Ara San Juan 16.04.2018
(2)guardarlectura zen
Por presión de los familiares, Aguad contrata un experto venezolano para buscar el Ara San Juan
LPOEs Hugo Marino, de SEA Corporation. Habrá contratación directa por USD 4 millones. Tensión con familiares.

Oscar Aguad anunció que contratará a un experto venezolano para retomar la búsqueda del submarino Ara San Juan, que perdió contacto el 15 de noviembre y nunca fue encontrado pese a la colaboración de las principales potencias mundiales.

"Hemos puesto y seguiremos poniendo todo el empeño en la búsqueda. Casi obsesivamente queremos encontrar el submarino. Hace mucho tiempo lo estamos buscando y lo buscaremos el tiempo que sea necesario", garantizó Aguad, durante su exposición ante la bicameral encargada de investigar la desaparición de la nave. 

El ministro llegó a las 15 horas a un colmado salón Illía del Senado, donde poco después mantuvo un tenso intercambio de presuntas y respuestas con los familiares de los submarinistas. Recién a las 21 horas pudieron interrogarlo los legisladores y la reunión se extendió hasta la 1.

El venezolano Hugo Marino le prometió a los familiares de los 44 tripulantes encontrar el ARA San Juan en 100 días. Aguad lo contrató por casi 4 millones de dólares, pero aclaró que su tecnología no es mejor a la del ruso Yantar, que lo buscó hasta el 1 de abril 

Aguad anunció que iniciará los trámites para la contratación directa de Sea Corporation, la empresa del venezolano Hugo Marino, que ya había asistido con los familiares a la primera reunión de la bicameral y prometió encontrar el submarino en 100 días.  

"Los vamos a buscar 100 días y si no lo encontramos, lo volveremos a buscar", anunció el ministro, tras reiterados reproches sobre una supuesta rendición el 1 de abril, cuando ya no quedaron buques extranjeros en el mar argentino.

Marino ofreció un teledirigido con un robots submarinos Autonomous Underwater Vehicles (AUV), persuadió a los familiares y Aguad no soportó la presión. 

Pagará 3 millones 800 mil dólares por esa tecnología, que se suman a los 780 millones de pesos ya gastados desde la desaparición del submarino. Y no podrá retomar la búsqueda hasta preparar un barco para operar, un trámite que puede demorarse hasta julio.  

"Hablé 5 veces con Marino y lo vamos a contratar de forma directa, para evitar los tiempos de las licitaciones", anunció, pero no ocultó su incomodidad por la capacidad de lobby del venezolano.  "Esto se decidió hace 20 días, en una reunión con el presidente. Si alguien le hablo en diciembre de contratar un AUV dígame quién y lo vamos a investigar", solicitó.

Contradictorio, varias veces le restó expectativas a la idoneidad del empresario estrella. "El AUV es una tecnología muy buena, pero va a ciegas. El Rouv que utilizamos, va viendo el mar y no pudimos encontrarlo. Por eso quiero ver bien el contrato, para que el contratista no me diga que no lo encontró por información que le dimos", anticipó. 

El Rouv es un robot submarino no tripulado y conectado a un barco en la superficie por medio de un cable largo, una tecnología de punta utilizada por el buque ruso Yantar, que buscó el ARA San Juan hasta marzo pero entendió que ya no tenía sentido seguir. Aguad recordó que esa tecnología permite sumergirse hasta 3000 metros y el AUV a sólo 1000 y sin ver.  

Aguad negó que el submarino haya tenido la misión de hacer inteligencia en las Islas Malvinas. Y se cruzo varias veces con los familiares, que no se cansaban de reprocharle inacción. "Llevamos a hasta un vidente", dijo en un momento de desesperación. 

"El señor Marino no tiene ninguna empresa. Subcontrata a una empresa y tiene dotación de gente para operar. Pero necesita un barco que tenga condiciones para operar a tres nudos. Vamos a romper un casco para tenerlo, o sea, vamos a perder un barco", describió. 

Ante reiteradas recriminaciones sobre la demora en contratar esta compañía recordó a los familiares que en enero le pidieron a Mauricio Macri una recompensa y no un AUV en el fondo el mar. Claramente, Marino apareció después y se convirtió en el personaje nuevo de esta dramática historia. 

"No es un problema de más cantidad de mar, sino que se ha perdido en un lugar que no lo podemos ver", aclaró Aguad. 

Acompañado de los oficiales encargado de la búsqueda y del capitán de navío Enrique Balbi, vocero oficial desde el inicio del operativo, el cordobés exhibió decenas de filminas para informar cuál era itinerario del submarino, cuando se perdió y cómo lo buscaron sin éxito.

Con el mapa de la hoja de ruta, negó terminantemente que el submarino haya tenido la misión de realizar una operación de inteligencia sobre las Islas Malvinas, como investiga la jueza de Caleta Olivia Marta Yañez, a cargo de la causa judicial que busca determinar que pasó con la nave. 

"Lo más cerca que pasó el submarino de las Islas Malvinas fue a 100 millas náuticas, es decir, 185 kilómetros de distancia, dentro del área económica exclusiva de Argentina, y muy lejos de un área exclusiva fijada en el Pacto de Madrid", aseguró. 

Y explicó la confusión de la jueza se debió a un "falso mapa" que "debía ir a la basura" pero fue al juzgado y muestra al submarino en una hoja de ruta que finaliza su recorrido en las islas. "Es mentira, si fuera así no hubiera sido detectado en Mar del Plata el 15 de noviembre".

Los legisladores le preguntaron luego si era atinado aceptar ayuda de buques británicos habiendo una hipótesis de conflicto en una zona tan cercana al extravío. "Los familiares me pidieron no descartar ninguna colaboración y cumplí", respondió. 

Aguad reiteró que la nave realizaba ejercicios militares en el zona de exclusión para interceptar buques extranjeros sin autorización y otros argentinos que pescan y luego venden fuera por fuera de territorio nacional.  

Pero descartó una y mil veces una hipótesis de conflicto vinculada al submarino. Mucho más si se confirma que implosionó, que es la principal tesis de la investigación interna, confesó sobre el final de la reunión. 

En su powert point había detallado las últimas comunicaciones del submarino, minuto a minuto y día por día. El último contacto fue a las 7:19 del 15 de noviembre, cuando el capitán informó que iban a descender a 40 metros de profundidad para descansar a raíz de la fuerte tormenta que ocurría en superficie.

Poco antes, los tripulantes habían informado un ingreso de agua que había generado un principio de incendio en las baterías del submarino y que según el comandante de la nave había sido controlado.

A las 6 de la mañana el submarino informó un "ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías  3, que ocasionó un cortocircuito y un principio de incendio en el balcón de barras de baterías". En otra comunicación se supo que "las baterías de proa fuera de servicio". 

"A las 14:13 del 16 de noviembre se declara perdido el submarino", informó Aguad. E insistió en que esas últimas comunicaciones confirman que la nave no estaba a más de 18 metros de profundad.

Los familiares abundaron en reproches por inacción, pero el ministro nunca perdió la calma, pese a su evidente hastío. "Hace 5 meses que es lo único que me ocupa, pero no puedo tener su dolor", quiso tranquilizarlos. 

"Lo buscamos de todas maneras, pusimos hasta videntes", fue otra de sus frases desesperadas. El senador peronista José Ojeda y el diputado del PRO Guillermo Montenegro, a cargo de la coordinar la bicameral, intentaban calmarlos, pero sólo pudieron conseguir que la reunión se desmadre del todo. Era mucho.

Una de las más duras fue Luisa Rodríguez, madre del suboficial segundo Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez. "Usted no está a la altura como ministro de Defensa. Yo, como ciudadana que paga sus impuestos todos los meses, le digo: usted no es apto para cumplir la función que el pueblo le ha demandado".

"Yo quiero una persona idónea, que sepa del mar, que sepa el estado en el que están las naves de nuestra Armada, que han sido devastadas, y no tenemos con qué defendernos", lo atacó. 

Montenegro intervino cuando otros familiares denunciaron un hackeo en sus grupos de WhatsApp. "Vamos a hacer la denuncia", les prometió.

Los legisladores no fueron menos incisivos. El diputado mendocino Guillermo Carmona le reprochó falta de inversión en la búsqueda y el material de navío. "Ustedes dejaron un país con 5% de déficit sobre PBI", respondió el ministro.

La senadora Magdalena Odarda (progresismo rionegrino), lo acorraló con una pregunta que Aguad nunca quiso responder: porqué se tardó tanto en sacar el submarino a superficie ante la primera noticia de una avería. "Es una duda que yo tengo, pero dejemos que investigue la justicia", se evadió el ministro.

Respondió igual cuando Nilda Garré le repitió reproche y recordó que ella vivió una situación similar con el Ara Santa Cruz, canceló un ejercicio militar en Chile y lo envió de inmediato a Ushuaia. "Hay una tendencia a confiarse; es importante que la justicia investigue qué pasó", requirió. 

"Coincido, prefiero que estas declaraciones se hagan en la justicia", señaló el ministro, que luego se enredó en una discusión con la senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti sobre su ausencia en el congreso en estos meses y la demora en contratar una tecnología alternativa. "Cuando pueda acelerar el trámite, la voy a llamar", prometió Aguad, agotado.  

 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
El gobierno debe imponerle un término inamovible a ésta búsqueda sin sentido del submarino ARA San Juan. Ése término deben ser estos 100 días, en los que el venezolano Hugo Marino prometió a los familiares encontrar la nave siniestrada. Desde ya, dudo que este señor vaya a cumplir con sus promesas porque la tecnología con que cuenta para realizar el trabajo, muy lejos debe estar de la que usaron países como Rusia, EE.UU y Suecia que están a la vanguardia en ése sentido, pero CUATRO MILLONES DE DOLARES es un bocado suculento como para dejarlo pasar por alto y máxime si se cuenta para embolsarlos con la ayuda de la presión que ejercen los familiares, ayudados en ésa tarea por todos aquellos que componen la descarnada oposición al gobierno y que en su momento nada hicieron para convertirnos en un país de primer nivel, el mismo que, desvergonzadamente, se lo exigen a éste gobierno que sólo lleva 2 años.
1
Presión de quien caradura. No sabes cuanta plata más gastar en metiroso. La de cometas que leevantaste con este luctuoso episodio de nuestra patria. Mandaste a los marinos a la tumba. Aguad Ladrón. .