Corrupción
El presidente del Grupo Albanesi se arrepintió y espera que Bonadío lo libere
Se trata de Armando Loson. El juez -que hoy no fue a trabajar- todavía tiene que homologar el acuerdo.

El presidente del Grupo Albanesi, Armando Loson, está acusado de formar parte del circuito de recaudación que manejaba Roberto Baratta, ex número dos de Julio De Vido. Se lo acusa de haber pagado al menos cuatro millones de dólares de coimas para ser beneficiado con obras públicas.

Loson luego de varios días presos, finalmente aceptó confesar su participación en los hechos investigados y llegó a un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli para ingresar al programa de imputado colaborador, una suerte de arrepentido pero con menos beneficios que en la justicia brasileña o norteamericana. En lo más concreto, esta figura ampliada a delitos de corrupción en 2016, permite al juez liberarlo de manera inmediata, mientras continúa investigando.

No puede, como en Estados Unidos. negociar el monto de la pena. Aunque como se vio en el juicio a Boudou con la menor pena que recibió el "arrepentido" Alejandro Vanderbroele, en los hechos se puede traducir.

Albanesi enfrenta un duro cerrojo financiero por la causa de los cuadernos

Sin embargo, para la liberación de Loson, según pudo saber LPO, faltaría que el juez Claudio Bonadio convalide el acuerdo, algo que sucedería este jueves. Es que este miércoles el magistrado no apareció por su despacho.

Loson acordó declarar que efectivamente pagó coimas a exfuncionarios kirchneristas. Se convirtió así en el quinto ejecutivo arrepentido entre los imputados en el caso de los cuadernos. Y podría conseguir así la libertad mientras continúa el proceso. Su empresa, Albanesi, atraviesa una delicada situación financiera producto del escándalo.

Seguiría los pasos de Oscar Centeno (ex chofer de Roberto Baratta), y los empresarios Juan Carlos de Goycoechea (Isolux), Héctor Zabaleta (exdirectivo de Techint), Javier Sánchez Caballero y Ángelo Calcaterra (Iecsa).

Loson declaró en Comodoro Py que fue extorsionado por los funcionarios kirchneristas para aportar dinero para las campañas electorales, como vienen haciendo sus compañeros de otras empresas. Los pagos, según consta en la imputación del juez federal, se realizaban en un edificio ubicado en la avenida Leandro N. Alem 855, sede de la empresa Albanesi en el bajo porteño.

Loson figura en varios tramos de los cuadernos que dieron origen a la causa, al igual que otros empresarios, realizando pagos de dinero que la Justicia investiga bajo la figura de sobornos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.