Estados Unidos
La guerra de Trump contra los poderosos hermanos Koch, amenaza con fracturar al Partido Republicano
Los magnates energéticos se lanzaron contra las políticas proteccionistas. Trump ya respondió. La guerra interna por el partido.

En un 2010 que parece que ocurrió hace 20 años, el Partido Republicano vivió una revolución similar a la que este año parece estar tomando forma entre los Demócratas. Dos años antes Barack Obama había ganado la presidencia, y un par de hermanos con una fortuna superior a los 100 mil millones de dólares decidieron que no seguirían financiando a los viejos republicanos del establishment. Fue así como nació el movimiento Tea Party, conformado por independientes de corte conservador que buscaban impulsar políticos de menos impuestos, menos regulaciones, y menos Gobierno.

La sub-bancada que dicho grupo formó en el Congreso adoptó el nombre de Freedom Caucus, y desde entonces ha sido una de las peores pesadillas para los moderados de ambos partidos. La poderosa sub-bancada ha saboteado en innumerables ocasiones esfuerzos bipartidistas por mejorar las leyes migratorias, aprobar presupuestos de egreso, y arreglar el sistema de salud. Todo lo que les huela a programas sociales o incremento al déficit es bloqueado de inmediato por el grupo en la Asamblea. Durante la elección de 2016, cuando quedó claro que Donald Trump sería el candidato oficial de los republicanos, los Kochs declararon una tregua y decidieron frenar sus ataques contra el presidente. Dos años y muchos roces después, la relación entre los Kochs y Trump finalmente reventó.

El fin de semana pasado Charles Koch advirtió en la conferencia anual que organiza de los riesgos del proteccionismo que impulsa el presidente. "La urgencia por protegernos del cambio ha condenado a muchos países a lo largo de la historia", advirtió el magnate en un video proyectado durante el exclusivo evento. "Esta mentalidad proteccionista ha destruido a innumerables negocios".

El primer roce público entre los Koch ocurrió cuando David estaba a punto de jugar golf en uno de los campos del entonces presidente electo. Antes de que arrancara el juego Trump ordenó que no se le permitiera usar el campo

El primer roce público entre los Koch ocurrió cuando David, el menor, estaba a punto de jugar golf en uno de los campos del entonces presidente electo. Su acompañante era Harry Hurt, escritor y periodista que publicó en 1993 una poco halagadora biografía de Trump bajo el título de "El magnate perdido: Las muchas vidas de Donald J. Trump". Antes de que arrancara el juego Trump ordenó que no se les permitiera usar el campo.

Obama apoyó a más de 80 candidatos pero ignoró a los radicales de Sanders

Charles ya amenazó con no financiar a algunos de los candidatos que apoyó en el pasado. La red de financiamiento político de los magnates, "Americans for Prosperity", ya dijo que no apoyará la candidatura de Kevin Cramer en Dakota del Norte, republicano que busca arrebatar la curul de la demócrata Heidi Heitkamp en uno de los distritos que los conservadores podrían ganar.

Hasta ahora, los poderes fácticos del sector conservador han mantenido un silencio respetuoso ante el caos desatado por Trump y su administración. No es un silencio gratuito. Detrás de todo el escándalo, Trump ha eliminado más regulaciones, nombrado a más jueces, y otorgado más recortes fiscales que cualquier otro republicano en la historia reciente. Sin embargo, su cruzada contra el libre comercio fue demasiado para los Kochs, quienes, como todo conservador libertario, están en contra de los impuestos y los aranceles, y son fieles creyentes en la magia del libre mercado.

Donald Trump y Mike Pence.

La respuesta de Trump no tardó en llegar. "Los globalistas Hermano Koch, que se han convertido en un verdadero chiste en los círculos Republicanos, están en contra de Fronteras Fuertes y Comercio Poderoso", dijo el presidente en un tuit el martes. "Nunca busqué su apoyo porque no necesito su dinero o sus malas ideas. Ellos aman mis recortes Fiscales y Regulatorios, elecciones Judiciales y más". Incluso aseguró: "Los he hecho más ricos. Su red está altamente sobrevaluada, los he vencido en cada paso".

La división entre el ejecutivo y los poderosos Koch, quienes son quizá los principales donadores al Partido Republicano, amenaza con convertirse en el último clavo en el ataúd de los republicanos en el Congreso

El mandatario acusó a los magnates que querer "proteger sus compañías fuera de EU de ser fiscalizadas". Trump insistió en que él apoyaba a EU primero y al trabajador estadounidense, "no soy títere de nadie". Sin embargo, cerró su mensaje llamándolos "buenos tipos con malas ideas".

Otros grupos conservadores poderosos, como la Heritage Foundation, que aboga por ideales republicanos más moderados y no tiene una agenda tan radical como la de los libertarios Koch, también ha criticado abiertamente la guerra contra el libre mercado que el presidente ha emprendido. En entrevista con LPO, el analista Adam Michel confirmó ayer la preocupación que algunas de las posiciones del presidente provocan en el think tank, pues contravienen las creencias más firmes de los republicanos, entre ellas la del libre mercado y el libre comercio.

El que quedó atrapado en el fuego cruzado fue el vicepresidente Mike Pence, quien en el pasado ha recibido generosas donaciones de los Koch, y hasta el momento no ha condenado las críticas de sus exaliados ni se ha alineado con el presidente.

El presidente, quien disfruta de librar numerosas batallas al mismo tiempo, resumió su contraataque contra los hermanos, esta vez en un tono más hostil.

Charles Koch de los Hermanos Koch, que clama estar regalando millones de dólares a políticos a pesar de que yo conozco a muy poco que han visto eso (?), ahora hace la ridícula declaración de que lo que el Presidente Trump hace es injusto para los "trabajadores extranjeros". Él está en lo correcto, ¡AMÉRICA PRIMERO!

La división entre el ejecutivo y los poderosos Koch, quienes son quizá los principales donadores al Partido Republicano, amenaza con convertirse en el último clavo en el ataúd de los republicanos en el Congreso. Los conservadores aparecen hasta diez puntos por debajo de los demócratas en las encuestas, y es muy posible que pierdan su mayoría en la Asamblea de Representantes, lo que podría ser terrible para Trump, cuya administración se vería inundada con requerimientos e investigaciones de las comisiones legislativas. Para cualquier administración un Congreso hostil sería problemática, pero para una que peca de indisciplina podría ser desastroso. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.