando el peronismo le hizo el golpe de estado y cuanto es la de los kirchner, este tipo no tiene ni idea de lo que fue alfonsin.
2
en lo unico que se paecen es en la inflacion y en el desastre economico!!