Default
El kirchnerismo ya tiene la ley para pagar la deuda en el país con apoyo de Plaini y el petrolero Pereyra
Diputados la aprobó esta madrugada con 134 votos. El canilita y los dos del petrolero ayudaron.

El kirchnerismo consiguió esta madrugada convertir en ley el proyecto para cambiar la sede de pago de la deuda externa y revocar el mandato del Bank of New York Mellon (BONY) como agente fiduciario, tras una maratónica y caliente sesión en la Cámara de Diputados.

El oficialismo tuvo el respaldo de un puñado de opositores como el moyanista Omar Plaini, el radical Eduardo Santín (que responde a Leopoldo Moreau) y los dos neuquinos que responden al también moyanista Guillermo Pereyra.

Así, con el aporte de sus habituales aliados más la ex piquetera Ramona Puchetta (una de las cartas del kirchnerismo para obtener quórum), la bancada que dirige Juliana Di Tullio reunió 134 votos (tuvo dos ausencias por temas personales) para darle sanción definitiva al proyecto.

Por la negativa se manifestaron 99 diputados: la mayoría de la bancada radical (excepto Santín), el PRO, Frente Renovador, Partido Socialistas, GEN, Frente Cívico de Córdoba, Compromiso Federal, Unión por Córdoba y Facundo Moyano (que comparte bloque con Plaini), entre otros.

Además, se destacaron las abstenciones de los diputados de Unidad Popular Víctor De Gennaro, Claudio Lozano y Antonio Riestra, la representante de Libres del Sur Victoria Donda y la legisladora de Proyecto Sur Alcira Argumedo.  

Los diputados de la Coalición Cívica ARI Pablo Javkin y Fernando Sánchez se encolumnaron detrás de su jefa política Elisa Carrió y abandonaron el recinto muchas horas antes de la votación. También estuvo ausente, pero de toda la sesión, Margarita Stolbizer.

En tanto, el artículo 12 del proyecto, que establece la creación de una Comisión Bicameral investigadora de la deuda externa, fue aprobado también con 134 votos afirmativos, contra 95 negativos y seis abstenciones.   

El debate

La jornada en la Cámara de Diputados empezó con calientes cruces en las cuestiones de privilegio y el debate puntual sobre el cambio de la sede de pago se inició cerca de las 14 del miércoles y se extendió hasta las 5.30 del jueves, casi 16 horas.

Antes, el oficialismo no había tenido dificultades para alcanza el quórum y abrió la sesión con 138 diputados presentes (nueve más de lo necesario). Para lograrlo contó con el apoyo de sus habituales aliados más Puchetta, Santín, Facundo Moyano y los tres neuquinos del MPN: Alicia Comelli (leal al gobernador Jorge Sapag) y Adrián San Martín y María Villar Molina (responden a Guillermo Pereyra). Plaini, que votó a favor, llegó más tarde.

El momento de mayor tensión del debate se dio durante el discurso de Facundo Moyano, que fue largamente insultado y silbado por los militantes kirchneristas que estuvieron en la tribuna. Pero lo que más molestó al sindicalista fue un provocación de Carlos Kunkel, a quien fue a buscar a su banca y casi se van a las manos.

Durante la madrugada la kirchnerista chaqueña Gladys Soto aludió a su par de Unión por Todos, Patricia Bullrich, y recordó su pasado como ministra de Trabajo de la Alianza, período en que se descontó un porcentaje de los sueldos a los empleados públicos y jubilados.

Esto provocó la reacción de la ahora macrista que recordó a los kirchneristas que integraron la Alianza, entre los que mencionó a Diana Conti, Carlos Raimundi, Martín Sabbatella, Débora Giorgi, Juan Manuel Abal Medina y Rafael Bielsa. "A mí no me molesta una barra. Me la banco, una barra, dos barras, tres barras, me la banco... a los de la Cámpora, a los de la Evita, me las banco a todas", gritó Bullrich ante los abucheos de militantes.

Antes hubo otro cortocircuit, esta vez entre Alcira Argumedo (Proyecto Sur) y la kirchnerista Norma Abdalá de Matarazzo, que en ese momento presidía la sesión. La santiagueña le marcó que se le había terminado el tiempo de exposición, y la catedrática estalló:  "Vamos, dejame de joder", respondió. "No es un término para referirse entre mujeres. Le pido que me respete", se quejó Abdalá, que recibió la solidaridad de algunos de sus compañeros.

Juliana Di Tullio insistió hasta casi el momento de la votación para que la oposición acompañe el proyecto del Gobierno porque esperaba "tener una jornada de unidad nacional". Es que el Gobierno necesitaba dar una sensación de amplio apoyo para un proyecto clave, pero apenas pudo rescatar el apoyo de un puñado de opositores.

"Nosotros nos hacemos cargo de todo lo que hemos hecho. Este Gobierno no se endeudó, este Gobierno fue a reestructurar todas las deudas", agregó Di Tullio, quien remarcó que "la Argentina ha pagado sistemáticamente y ha demostrado su capacidad de pago durante estos largos años". Entusiasmado, Kunkel le besó la mano mientras daba su discurso.

En el cierre de la sesión, antes de la votación, los militantes kirchneristas que ocuparon las tribunas durante las casi 18 horas que duró la sesión, dieron la espalda al recinto cuando fue el turno de las exposiciones de los diputados de los bloques de la oposición. "Nos dan la espalda y estamos en el Congreso. Hago una reflexión a treinta años de democracia y no es culpa de los jóvenes militantes, sino la involución de la cultura de la política", dijo el titular de la bancada de la UCR, Mario Negri.

El cordobés Negri cargó contra el Gobierno por haber enviado la propuesta al Congreso al afirmar que "hay que involucrarlo al Parlamento en todo el trámite, no en un trámite legislativo hasta las 4 de la madrugada".

El macrista Jorge Triaca advirtió que "el Gobierno debe dar cuenta y respuesta por lo que han hecho" en los últimos once años sobre la negociación de la deuda externa y consideró que "se banalizó" la controversia generada con los denominados fondos buitre. Triaca apuntó que "este proyecto no es una solución definitiva y este capítulo no se cierra hoy", al tiempo que denunció que hubo "mala praxis sobre todo en la gestión judicial de este conflicto" con los holdouts.

Desde el massismo, Ignacio De Mendiguren aseguró que "el proyecto que presentó el oficialismo no va a resolver el problema integral que significa tratar todo lo que tiene que ver con la deuda". El industrial señaló que "es clave como cerremos este proceso" con los holdouts para obtener inversiones.

Durante la tarde, la jefa política de la Coalición Cívica ARI, Elisa Carrió, marcó sus diferencias con sus socios radicales en el Frente Amplio UNEN, y decidió no participar en la votación porque no quería "estar cuando se aplauda" su aprobación.

"Cuando votaron el acuerdo con Irán me dio asco cómo aplaudieron y hoy no me quiero volver a someter a ese asco, porque ustedes no tienen derecho a someternos a la vergüenza todos los días", insistió la legisladora, quien consideró que la propuesta otorga "impunidad" a Cristina Kirchner, al ministro de Economía, Axel Kicillof, y al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Además, recordó que la Presidenta aplaudió el default de Rodríguez Saá en 2001, cuando era legisladora.

A diferencia de Carrió, algunos se fueron pero volvieron para votar. Fue el caso de Sergio Massa, Julio Cobos y Martín Insaurralde, entre otros. El líder del Frente Renovador y el diputado kirchnerista llegaron casi juntos al recinto a las 4.35, al filo de la votación. El mendocino lo hizo un poco después, a las 4.51. Hubo otros que tampoco no aguantaron el sueño pero en vez de ir a sus despachos, dormitaron en sus bancas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
bUENO, ES BUENO QUE VEAMOS QUIENES VOTARON A FAVOR Y APLAUDIERON ESTA IDIOTEZ. NO LO OLVIDEMOS CUANDO EL MUNDO NOS LO HAGA SENTIR.
ESTOS SE CREEN QUE SE PUEDE JUGAR CON USA, MAS CUANDO FUERON ESTOS MISMOS LOS QUE ACCEDIERON Y FIRMARON LAS REGLAS DE JUEGO QUE AHORA ROMPEN.

Y VEAMOS A LOS QUE NO APOYARON ESTA LEY CONTRA LA LEY, SON LOS QUE TIENEN LO QUE HAY QUE TENER.

ESTA LEY ES PARA SALVARSE EL TRASTE ESTOS HDMIL, IGUAL LO VAN A PAGAR, TARDE O TEMPRANO LO VAN A PAGAR COMO LOS MILITARES PAGARON 30 AÑOS DESPUES.